Las contradictorias excusas de Remírez para no dimitir

 

 

Si Remírez no dimite es que todo lo ha hecho bien. Esta parece ser la premisa de Chivite para mantener en su puesto al quemado consejero de Interior, Javier Remírez, Ceniciento, selficiento, el que se hace selfies sonriendo ante las cenizas de los incendios que no ha sabido ni prevenir ni combatir. La idea es que si la gente no dimite cuando hace las cosas bien, si alguien no dimite es porque ha hecho las cosas bien. No dimitir equivale por tanto a haber hecho las cosas bien. Otra cosa es que cualquiera se de una vuelta por Navarra estos días y se la encuentre devastada. Si Remírez no dimite es que todo está bien. Si Remírez está bien, Chivite está bien. Mientras el fuego no llegue al Palacio de Navarra todo está bien.

X

El pasado jueves hasta Bildu le afeó a Remírez que no hubiera actuado con rapidez y eficacia frente a los incendios activando el Plan Territorial de Protección Civil de Navarra (Platena) y limitándose a activar tan sólo el Plan de Incendios Forestales de Navarra (Infona). Remírez se excusó alegando que Platena no se había activado en incendios anteriores (como si tuviera que responder a los incendios pasados en vez de a los presentes) y que Infona era «la figura adecuada» para la gestión de los incendios que estaban teniendo lugar y que se encontraba “en situación de máxima operatividad para las condiciones existentes».

X

Las palabras de Remírez no se sostienen ni siquiera en relación a sus propias declaraciones. O sea, ni siquiera las excusas que está presentando son coherentes entre sí. El día 19, Remírez se excusaba de no haber prohibido hasta entonces las labores de cosecha esgrimiendo que con la normativa actual, hasta que no se activa el nivel 2 del Plan de Protección Civil, sólo se permite la recomendación de no cosechar. El día anterior, la directora general de Interior activó el nivel 2 del Plan Territorial de Protección Civil de Navarra (PLATENA) que permitía la prohibición. Es decir, en el Parlamento se excusa por no haber activado PLATENA asegurando que no hacía falta, y ante los medios se excusa por no haber prohibido las labores de cosecha diciendo que no podía si no estaba activada PLATENA. Entre INFONA y PLATENA pasaron 3 días perdidos de incendios en medio de un riesgo evidente para todo el mundo menos para el consejero.

Cabe recordar que, una vez más según el consejero, respecto a las causas de los incendios de esos días las investigaciones apuntan a un rayo en los incendios de Leire, Olleta y Arroniz; la actividad de máquinas agrícolas en los de Uterga-Legarda, Bardenas, Eunate y Berriozar; las chispas de la vía férrea en los de Erice de Iza y Ribaforada y la actividad humana en los de Lerate y Ujué, en este caso probablemente intencionada. Todavía se encuentran bajo investigación las causas del incendio de Tafalla. Es decir, aproximadamente un tercio de los incendios tuvieron relación con la actividad agrícola que finalmente se prohibió, incluyendo el incendio de Senda Viva. El consejero justo se hizo el selfie ante los resultados de uno de los incendios que no fue capaz de prevenir.

El repertorio de excusas del gobierno desvía ahora la atención a la normativa existente, cuando está claro que dentro de la normativa existente no se supo reaccionar. No es que no pudiera prohibir las labores de cosecha en un momento tan excepcional y puntual como el que se vivió. De hecho las prohibió. El Gobierno de Navarra incluso presumió de haber detenido a un agricultor tras las prohibición, estigmatizando además así de paso al sector. El problema es que tardó 3 días en reaccionar.

Cambiar la normativa y no dimitir representan el mismo tipo de impostura argumental para tapar la ineptitud. El mero hecho de cambiar en algo la norma a posteriori sugiere la idea de que la normativa estaba mal. No importa todo lo que no se supo hacer dentro de la normativa, la culpa es de la normativa y la prueba es que se cambia. Por supuesto la cambia el que se excusa en la normativa para no responder de su gestión. Y si nadie dimite es que nada se hizo mal. Normalmente que las cosas se hicieron bien es la premisa y que nadie dimitió la conclusión, pero con Chivite y Remírez la lógica se vuelve del revés. Aquí la premisa es que si nadie dimite hay que llegar a la conclusión de que las cosas se hicieron bien. Total, que aquí al mal de que las cosas no se hicieron bien se suma el mal de que nadie dimitió por no hacer las cosas bien. Y encima el responsable que hizo las cosas mal se hizo un selfie sonriendo frente al desastre para inmortalizar las consecuencias de su mala gestión. Remírez tiene que dimitir no sólo por ser inútil, sino además por tratar de tomarnos el pelo. Que reflexione Chivite si sosteniendo a Remírez lo salva a él de la quema o es ella la que se empieza a chamuscar sin control.

X

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja