Irene Montero se indigna contra el mundo en vez de contra sí misma por los malos resultados de su gestión

En los últimos ocho días han sido asesinadas 4 mujeres como víctimas de la mal llamada violencia de género. Las cifras de asesinadas de 2022 no permiten por tanto de momento esperar tampoco para este año una reducción significativa de las cifras de los años anteriores. La ministra de Igualdad, Irene Montero, hervía ayer de indignación.

x

x

Lo cierto es que los asesinatos le sirven a Irene Montero para prometer más recursos para su ministerio, más gasto o más adoctrinamiento en la Educación, pero no llegan los resultados. Irónicamente da lo mismo. Cuanto más nos ideologizan desde pequeños en los colegios, en los medios, las series o las películas, más violaciones y más violencia contra las mujeres. Y cuantas más violaciones y más violencia contra las mujeres, más justifica y amplía el gobierno la ideologización en los colegios desde pequeños. Por más recursos y más adoctrinamiento al que nos lancemos, lo cierto es que los resultados son malos. Pero la culpa no es que fallen las teorías y los supuestos remedios del gobierno. La culpa es de los “negacionistas” (aunque nadie discute los crímenes ni su condena, sino la forma de explicarlos o clasificarlos), y de que todavía hacen falta más recursos. Al parecer seguiremos teniendo un problema hasta que la violencia de género no se lleve el 100% de los recursos y el 100% de la población vote a Podemos.

X

x

Misteriosamente, Irene Montero o Errejón no parecen demasiado preocupados por otro tipo de mujeres asesinadas o la clasificación de estos crímenes. Ayer mismo fue asesinada en Zaragoza una mujer que se había negado a mantener relaciones sexuales con un marroquí que ya había matado a otra mujer española en 2001 y que estaba fuera de la cárcel de permiso.

X

x

La noticia anterior lo tiene todo, porque incluye al menos dos de los graves problemas con los que la izquierda no sabe lidiar. El primero la violencia de origen inmigrante, y el segundo el ansia por poner a asesinos en la calle en nombre de la reinserción. Parece cuando habla que la izquierda es implacable en lo que se refiere a tratar con los asesinos de mujeres, pero en la práctica la izquierda trata con suavidad al delincuente. La respuesta no será endurecer las leyes y dificultar los permisos o incluso eliminarlos para cierto tipo de delitos, sino incrementar el presupuesto de Irene Montero y adoctrinar más a los niños en los colegios para que de mayores voten a Errejón y Montero.

X

x

A todo esto podríamos añadir que también ayer declaraba contra su agresor la chica salvajemente agredida y violada en Igualada, recordemos que también por un inmigrante, que también tenía antecedentes diversos, incluidos los de tipo sexual, y que seguía tranquilamente en España y en libertad. No es por tanto Irene Montero la que tiene que indignarse con el mundo sino el mundo con Irene Montero. Irene Montero es gobierno. De todas estas cosas que pasan ahora son responsables políticos ella y su partido. Lo que tiene que hacer Irene Montero si se le acumulan los crímenes contra mujeres no es indignarse, es dimitir y dejar el gobierno.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja