¿A quién debería votar el dueño de Desokupa?

Es curioso lo que sucede con Desokupa. ¿Cómo ha llegado a convertirse esta empresa en una de las más conocidas y mediáticas de España? ¿Cómo ha llegado a ser un negocio boyante el desalojo de okupas en España? Y sobre todo, ¿qué consideración merece el odio que la izquierda española experimenta hacia Desokupa?

X

Digámoslo claramente: Desokupa es una consecuencia directa de la política de la izquierda respecto a los okupas.

X

Es decir, la izquierda odia a Desokupa, pero al mismo tiempo es la que genera las situaciones que hacen necesaria a Desokupa.

X

Desokupa existe gracias a la izquierda.

X

Si tanto odia la izquierda la existencia, y por ende la necesidad de Desokupa, lo que a lo mejor tendría que hacer la izquierda es revisar sus políticas respecto a la propiedad y la vivienda.

X

Parece ser que el dueño de Desokupa, Daniel Esteve, ha pedido el voto para VOX, lo que demuestra que Esteve es un auténtico benefactor social, un filántropo. O sea, si Esteve votara con el bolsillo, indudablemente pediría el voto para la izquierda. Con todas personas y formaciones actuales en el poder, Desokupa tiene el negocio garantizado. El único problema de Desokupa con la ultraizquierda en el poder es dar abasto con toda la demanda de propietarios desesperados. Si llega VOX al poder y VOX cumple sus promesas Desokupa se queda sin negocio. Es por esto que si Esteve pide el voto para VOX hace gala del desinterés y la generosidad de un filántropo.

X

Casi todo lo que hace el estado podría hacerlo la propia sociedad civil sin necesidad del gobierno. Por lo menos, casi todo lo que hace el estado resulta discutible si efectivamente  lo tiene que hacer el estado y si no sólo podría sino que debería hacerlo por sí misma la sociedad civil. Entre las poquísimas cosas que el estado sí tiene que hacer de forma casi indiscutible se encuentran garantizar la seguridad personal de las personas y la propiedad. Sin garantizar estas dos cosas es casi imposible no ya la libertad y la prosperidad, sino siquiera la civilización. Si a cualquiera le pueden matar en cualquier momento o quitarle lo que tiene no hay incentivos para esforzarse, para arriesgarse, para ahorrar, para invertir. Eso es casi un estado y una economía de guerra. Bajo semejantes condiciones de inseguridad no pueden florecer la libertad ni la prosperidad.

X

Por otro lado, no deja de resultar llamativo que cuanto más grande y más caro es el estado más incapaz parece de garantizar algunos derechos básicos: la seguridad y la propiedad, pero también el derecho a la vivienda. En la última acción de Desokupa, por ejemplo, se trataba de devolver su piso a un matrimonio de abuelos estafados por una especie de ONG dedicada al fraude y la okupación. Sin embargo a quien protege el gobierno ultraizquierdista es a los estafadores en vez de a los estafados. El “escudo social” de los abuelos a los que les quitan el piso resulta que es Desokupa.

X

X

¿Y qué pasa con los casos que pueda haber en que los okupas no son una panda de vagos y maleantes (categoría creada por la Ley de Vagos y Maleantes de la Segunda República en 1933) sino personas necesitadas de verdad que se han quedado en la calle? En estos casos el problema de la vivienda de las personas necesitadas es evidente que no lo tiene que resolver el dueño del piso, sino el estado. O para qué queremos al estado. El estado tiene que existir para garantizar el acceso a la vivienda de la gente y para garantizar el derecho a la propiedad de la gente. La existencia de okupas supuestamente necesitados de verdad por un lado, y la existencia de Desokupa por otro, lo único que demuestra es que el estado actual, con todo su gigantismo, no garantiza ni lo uno ni lo otro. No garantiza nada de lo que tiene que garantizar pero se lleva la mitad del dinero de todo el mundo en impuestos.

X

Si a pesar de sus simpatías hacia Desokupa creen ustedes que el caos, la okupación y la desprotección de los propietarios tienen que acabar, ya saben ustedes lo que no tienen que votar. Si, por el contrario, su simpatía hacia Desokupa es tan desmesurada que no les importa sembrar el caos y la inseguridad a cambio de que esta empresa no deje de ganar dinero y crecer, ya saben también ustedes perfectamente lo que han de votar. Puede que Daniel Esteve les pida votar a VOX, pero el banquero de Daniel Esteve les ruega encarecidamente que le voten al PSOE o Podemos.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 4,50 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja