8ª Estación del Vialucis en Pandemia

Leer artículo anterior

Sucedió también el mismo día, el más bello y grande de la historia del cosmos. Terminado el sábado y después de tres días de la muerte de Jesús, un tal Cleofás y otro discípulo, abandonaron el grupo, heridos sus corazones por algo parecido a un timo. Se dirigieron andando a Emaús a 16 kms de Jerusalén, es decir, volvían a su vida decepcionados porque esperaban la liberación de Israel y todo había fracasado.

Jesús les alcanzó y se puso a caminar con ellos explicándoles poco a poco las Escrituras. A los desertores les resultaba interesante la conversación. Al llegar cerca de Emaús Jesús hizo ademán de seguir su camino. Cleofás y su amigo le apremiaron: Quédate con nosotros porque la tarde está cayendo y pronto va a oscurecer. Jesús accedió. Al cabo de un rato se sentaron a la mesa. Jesús tomó el pan, lo partió y le dio un trozo a cada uno. En ese instante se les abrieron los ojos y le reconocieron.

Señor, qué alegría poder ver con esos ojos nuevos. No permitas que te juzguemos y juzguemos a tu Iglesia con los ojos viejos, los de nuestra inteligencia y modo de pensar. Haznos comprender que necesitamos la clave del Espíritu, de su luz, para que la fe cambie nuestra vida como a los de Emaús y volvamos rápidos a Jerusalén, a la comunidad donde tú estás. Te doy gracias y te pido para que en nuestra familia, comunidad y parroquia haya cada vez más vida de la buena, de la que lo supera todo con unos ojos nuevos redimidos por tu resurrección.

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja