“El fracaso en la integración de los inmigrantes ha creado dos sociedades paralelas en el país”, dice una política socialista

Eso de ser de extrema derecha es muy relativo. Sin ir más lejos, Magdalena Andersson, la primer ministro sueca, ha reconocido el grave problema que representan las altas cotas de inmigración para el país nórdico: “la segregación ha llegado tan lejos que tenemos sociedades paralelas en Suecia. Vivimos en el mismo país pero en realidades completamente diferentes”. Estas declaraciones llegan tras una oleada de violencia por la quema de un Corán, que a su vez se produjo por el imparable crecimiento de la violencia y la inseguridad en la antaño idílica Suecia. Cabe señalar que Magdalena Andersson es socialista. Por eso decíamos que lo de ser de extrema derecha es muy relativo. En España si cualquier portavoz de VOX dice lo mismo que Magdalena Andersson inmediatamente es tildado de racista, xenófobo, ultraderechista e islamófobo.

x

X

El caso es que en Suecia, donde la inmigración ya representa cerca del 20% de la población, primero ya nadie niega que hay un problema, y segundo no se para de tomar medidas cada vez más severas para detener la llegada de nuevas oleadas migratorias incontroladas.

X

Frente al buenismo y el negacionismo imperante en España, salta a la vista que no es lo mismo la inmigración legal que la ilegal, que no es lo mismo tener un control sobre la inmigración que no tenerlo, que no es igual de fácil integrar a un inmigrante que proviene de nuestra misma cultura que de una muy diferente, y que existe un número limitado de inmigrantes que podemos absorber e integrar. Tengamos en cuenta a este respeto, por ejemplo, que hasta la izquierda sueca reconoce un problema cuando el paro allí sólo ronda el 7%. La solución a esto no puede ser dejar de publicar el origen de los delincuentes o cerrar los ojos a una situación que no sólo es evidente en nuestro país, sino en todos los de nuestro entorno y que ya sólo la izquierda no quiere ver ejerciendo un negacionismo ridículo.

x

Los problemas de la inmigración incontrolada pueden llegar al menos por tres frentes distintos. Uno de ellos es el económico. Cada patera que llega a España supone importar personas sumidas en la pobreza, sin cualificación, a las que hay que prestar los mismos servicios públicos que a los españoles, pero que en el mejor de los casos algunos de ellos encontrarán trabajos mal pagados aumentando la demanda de puestos de trabajos no cualificados, presionando por tanto los salarios bajos a la baja e incrementando el paro.

X

Otro problema es el de la seguridad. Los inmigrantes no son ni buenos ni malos, no se puede tratar a los buenos como a los malos ni a los malos como a los buenos. Acoger inmigrantes aunque vengan sin nada puede tener sentido, por lo menos hasta cierto nivel que podamos asimilar, precisamente por solidaridad, pero acoger delincuentes de fuera no tiene sentido alguno. Bastante tenemos ya con los delincuentes nativos.

X

Finalmente, el tercer problema es el de la integración. Los inmigrantes se tienen que adaptar e integrar. No tiene sentido dejar que alguien que viene huyendo de un sitio horrible pretenda convertir esto en el sitio horrible del que huye. Si alguien llega aquí a reproducir el país y la sociedad de la que se ha marchado, mejor es que se hubiera quedado allí. Por otra parte por algo ha venido aquí a buscar una vida mejor. Si las cosas aquí fueran como allí la vida aquí seguramente no sería mejor, sería igual que en el lugar de donde viene. Si no deseamos emigrar de España para ir a vivir a cierto tipo de país, tampoco tiene sentido dejar que España se convierta en ese tipo de país al que no querríamos ir a vivir.

X

Hablando en términos prácticos, seguramente la izquierda no va a abordar racional, objetiva y cabalmente el problema de la inmigración mientras no ocurra alguna de estos dos cosas. O que comience a percibir que el voto inmigrante no le favorece, o que comience a percibir que lo que le favorece el voto inmigrante no compensa lo que le perjudica en el resto del conjunto de la población. Cuanto antes la izquierda española empiece a percibir una de estas dos cosas mucho mejor.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja