La realidad revienta el discurso de la multiculturalidad feliz en la final de París

El deporte constituye sin duda un importante escaparate para cualquier país. Esto lo sabían por ejemplo muy bien las dictaduras comunistas durante la Guerra Fría. La gente podía vivir tiranizada y con cartillas de racionamiento, pero la imagen exterior del comunismo se sostenía por los éxitos deportivos y la carrera espacial. A pesar de los años transcurridos el deporte sigue siendo un gran escaparate internacional, motivo por el cual naufragó la imagen de Francia en la Champions en la misma medida en que triunfó la de España de la mano de la épica victoria del Real Madrid.

X

Más allá de lo deportivo, la organización del evento resultó catastrófica, con falsificaciones masivas de entradas, rupturas del perímetro por parte de personas sin entradas, un importante retraso del partido y el colapso del sistema de seguridad. Lo peor sin embargo no fue esto, sino los robos y ataques de bandas de inmigrantes africanos a los aficionados del Real Madrid y del Liverpool, en medio de una mezcla llamativa de desidia e impotencia policial.

X

x

x

x

Como siempre en estos casos, la respuesta de la izquierda es negar la realidad. No hubo ningún problema con inmigrantes. Todos los alborotadores fueron blancos, cristianos e ingleses. Dan igual las imágenes. Dan lo mismo los abundantísimos testimonios de los aficionados españoles. Lo vemos cada vez que hay un problema con inmigrantes: la izquierda impone el negacionismo, da lo mismo que sea en Marcilla o París. ¿Alguien cree que lo que está pasando en Francia o en otros países europeos no va a pasar en España cuando lo estamos viendo ya aquí?

X

Tras las pasadas elecciones presidenciales francesas desde los medios españoles tratamos de hacer al día siguiente nuestros análisis de situación. Pues bien, el sábado pudimos ver el mejor análisis de situación. Por eso el socialismo desaparece. Por eso Marine Le Pen ya tiene el 42% de los votos pese a enfrentarse a todos los medios y partidos del sistema. Irónicamente, quienes se escandalizan y alarman por el resultado de Le Pen y quienes fomentan ese resultado negando un problema con la inmigración descontrolada y evitando abordarlo suelen ser las mismas personas.

X

Significativamente dentro del estadio, sobre el césped, si que triunfó la multiculturalidad. El Real Madrid es un equipo abiertamente multicultural y multi racial, compuesto en su inmensa mayoría por inmigrantes, al punto que sólo había un español en la alineación inicial. El héroe de todos los niños madrileños, y muchos otros en toda España, es un chaval negro llamado Vinicius. No es por tanto el racismo y la xenofobia lo que está llevando a cada vez más europeos a votar a formaciones calificadas como de extrema derecha: es la inseguridad y el deterioro de la convivencia.

x

X

El control de la inmigración es una medida imprescindible no sólo de cara a la seguridad general, también de cara a evitar una explosión real de xenofobia. Rechazar a los inmigrantes que provocan problemas no es sólo una medida de autodefensa lógica, es además una forma de evitar que se genere un rechazo general hacia los inmigrantes, incluyendo a todos los que vienen a vivir honradamente, sacar adelante sus familias y acabar tirando de España. Pero claro, para poder echar a los delincuentes hay que tener controlada la inmigración. Tienes que saber quién entra y de dónde viene, para poder devolverlo a su país cuando se convierte en un peligro para la sociedad.

X

Señalábamos el hecho de que sólo un jugador del Real Madrid, Daniel Carvajal, era español en la alineación inicial. Lo cierto es que seguramente el equipo con más jugadores españoles de la primera división española es el Athletic de Bilbao, lo que convierte al Athletic de Bilbao -acaso sin que algunos se lo propongan- en el equipo español más español de todos los equipos españoles. De algún modo, más allá de sus propias contradicciones, podría decirse que el Bilbao es un equipo, el único, expresamente antimulticultural. Conste que con esto nos limitamos a reflejar un hecho, no queremos ni señalar un modelo, ni decir nada contra la inmigración ni llamar racista al Bilbao.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,56 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja