Radiografía del mercado laboral en Navarra

Si tuviéramos que reescribir el Eclesiastés ya no diríamos aquello de que todo es vanidad, sino también maquillaje. Aunque la vanidad y el maquillaje seguramente se encuentran emparentados incluso en la estadística, o especialmente en la estadística. De hecho vemos constantemente a nuestros bienamados gobernantes presumir de estadísticas, para halagar su vanidad, para mostrarnos lo estupendos que son, sólo que encontramos mucho maquillaje en la base de tanta presunción. Y esto es así especialmente en lo que se refiere a las cifras de evolución del empleo, ya sea en lo que se refiere a los temporales que siguen siendo temporales pero ahora se les llama fijos-discontinuos como en lo que se refiere al número de ocupados. El gobierno presume mucho de los navarros que están ocupados porque no puede presumir de la tasa de paro. Lo que pasa es que sin maquillaje tampoco puede presumir del número de ocupados.

X

El Gobierno de Navarra, por ejemplo, presume de que estamos a punto de alcanzar la cifra redonda de los 300.000 ocupados en la Comunidad Foral, lo que sería un hito histórico y poner en evidencia lo bien que lo hace el ejecutivo y lo agradecidos que tenemos que estar a Chivite y Cerdán. El problema es cuando tomamos esa cifra mágica y empezamos a rascar.

X

Efectivamente, según los últimos datos de la EPA en Navarra hay actualmente 288.800 personas ocupadas, lo cual está cerca de las 300.000 y cerca de los 297.400 ocupados del primer trimestre de 2008. Aquí ya nos encontramos un primer problema, y es que estamos en 2022 y todavía entre una cosa y otra no hemos recuperado el nivel de ocupación del año 2008.

x

El segundo problema es que en el año 2008, cuando había en Navarra 297.400 ocupados (8.600 más que ahora), teníamos 620.377 habitantes, frente a los 661.537 habitantes que tenemos ahora. O sea, ahora tenemos 8.600 ocupados menos con 41.160 habitantes más. Normal que la tasa de paro sea más alta y que el gobierno foral sólo quiera mirar la cifra total de ocupados, sin contextualizar.

X

x

El tercer problema llega cuando analizamos la proporción de empleados públicos y privados en el número de ocupados. En lo que se refiere al número de ocupados del sector privado, en Navarra teníamos 260.000 en 2008, frente a los sólo 240.800 que tenemos en 2022.

x

x

Todo lo contrario sucede en el sector público, en donde nos encontramos con que en 2008 había 41.000 empleados del sector público, frente a los 48.000 que tenemos en 2022.

x

x

En definitiva, aparte de que ahora hay 8.600 ocupados menos con 41.160 habitantes más, hay 7.000 ocupados más en el sector público y 19.200 ocupados menos en el sector privado. Esto no sólo quiere decir que la ocupación no se recupera en el sector privado, sino que el sector público es menos sostenible. Cada vez hay menos personas ocupadas en el sector privado tratando de mantener a más personas ocupados en el sector público. Menos personas cuyos ingresos van a financiar los presupuestos y más personas cuyos ingresos vienen de los presupuestos. Lo dicho: baja la sostenibilidad y sube el esfuerzo de los empleados privados para mantener la ocupación de la administración. También podría pensarse que el peso de la administración afecta al sector privado ahogando la expansión y la recuperación de la ocupación.

X

x

Entre 2008 y 2022, además de no recuperarse los niveles de ocupación ni en términos absolutos ni mucho menos en proporción al incremento de población, y además de haberse incrementado sólo la ocupación pública, la deuda ha pasado de 868 millones de euros a 3.152. Esto abunda bastante en el problema de la insostenibilidad. Mientras desde 2008 el sector privado pierde 19.200 ocupados y el público gana 7.000, la deuda se incrementa en 2.284 millones, o lo que es lo mismo 9.485 euros por cada navarro ocupado del sector privado. El mejor plan de estímulo para el sector privado podría ser simplemente dejar de asfixiarlo.

X

Como colofón a todo lo anterior y una vez más según los datos de la EPA cabría citar esa otra cifra de la que el gobierno no puede presumir y que no es la de ocupados sino la de parados. En el primer trimestre de 2008 había 18.700 parados frente a los 33.600 que tenemos ahora. Obviamente hablamos de un período de 14 años en el que se han sucedido 4 gobiernos distintos, pero el hecho objetivo es que 14 años después y con todos esos gobiernos de por medio todavía no nos hemos recuperado y los desequilibrios han aumentado. A fecha de hoy no cabe presumir de los datos y sí certificar que el Reino de Leche y Miel no ha llegado.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja