Hablemos de Indra, hablemos de Moscoso

Como todo en la vida cuando hablamos de puertas giratorias hay una vara de medir para la derecha y otra para la izquierda. Una de las pruebas de esta afirmación es una figura medianamente conocida para todos los navarros, concretamente la del socialista foral acaso más próspero de todos los tiempos. Hablamos por supuesto del compañero Juan Moscoso.

X

Podríamos decir que los orígenes de Moscoso resultan bastante atípicos, si no fuera porque proceder de familias adineradas y empoderadas en realidad resulta en la izquierda bastante típico. El caso es que Juan Moscoso es hijo de Javier Moscoso, lo que le convierte no sólo en miembro de una ilustre saga familiar del socialismo navarro sino también de una de las familias más pudientes de Pamplona. En 2013, por ejemplo, los Moscoso ponían en venta su caserón de Pamplona anunciado como “impresionante chalet individual en el centro de Pamplona. Ideal para varias familias o POSIBILIDAD DE CONSTRUIR 9 VIVIENDAS. Parcela de 1283m2. Información personal en oficina. MUY INTERESANTE”. El precio era de 1,65 millones de euros de entonces, a pesar del crash del ladrillo.

X

Por añadir algunos datos de esta saga familiar Javier Moscoso, padre de Juan Moscoso, fue a lo largo de su carrera político-judicial ministro de Felipe González, Fiscal General del estado, miembro del Consejo General del Poder Judicial (esto de la politización de la judicatura viene de lejos) y además uno de los elegidos por Zapatero para constituir la delegación oficial que abrió las negociaciones con ETA en el año 2006.

X

Más allá de estas pequeñas anécdotas familiares y materiales, la carrera política profesional de Juan Moscoso ha progresado de forma paralela a la forma en que ha fracasado su tirón electoral. Es decir, Moscoso es Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid, estudió en el extranjero y por formación y procedencia presenta un elevado perfil institucional para los estándares del PSOE. No obstante, lo más que ha conseguido progresar en la política foral y nacional ha sido como concejal del Ayuntamiento de Pamplona y como diputado en el Congreso de los Diputados por Navarra. Si sólo fuera por su grisácea trayectoria política, no estaríamos escribiendo este artículo.

X

Lo enjundioso de la biografía de Moscoso es la manera en la que ha conseguido progresar en, por o alrededor del PSOE, más allá de sus escasos éxitos concretos a la hora de cosechar votos en unas elecciones. Así, además de concejal o diputado, Moscoso también ha sido representante del PSOE en la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, Secretario Ejecutivo para la Unión Europea en la Ejecutiva del PSOE, jefe del Departamento de Relaciones Internacionales del Consejo Económico y Social, patrono de la Fundación Consejo España-Estados Unidos, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Atlántica Española, vicepresidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo, miembro del Bureau de la Fundación Europea de Estudios Progresistas, miembro del Consejo Editorial de la revista Temas para el Debate (Fundación Sistema) y, por contar, cuenta en su curioso currículo hasta con una condecoración del gobierno italiano. Están locos estos romanos. Todo ello sobreviviendo a todas las batallas cainitas dentro del PSOE y a los cambios de jefatura con notable impunidad. No es que Moscoso haya dado grandes pelotazos pero como ejemplo de resiliencia siempre lo tenemos ahí.

El remate a toda esta trayectoria, de hecho, parece llegar ahora al haber sido propuesto por la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) nada menos que como consejero de INDRA. Moscoso se convierte por tanto en compañero en dicho consejo de otros ilustres conocidos como el ex ministro socialista Miguel Sebastián. Todo ello en el marco de una oscura operación gubernamental para hacerse con el control de esta empresa, operación en la que además de la SEPI participa coordinadamente el fondo de inversión AMBER, casualmente accionista mayoritario de PRISA. En la operación de toma del control de Indra también participa la empresa vasca SAPA, tras la que algunos observadores creen ver la larga mano del PNV y el interés del gobierno vasco por entrar en el consejo de administración de ITP, algo que podría conseguir gracias a la propia SAPA y a Indra, una vez que Indra estuviera bajo un amigable y adecuado control.

X

El asalto gubernamental a Indra ha sido objeto estos días incluso objeto de duras acusaciones al PSOE por parte del PP, que por boca del vicesecretario institucional del partido, Esteban González Pons, ha llegado a insinuar que “El CIS hace las encuestas electorales, el INE el censo e Indra cuenta los votos; confiamos en los profesionales de estas instituciones, pero no en la voluntad de Sánchez”.

X

En realidad no sería exacto decir que Indra cuenta los votos, como sabe cualquiera que haya participado en un proceso electoral, pero en cambio no cabe duda de dos cosas. Primero que Indra es un empresa estratégica y el gobierno la quiere bajo su control. Y segundo que Moscoso is the man. Hacer carrera en la política o a la sombra de la política tiene a menudo un peaje que es el de perder el anonimato y la intimidad. Si alguien prefiere prosperar de manera discreta sin pagar ese precio, gris pero eficazmente, sin haber necesitado como respaldo ningún éxito electoral reseñable, Moscoso le puede explicar.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja