Desplome de todos los indicadores en la que un día fue la mejor sanidad pública del país

La situación de la sanidad pública en Navarra ya no es la que era. Los indicadores se deterioran tanto y tan rápidamente que las noticias, a poco que nos descuidemos, las podemos ir publicando de tres en tres.

X

Para empezar, tenemos el escándalo de las 2,5 millones de llamadas desatendidas en los centros de salud. Entre marzo de 2020 y de marzo de 2022 se han dejado de atender un total de 2.501.973 llamadas telefónicas en Atención Primaria en Navarra, lo que representa el 46% de las recibidas. Es decir, casi la mitad de las llamadas a los centros de salud quedan desatendidas. El dato resulta estremecedor tanto en términos absolutos, por los dos y medio de llamadas desatendidas, como por el porcentaje, cercano al 50%.

x

x

El problema se agrava si cabe al considerar que las llamadas desatendidas no sólo son un problema importante en los centros de Salud, sino en el mismísimo teléfono de emergencias 112. Entre marzo de 2020 y diciembre de 2021 se dejaron sin atender 206.213 llamadas telefónicas, una media de 9.373 llamadas mensuales, las cuales llegaron a duplicarse en diciembre de 2021 cuando se quedaron sin poder atender 20.943 llamadas telefónicas. Fue entonces cuando representantes sindicales denunciaron el colapso telefónico en el 112 y la dificultad para dar respuesta a urgencias reales y vitales.

X

x

El siguiente asunto relacionado con Salud del que se han conocido datos nefastos en las últimas fechas ha sido el de que Navarra se ha convertido en la segunda comunidad española con más listas de espera para primera consulta. Además somos la tercera comunidad con peor espera media, una espera media que ha aumentado un 40% en los dos últimos años y que triplica la espera media de País Vasco. A 31 de marzo de 2022 eran 55.255 las personas que esperaban una primera consulta médica en Navarra, 17.199 más que al inicio de la legislatura, 39.819 de las cuales ni siquiera conocen la fecha en la que serán citadas. En Madrid, donde se supone que la sanidad pública es catastrófica, la espera media para consulta es 56 días, frente a los 109 días en Navarra. Por supuesto para encontrar una comunidad aún peor, ya sea en primeras consultas o en tiempo medio de consultas, casualmente sólo podemos encontrar comunidades también presididas por socialistas.

x

x

Así llegamos al suspenso recién obtenido en atención a la Dependencia. Que además no es un asunto puntual sino la confirmación de una tendencia descendente multianual que casualmente coincide con el cambio de gobierno en 2015 y la llegada de los autoproclamados progresistas al poder.

X

x

Como remate final, cabría añadir que por el contrario los navarros cada vez pagamos más impuestos y el gasto por habitante en salud o dependencia es precisamente en Navarra uno de los más altos de todo el país, cosa de la que además presume el gobierno en vez de avergonzarse, porque si eres el que más gasta y el que peores resultados tiene es que eres una catástrofe como gestor.

X

x

Por supuesto hemos atravesado una pandemia y una crisis económica, pero igual que todos los demás. El problema es que incluso con más recursos que los demás cada vez lo hacemos peor, y por supuesto incomparablemente peor que hace unos años, antes del pentapartito y el cuatripartito, cuando si un día en el plato de un paciente aparecía un pelo en la sopa era portada pero liderábamos la Sanidad. Hoy hay millones de llamadas desatendidas y un desplome en todos los indicadores, sólo que entre no tener fecha para consulta o comerse una tortilla de Mediterránea de Catering parece que algunos populistas han decidido que es mejor no tener consulta. El silencio ahora  de algunos medios navarros sobre esta mala gestión resulta estremecedor.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja