Si eres feminista tienes que votar a la izquierda en Andalucía

Además del comodín de Franco, acosada por las encuestas, la izquierda ha empezado a esgrimir también con fuerza el feminismo de cara a las inminentes elecciones andaluzas. Teresa Rodríguez, por ejemplo, reclamaba hace unos días el voto feminista porque no se puede ser feminista y de derechas.

X

x

Esto mismo, por otro lado, es lo mismo que ya decía hace algún tiempo la ex vicepresidenta Carmen Calvo, que el feminismo no puede ser de todas, que el feminismo es patrimonio exclusivo de la izquierda.

X

x

Volviendo a las elecciones andaluzas, Yolanda Díaz insiste en la etiqueta feminista para reclamar el voto de la mujer para la izquierda apelando a algunas figuras históricas de la izquierda feminista. La andaluza Victoria Kent, por ejemplo.

X

x

El planteamiento discursivo resulta bastante evidente en su sencillez. Todas las mujeres, por ser mujeres, deben ser feministas, y todas las feministas deben ser de izquierdas, ergo todas las mujeres deben ser de izquierdas.

X

Obviamente no es fácil sostener este discurso dirigiéndolo a personas adultas, pero no hay problema para la izquierda: lo metemos en las actividades escolares obligatorias desde los 12 años de edad.

X

x

La cita de Yolanda Díaz a Victoria Kent merece un comentario específico porque, como ningún escolar español actual sabrá, Victoria Kent fue una diputada izquierdista que, como tantos otros diputados de la izquierda republicana, votó en contra del sufragio femenino, que de hecho salió adelante gracias al voto de la derecha. La razón para oponerse al voto femenino, explicada por la propia Victoria Kent, era que temía que las mujeres votaran mayoritariamente a la derecha en vez de a la izquierda. Aparte de poner bastante en evidencia el feminismo histórico de la izquierda, esto pone también bastante en evidencia el historial democrático de la izquierda española. Defendemos que tengas derecho a voto, pero sólo si nos votas a nosotros.

X

El caso de Victoria Kent, 91 años después, ilustra perfectamente la posición de la izquierda actual y la mujer. Para empezar, cabría preguntarse si cuando Yolanda Díaz cita a Victoria Kent como ejemplo feminista sabe o no sabe que votó contra el sufragio femenino. O sea, si Yolanda Díaz es una hipócrita o una ignorante. Por otro lado, el patrón que se repite es que a la mujer se la defiende o no se la defiende dependiendo de si le interesa o no le interesa a la izquierda. Es decir, lo importante no es la mujer, sino que la izquierda tenga el poder. Hay que ser feminista sólo si se produce una identificación total entre ser feministas y ser de izquierdas. Hay que decirles a las niñas que sean feministas sólo porque es otra forma de decirles que sean de izquierdas. El feminismo no consiste en defender la libertad y el derecho de la mujer a pensar como quiera, sino en defender la obligación de que la mujer sea de izquierdas. En el momento en que los derechos de la mujer choquen con los intereses de la izquierda, pues se reprimen los derechos de la mujer, como para Yolanda Díaz ilustra perfectamente, al parecer, la citada figura «ejemplar» de Victoria Kent.

X

x

Comentarios (1)
  1. Egia says:

    Tras este ultra feminismo, hay un matriarcado hambriento de poder. No quieren “igualdad”, quieren gobernar. Sus consignas son “palabra de dios”. Afortunadamente los hombres y las mujeres no son iguales. Deberíamos celebrar nuestras diferencias en lugar de intentar demonizarlas. La masculinidad y la feminidad en sus formas más puras no son tóxicas, es bueno identificarse con ellas. Es malo cuando se pretende que sea algo cambiante, un día hombre otro día mujer, peor cuando esto se pretende inculcar a los niños. Los hombres no son el enemigo, las mentiras que te han dicho sobre ellos sí lo son.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 4 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja