Lo de las matemáticas con perspectiva de género no es una locura particular de Irene Montero

El muy feminista y progresista gobierno de España ha decidido que en política las cosas no son dos y dos son cuatro, ni en la vida en general, que hay mucho machismo matemático y que lo importante no es que los alumnos sepan o no sepan matemáticas, sino que lo que sepan o ignoren lo hagan con perspectiva de género. De lo que hay que examinarse no es de conocimientos sino de feminismo. Naturalmente todo esto no puede ser optativo, no sea que no lo eligieran ni cuatro gatos mal contados por la perspectiva matemática de género.

x

x

Ante noticias como estas y parecidas, con las que somos bombardeados todos los días, muchas personas podrían pensar que también es mala suerte que en el consejo de ministros del gobierno español haya más melones que un campo de Villaconejos, pero a lo mejor esta conclusión es resultado de nuestra falta de información. O sea, solemos concederles generosamente a nuestros gobernantes, incluso a los peores, el don de la excepcionalidad. Por el contrario, podría concluirse que nada de lo que dicen es original. En este caso, una vez más, ya lo predijeron los Simpson. Merece la pena ver los 40 segundos de vídeo  no sólo por la deliciosa parodia de las matemáticas con perspectiva de género, sino para comprobar que efectivamente estas bobadas ni siquiera son algo original o privativo del melonar español.

x

x

La cuestión inquietante, sin embargo, es si debemos aliviarnos o preocuparnos de que todas estas cosas que propone nuestro gobierno no sean sino ideas que nos llegan del exterior. Por un lado resulta consolador que no somos los más gañanes del mundo y ni siquiera extraordinariamente más gañanes que los demás. Ahora bien, por otro lado es mucho más grave que toda estas ideas no sean un fenómeno específico español sino una pandemia global. Nos enfrentamos por tanto a ideas y propuestas que, aunque descabelladas, vienen avaladas y financiadas por una élite mundial y por un movimiento de carácter internacional, con recursos apabullantes. En realidad sería mucho más tranquilizador pensar que Irene Montero es una rareza ibérica en vez del engranaje de una maquinaria mucho mayor y mucho más poderosa. Los Simpson, sin embargo, son la prueba de que lo que nos llega aquí en 2022 ya era objeto de debate en un capítulo de la serie del año 2006.

x

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja