El próximo atentado será con un dron y tomará totalmente desprevenido al gobierno

Respecto al futuro siempre resulta arriesgado lanzar algún tipo de predicción. Naturalmente siempre hay un pequeño número de cosas de las que podemos estar seguros que van a ocurrir. Tal vez no sepamos el momento exacto, pero sabemos que van a ocurrir. Sabemos que un día toda la enorme deuda pública acumulada por los estados desarrollados estallará como una supernova. Sabemos que si los socialistas ocupan durante el tiempo suficiente el poder acabamos todos en la ruina. Y ahora también sabemos que el próximo gran atentado será llevado a cabo con un dron. Y si no el siguiente alguno dentro de no mucho tiempo. Por supuesto el atentado le pillará totalmente desprevenido al gobierno: “no se podía saber”, sabemos con certeza también que dirá.

x

La guerra en Ucrania ejemplifica todos los días hasta qué punto los drones han tomado un papel protagonista en cualquier escenario bélico actual. Ayer mismo se viralizó, por lo menos entre los aficionados a los asuntos militares, un vídeo mostrando cómo un dron ucraniano cargado de explosivos se estrellaba contra una instalación petrolífera rusa provocando una gran deflagración. No sólo es que un artefacto no tripulado pueda provocar tal roto, sino que el dron realizó el ataque con éxito en un punto en el interior de Rusia, a muchos kilómetros del frente y de la frontera ucraniana, tras un largo viaje teledirigido y a mucha distancia de donde fue lanzado.

x

Un punto clave que complementa todo lo anterior es que el dron utilizado para atacar la refinería rusa, según parece, es un modelo que cualquiera puede comprar tranquilamente por Aliexprés. Sea o no el caso, el hecho es que preparado mediante una serie de modificaciones caseras un dron de este estilo puede convertirse en una bomba volante capaz de atacar un objetivo a decenas de kilómetros con letalidad, impunidad y precisión. Salvo que en el futuro deje de haber terroristas, el próximo atentado será con un dron. O por lo menos es cuestión de tiempo que haya un atentado con un dron. Igual que el rayo busca el camino con menos resistencia entre los dos polos, el próximo atentado será con un dron porque es la forma más sencilla y eficaz que ofrece el mundo actual para cometer un atentado, especialmente contra un objetivo más o menos protegido, lo que nos lleva al siguiente punto.

X

La realidad está avanzando mucho más rápidamente que la capacidad de reacción de las autoridades. Ya mismo cualquier acto público de masas o cualquier acto oficial es sumamente vulnerable a un ataque del terrorismo islámico con un dron cargado de explosivos, por no hablar de otros modos concebibles de terrorismo. Nuestra policía o nuestro ejército también son extremadamente vulnerables a este tipo de ataques ya fuera en un enfrentamiento con organizaciones violentas internas, de corte extremista o nacionalista, o bien con las fuerzas armadas de cualquier otro país. Frente a esta nueva amenaza ya mismo hace falta algo más que una disponibilidad testimonial de armas antidrones y drones cazadrones. No cabe empezar a prepararse a después del ataque. Por no hablar de que también nosotros tenemos que desarrollar nuestra propia capacidad de atacar con drones. Que por una vez el gobierno se anticipe a un problema. Sí se puede saber.

X

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja