Da igual (hasta cierto punto) que las encuestas le vayan mal a VOX

En los últimos tiempos, supuestamente, las encuestas no le resultan demasiado favorables a VOX. La irrupción de Feijóo y la recuperación del PP drenan su capacidad de seguir creciendo. Por otro lado está el resultado de VOX en las andaluzas y el extraño laberinto con Macarena Olona. Es por ello que algunas voces en el centro derecha le sugieren a VOX un cambio de discurso. Tal vez, sugieren,  haya que hablar menos de la Agenda 2030, del Nuevo Orden Mundial, del aborto y de otras causas que enfrentan a VOX con el discurso mayoritario y toda su artillería mediática. La idea sería amabilizar el discurso de VOX, hacerlo más acomodaticio y en vez de enfrentarse frontalmente a la artillería mediática del rival tratar de enamorar al cañón.

X

Lo cierto es que en democracia hay dos formas de entender la política. O te dedicas a ir tú donde están los votantes, te lleve eso a donde te lleve, o a lo que te dedicas es a tratar de atraer a los votantes donde estás tú. Lo que quieren los políticos del primer grupo es el poder. Lo que quieren los del segundo es hacer algo con el poder. Para los segundos el poder es sólo un medio, un instrumento, para los del primer grupo el poder es un fin. Dime lo que te tengo que decir a la gente para que me vote y lo haré.

X

Desde cierto punto de vista, a los políticos del segundo grupo, los idealistas, los que defienden un ideario, los que quieren el poder para poder aplicar un programa y, si no, no lo quieren, lo que digan las encuestas les da un poco igual. Obviamente es mejor subir que bajar y ganar que perder, pero si el precio de ganar o subir es abrazar el discurso del vecino, entonces no merece la pena pagar el precio de subir o ganar. Para expresar el discurso del vecino, ya está el vecino.

X

¿Cuál es por otro lado el discurso dominante y mayoritario en España en este momento? ¿Cómo piensa la gran masa electoral del pueblo español? Pues, aunque no nos guste admitirlo, a lo mejor el pueblo español ha comprado, si no mayoritariamente por lo menos muy ampliamente, la ideología de género, los nuevos dogmas LGBT, el aborto, el europeísmo despersonalizador, el intervencionismo estatal, la fobia a los empresarios, la leyenda negra, la memoria histórica, la transición energética, el socialismo ecosostenible, el buenismo migratorio, el acomplejamiento patriótico… Entonces, ¿hay que pasar a defender todas estas cuestiones en vez de enfrentarse a ellas para subir en las encuestas? ¿O hay que enfrentarse a ellas para tratar de convencer a la mayoría de que todas esas doctrinas terminan en un precipicio económico, o en precipicio moral? ¿Se trata de caer al precipicio mandando o de no caer al precipicio?

X

La rareza y el punto interesante de VOX consiste precisamente en su desparpajo para defender ideas que nadie más se atreve a plantear abiertamente, o para esgrimir banderas que otros, cuando llegan al poder, sencillamente dejan caer. ¿Por qué VOX ha conseguido hasta ahora pasar de la nada a ser una fuerza con una presencia importante y a menudo determinante? ¿Por distinguirse con su discurso o por hacerse paisaje? Cuando te conviertes en paisaje, que se lo digan a Ciudadanos, probablemente ya has muerto discursivamente antes de morir electoralmente. Un partido que pierde el discurso que le diferencia ya es un partido premuerto, incluso uno que no busque cambiar el país sino sólo conseguir el aplauso de la mayoría.

X

Defender el discurso de la minoría, por otro lado, te garantiza el voto de la minoría. Esto puede parecer poco, o malo, pero en realidad es importante. Disputar el voto del pensamiento mayoritario frente a todos los que con muchos más recursos disputan el discurso mayoritario te puede llevar a no captar ningún voto. Captar el voto de la minoría discrepante es mejor que no captar ningún voto. Abraza el discurso mayoritario y tal vez pierdas todo el voto crítico sin conseguir ningún voto del pensamiento dominante. Puestos a perder, además, mejor perder defendiendo lo que uno cree que la mentira que pensaba que tenía que abrazar para subir en las encuestas.

X

Hablando de encuestas y resultados volvamos a ellas y a Andalucía. En Andalucía seguramente VOX concurrió a las elecciones perdiendo de partida el juego de las expectativas. Subir de 12 a 14 diputados es un buen resultado, salvo que se haya creado la expectativa de que vas a conseguir 30 diputados. Macarena Olona, en vez de para todo, parece que se presentó preparada sólo para el escenario de tener un gran resultado. A VOX también le ha sucedido que, tras los resultados en Andalucía, se ha comportado como si hubiera recibido un varapalo, y cuando te comportas como si hubieras recibido un varapalo ya nadie duda de que efectivamente lo has recibido. Por lo demás el PP obtuvo un resultado enorme en Andalucía, pero aquí se acaban las malas noticias para VOX porque de creernos las encuestas que apuntan a un estancamiento o a un descenso de VOX, incluso así VOX sigue siendo un partido determinante en todas ellas. Ninguna encuesta le da la mayoría absoluta a Feijóo.

X

Recuperando un poco el planteamiento inicial, cuando uno no tiene la fuerza suficiente en el presente para ser mayoritario con la defensa de su discurso, una alternativa a cambiar el discurso es convertirse en el apoyo que otro necesita para alcanzar la mayoría. Ser determinante es más accesible que se mayoritario. De este modo, consiguiendo ser determinante, uno consigue influir en el gobierno y la toma de decisiones en vez de quedar condenado en la oposición a la irrelevancia. La buena noticia para VOX es que esto lo mantiene en todas las encuestas, que en realidad es difícil que a escala nacional se vuelva a repetir un escenario como el andaluz y que, para ser determinante, como se ha visto en Andalucía, puede ser mejor resultado 5 que 10, dependiendo que tengas 5 votos decisivos o 10 prescindibles.

x

Obviamente puede suceder que Feijóo, antes que con VOX, prefiera llegado el momento pactar con el PNV, con el PSOE, con JuntsxCAT o con Bildu. Pero eso ya será algo que tendrá que valorar el PP. No todo está en las manos de VOX. VOX sólo tiene que hacer bien su parte, no puede hacer bien la parte de otro. De todos modos, puede que el PP consiga captar algo de voto de la izquierda apuntando a un entendimiento con el PNV, pero dudosamente nadie que se marchó del PP a VOX volverá al PP seducido por la encantadora idea de un pacto con el PNV. Y es posible que más votantes del PP se trasladen a VOX en la medida en que Feijóo realmente abra la puerta a un pacto con un partido totalmente antiespañol y poco de fiar como el PNV. Otro posible mal escenario para VOX, bastante alternativo, sería sacar por ejemplo 60 diputados pero que el PP consiguiera 176. Llegados a ese punto, no obstante, habría que plantearse hasta qué punto tendría sentido amargarse mucho por vivir con una mayoría de la derecha de dos tercios. Por otro lado, al final lo importante es tener una mayoría social de tu lado. Cuanto mayor fuera una mayoría social de derechas, a largo plazo y en principio mejor resultado en ese caldo de cultivo podría tener VOX. Por lo demás lo único firme y seguro es lo que uno cree: las encuestas llegan hasta donde llegan y son lo que son.

X

x

Comentarios (1)
  1. mirentxu says:

    En mi opinión, si VOX no sube desde la llegada de Feijo es simplemente porque Feijo ha hecho un discurso económico al que se han apuntado muchos votantes de otros partidos para salir del desastre que ya hemos empezado a sentir y sabemos que seguiremos sintiendo cada vez con mas fuerza en nuestros bolsillos.
    Y la gente se mueve principalmente por la «tripa». Eso ha sido siempre así. Sobre todo cuando las perspectivas de seguir así, son para muchos la miseria y el hambre. y para todos un recorte substancial de la calidad de vida. Y no se ve fin.
    Si el PP llega al poder, se verá en la texitura de dar de comer (y de vestir, y de tener techo a muchisima gente de clases medias y bajas). Y no puede hacerlo en la situación global en que nos encontramos, por muchos impuestos que baje.
    Allí se verá la desilusión de aquellos que le han votado exclusivamente por eso.
    Y desde luego, si llega al poder abrazado a comunistas, progres, feministas, abortistas, buenistas, EGTBs etc. me parece a mi que ya desde que se empiece a ver esto va a haber masas de sus nuevos votantes que peguen la estampida hacia otro lado.
    ¿Hacia VOX si se mantiene firme en sus principios? No queda otra. Por tanto es cuestión de esperar a ese descalabro.
    Y en los siguientes comicios ganará VOX sin duda.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 8 Thumb down 1

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (19 votos, media: 4,79 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja