2ª Estación del Viacrucis en Pandemia

Leer artículo anterior

Comienzas, Señor, a subir la cuesta del Calvario. Me sale del alma la pena pero sobre todo el agradecimiento: Gracias por haber cargado con todos nuestros pesos. En esa cruz que te quebraba iban mis desganas, mis rencores, mi desamor y mi egoísmo, mis trampas y mentiras, mi mala voluntad. También mis heridas, complejos y timideces. No sólo los míos sino los del mundo entero. En ella iban también asumidos todos los terremotos, desgracias, guerras y cataclismos de la historia.

Señor, en este momento estamos sufriendo una dura pandemia. Un  coronavirus está humillando a la humanidad entera. Vivíamos en un estado de bienestar que creíamos estable y permanente. Nos hemos dado cuenta de nuestra fragilidad, de que somos muy vulnerables,  de que sin ti no somos nada. Yo, Señor, quiero que seas mi refugio y mi alcázar. Te alabo y te doy las gracias porque tú llevas la historia, mi historia, y porque tú eres el único que mereces toda nuestra confianza.

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja