El PSOE subcontrata la violencia fronteriza contra los «migrantes»

No parece casual que la masacre que ha tenido lugar en el lado marroquí de la valla de Melilla haya tenido lugar justo después del cambio radical de postura que Pedro Sánchez le ha dado España en la difícil cuestión del Sahara. A su vez, este cambio de postura en el Sahara tuvo lugar poco después de que Marruecos utilizara un asalto masivo de inmigrantes a Ceuta como parte de un ataque híbrido contra España. Por supuesto existen otras interpretaciones alternativas o complementarias, pero sin duda existe un hilo conductor entre el asalto a Ceuta, el cambio de postura en el Sahara y la violencia que ha sustituido a la pasividad anterior de la gendarmería marroquí en la defensa de la frontera.

X

La forma más sencilla de describir la situación sería que el PSOE ha subcontratado con Marruecos el uso de la violencia contra los “migrantes” para detenerlos por la fuerza pero sin mancharse las manos. A cambio del Sahara, es la gendarmería marroquí con sus conocidos métodos humanitarios y no la Policía Nacional o la Guardia Civil la que tiene que frenar por la fuerza a las avalanchas subsaharianas.

X

Obviamente las avalanchas humanas contra la valla fronteriza representan un grave desafío para el gobierno, mucho más cuando de cara a la galería la postura del gobierno es abrir los brazos con una sonrisa a todos los inmigrantes y refugiados. Llegada una oleada humana a la valla sólo hay dos opciones, dejarla pasar o frenarla por la fuerza. Dejarla pasar implica asumir que tras esa oleada vendrá otra, y luego otra, y después otra y otra y otra a cual mayor incrementadas en tamaño y frecuencia a causa del efecto llamada. Hay unos 600 millones de personas que viven en la pobreza en Africa, por si alguien cree que la solución a la pobreza es traerse a todos los pobres de Africa a vivir a España.

x

X

Alternativamente, la otra política consiste en tratar de frenar a los inmigrantes que llegan en avalancha a España, ya sea evitando su entrada o devolviéndolos posteriormente a Marruecos o a donde corresponda. Esto no sólo por la imposibilidad de acoger a todos los pobres de Africa para resolver el problema de la pobreza, sino para no colapsar nuestra propia economía o para evitar dentro de España un problema de marginación, inadaptación y seguridad de proporciones catastróficas.

X

Evidentemente el problema de intentar frenar a los inmigrantes en la propia frontera, cuando llegan en avalancha con garfios, pinchos, palos, piedras y una actitud extremadamente violenta, es que no es fácil que eso se pueda hacer sin que se produzcan heridos o incluso muertos. Todos recordamos, por ejemplo, la persecución a la que la izquierda sometió al gobierno popular y a la Guardia Civil en 2014 a cuenta de la muerte por ahogamiento en el mar de varios inmigrantes en Ceuta, a los que se les impidió llegar a la costa española mediante el lanzamiento de pelotas de goma.

X

El PSOE liderado por Pedro Sánchez encabezó aquel linchamiento político, por lo que si el actual gobierno no quiere abrir de par en par las puertas del país a todos los cientos de millones de inmigrantes africanos que querrían venir a España, y que Marruecos estaría encantado de convertir en un arma como parte de un ataque híbrido contra Ceuta, Melilla y Canarias, sus opciones son limitadas. Concretamente o cambia por completo de postura, asume las consecuencias políticas de ello ante su electorado y frena por la fuerza las avalanchas en la frontera, asumiendo incluso la posibilidad de que haya esporádicamente heridos o muertos, o hace exactamente lo que ha hecho. Es decir, subcontratar con Marruecos el uso de toda la violencia necesaria. ¿Y cuál es el precio de subcontratar a la policía marroquí para frenar a los inmigrantes en el lado marroquí de la frontera con toda la violencia que haga falta para ello? Pues entregar el Sahara a Marruecos, por ejemplo. Por eso por otra parte Pedro Sánchez no puede hacer otra cosa que salir a decir que Marruecos ha actuado estupendamente, ya que por un lado estamos en sus manos y por otro lo ha subcontratado justo para hacer ese trabajo con el que él mismo no quiere mancharse las manos.

C

x

Desde luego hace falta un notable cinismo para practicar por un lado una política que se califica como inhumana por otro, u ostentar por un lado un discurso pro inmigrantes cuando por otro se está pagando a Marruecos para que los masacre ante la valla. O para vender a los saharauis como precio por subcontratar con Marruecos toda la violencia necesaria para frenar a los inmigrantes. Lo que pasa es que si el votante del PSOE es tan cínico como su partido, esto tampoco tiene por qué suponer un desgaste electoral en las urnas. Cosa que también se puede predicar exactamente igual de Podemos y sus votantes. Porque como fiel y ahora mudo socio de gobierno Podemos queda exactamente igual de salpicado que el PSOE por la sangre inmigrante en todo este asunto.

X

x

Comentarios (1)
  1. BURBUJISTA LADRILLISTA says:

    Si algo tengo claro es que hay un conexión entre las mafias y el PSOE, esperaron a que pasaran las elecciones en Andalucia para hacer el intento al salto porque si esto ocurre durante la campaña electroal andaluza al PSOE le habría hecho mucho daño

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja