El parlamento foral devenido primero en soviet y después en escaparate LGBTI

El presidente del Parlamento de Navarra, el peneuvista Unai Hualde, ha tenido la desvergüenza de convertir la cámara foral en un foro de blanqueamiento de la sangrienta historia del comunismo. Todo ello por supuesto con el apoyo entusiasta del pentapartito. Más allá de lo que se ha podido ver y lo que se ha censurado de la verdadera historia del comunismo de puertas para adentro del Parlamento, de lo que ya hemos hablado, no menos vergonzoso ha sido lo que se ha podido ver de puertas para afuera. Con una gran imagen de la hoz y el martillo, Hualde y el cuatripartito han convertido la fachada del Parlamento de Navarra en la viva imagen de una vieja edificación oficial de la URSS, o en la de un edificio oficial ucraniano tomado por la fuerzas invasoras de Putin, o en la de una institución propia de alguna república bananera comunista de las que ahora desgraciadamente proliferan por Hispanoamérica, dejando como estela a partes iguales totalitarismo y pobreza. Menuda imagen de Navarra para el exterior, el turismo o cualquiera que esté pensando en venir a invertir aquí.

En las últimas horas, por otro lado, en lo que se ha convertido el Parlamento de Navarra es en un escaparate del movimiento LGBTIETC, siendo la bandera arcoíris la que se ha adueñado de la fachada del edificio y del paisaje institucional. Desde luego esta bandera ni siquiera representa a los homosexuales o a todas las personas supuestamente incluidas en toda la sopa de letras que componen sus siglas, sino a la ideología de género. Todo homosexual o persona supuestamente incluida se verá inmediatamente excluida caso de cuestionar cualquiera de los indiscutibles y sagrados principios ideológicos globalistas de los que la bandera arcoíris es un mero envoltorio.

Contrasta todo esto, sin embargo, con el rechazo del Parlamento de Navarra u otras instituciones navarras a otros colectivos, otras perspectivas o incluso a otras tradiciones tan entrañables como la recepción al Angel de Aralar. El espacio público sólo es de todos, si acaso, a la hora de pagarlo. Las instituciones son un espacio abierto o no según la proximidad ideológica con los partidos que las controlan. En el espacio público no cabe todo el mundo, sólo los amigos del gobierno. Alde hemendik, cristianos. El espacio público no es de todos, es un ámbito que los partidos en el poder utilizan como un espacio privado. Para entrar en el espacio público hay que abandonar las ideas propias y ponerse las del gobierno, como si se tratara de ponerse y quitarse un sombrero. Como es lógico, los nombres que se le ponen a esta cada vez mayor exclusión, a este sectarismo y a este secuestro de lo público son democracia, libertad, pluralismo. No atiendan a los nombres, atiendan siempre a los hechos.

X

x

Comentarios (1)
  1. Oliver says:

    Ideología de género Podemo=PSOE=PP=UPN. la cobardía de lo políticamente correcto, del rebaño, la tibieza hecha ideario en el caso de pp y upn.
    solo queda VOX

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 11 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja