Davalor es ahora «luz curativa» y «luz identitaria»

¿Y qué pasó con Davalor y sus visionarias máquinas de diagnosticar la visión? ¿Qué fue de aquel proyecto? ¿Yace junto al sueño de los justos o ha sido devuelto a la vida como el Hiriko, mediante alguna ceremonia de vudú gubernamental?

X

El caso es que buscando en la red efectivamente sigue habiendo vestigios de vida de Davalor. Concretamente los encontramos en una web con el dominio dhemen.com. O no exactamente, después contaremos por qué.

X

El citado dominio corresponde a la empresa Dhemen Design, que pese a lo que pudiera invitar a pensar su nombre es una pequeña empresa vasca con sede en Orio, el nombre de cuyo “Managing Director” es Asier Esnal.

X

A qué se dedica exactamente Dhemen Design no nos queda del todo claro, ya que la ausencia de una actividad claramente perfilada es sustituida por la nebulosa fraseología de todo ese tipo de empresas dedicadas al branding. Tentados estamos de decir, a tenor de lo que dicen de sí mismos, que se dedican a hacer cosas chulísimas, pero evitaremos la expresión para evitar confusiones innecesarias.

x

“Somos una consultora internacional y global de Diseño Industrial, desarrollando proyectos de Diseño de Producto y transformando organizaciones desde la Visión de Marca”.

x

“Dhemen es un estudio que ofrece servicios globales en cualquier parte del mundo, desde sus sedes en Europa y China, con sede principal en Orio, España. Nuestro equipo está compuesto únicamente por perfiles senior: diseñadores, ingenieros, directores de arte, analistas de negocio y estrategas de marca. Centralizamos una red de colaboradores mundial para ofrecer la solución óptima a cualquier tipo de proyecto, independientemente de su envergadura, en cualquier punto del mundo”.

X

Lo dicho, esto lo mismo puede ser la próxima gran inversión multimillonaria de Sodena que una web pantalla al servicio de Putin.

X

Aclarado lo anterior, o quizá precisamente no aclarado, dentro de las marcas que presenta Dhemen Design es donde actualmente podemos encontrar a Davalor, aunque no tan sencilla y directamente como cabría pensar.

X

De hecho, Davalor no aparece al navegar por la web de la empresa con el dominio .com, sino cuando navegamos por el dominio .cn, o sea el dominio chino de la web de Dhemen Design. Entonces sí que aparecen una serie de marcas y proyectos o lo que sean entre los que figura Davalor. Si pinchamos en el enlace a Davalor, con lo que nos encontramos son con las conocidas máquinas de diagnóstico que tantas veces ha visto el contribuyente navarro. El matiz respecto a lo que ya conocemos en relación a estas máquinas es que su descripción ya no se parece mucho a la que sedujo a Ayerdi en su día, sin descartar que Ayerdi no hubiera quedado seducido también por la actual descripción. El caso es que ahora las máquinas se venden como algo así como unos aparatos de luminoterapia, literalmente “luz curativa”, que además es “luz identitaria”. Suerte que todo esto, sea lo que sea, no lo leyó SODENA en su día o le hubieran dado el doble de subvención.

X

x

x

Volviendo al principio de nuestro periplo, lo que se deduce es que Davalor sigue existiendo, no quedándonos claro en dónde, en qué estado o siendo qué. Es posible que las empresas fallidas cuando mueren vayan a un Valhalla en espera de un Raganarok final, o que se reencarnen en Davalor 3 o Hiriko 2. Tampoco nos importa demasiado lo que suceda con ellas siempre que no encuentren en su siguiente vida a otro Ayerdi 2 que nos vuelva a dar a los contribuyentes otro sablazo en el mismo riñón.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja