El timo-bono de la gasolina

En cuanto entró en vigor la medida de financiar públicamente 20 céntimos de cada litro de combustible repostado, casi parece que todos los diputados y senadores del PSOE recibieron instrucciones de ir con sus coches a la gasolinera, llenar el depósito, hacer una foto del ticket y publicarla en sus redes subrayando lo bien que lo hace el gobierno y lo agradecidos que le tenemos que estar a Pedro Sánchez.

La mala noticia, para empezar, es que el gobierno no paga nada. De momento son las gasolineras las que adelantan la devolución de 20 céntimos esperando que en breve les abone el dinero el gobierno. Eso las gasolineras que puedan abonarlo. Si no disponen de fondos para adelantar el dinero tendrán que cerrar, o subir el precio para tener el dinero que deben devolver. Todo ello por no mencionar el caos informático que el gobierno ha creado y al que han tenido que hacer frente las gasolineras, para introducir todas y casi de un día para otro el proceso de devolución en la facturación, y que al usuario le aparezca en el ticket para mayor gloria del gobierno. Pero hay más.
X
La razón que se ha dado para proceder a esta subvención de 20 céntimos el litro en vez de a una bajada de impuestos es que si se bajan los impuestos habría que recortar el estado del bienestar. Pero esto no tiene ningún sentido a poco que lo pensemos. Es decir, a efectos de caja para el estado es lo mismo bajar 20 céntimos los impuestos sobre cada litro de combustible que tener que devolver 20 céntimos. O sea, las alternativas son o no cobrarte 20 céntimos o cobrártelos para devolvértelos. Lo que en todo caso sucede es que o esos 20 céntimos salen de impuestos que no te cobran o de impuestos que te devuelven, y que donde por tanto ya no van es a Educación o Sanidad.
X
En el caso del tuit con el ticket del senador socialista que hemos citado, por ejemplo, los 5,63 euros que no se le cobran se le tendrán que recortar a Sanidad y Educación para dárselos a la gasolinera que ha adelantado la subvención a la compra del senador. Cuando hasta la semana pasada el senador llenaba el depósito de su contaminante e insostenible coche diésel, había 5,63 euros que iban a Sanidad y Educación que ahora se destinan a financiar su compra de diésel. El recorte a la Sanidad y la Educación es el mismo que si se hubieran bajado impuestos. La diferencia es que el PSOE te da un dinero que previamente te quita como si te lo estuviera regalando, aunque lo recorte de Sanidad y Educación. Pura prestidigitación. Pero hay más.

Menos mal que le queda España a Portugal

Como la subvención de la gasolina se le aplica a todos los clientes, los portugueses y los franceses están viniendo a España para repostar. O sea, que los impuestos que pagamos al comprar combustible se recortan de Sanidad y Educación para financiar nuestra propia compra y las compras de combustible de los franceses y portugueses a costa del contribuyente español. Y encima presumen y quieren que le estemos agradecidos a Sánchez por su labor.
X
x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja