La pasada madrugada se celebró la otrora interesante ceremonia de los Oscar, que este año sin duda hubiera vuelto a pasar sin pena ni gloria, o con más pena que gloria, si no hubiera sido por el tortazo de Will Smith a quienquiera que fuese el desagraciado presentador. Tuvo el abofeteado la desafortunada ocurrencia de hacer una gracieta sobre la alopecia de la esposa de Smith, el cual sin duda sabe bien lo mal que lo debe haber pasado por ese problema su mujer. Algo que alguna medida, por otra parte, debían saber el presentador y los guionistas ya que era un problema respecto al que había hablado varias veces la esposa del Príncipe de Bel Air.

X

¿Está justificado el bofetón? Por supuesto será cada lector quien se tenga que pronunciar pero, ¿es más sucio y reprobable el tortazo del actor que el comentario del presentador? ¿Quién agredió primero? ¿Todo lo justifica el humor?

X

Por otro lado, si de lo que se trata es de medir el daño objetivo causado, a lo mejor provoca más dolor y más duradero un comentario como el del presentador que una torta como la del actor. Si el actor hizo menos daño y además fue sólo después del daño provocado por el otro, ¿es más culpable Will Smith que el presentador?

X

Podríamos añadir que Smith no propinó un puñetazo al presentador, que teniendo en cuenta que Smith es bastante grande y que tiene un físico bien trabajado podría haber dejado al presentador bastante descalabrado, allí mismo sobre el escenario. Por el contrario, haber elegido el tortazo se podría considerar como un síntoma de contención.

X

A Will Smith le han acusado incluso de machista a causa de lo sucedido, ya que osó actuar de esta forma cuestionable en defensa de su mujer. En realidad casi la han criticado más por esto que por el propio tortazo. Sin embargo casi podría concluirse que lo machista es esta interpretación de la bofetada. Es decir, ¿si hubieran ofendido gravemente a su padre, a un hijo enfermo, a un amigo muy querido o a su país, no podría haberse producido el mismo bofetón? ¿Y por qué no también por su mujer? ¿No es un poco reduccionista y totalitario interpretar siempre toda la realidad y todos los comportamientos en torno al binomio machista o no machista?

X

Afortunadamente el agresor y el agredido eran ambos negros, y ambos hombres, o entonces sí que podríamos estar ante una agresión machista o racista en la Meca del cine. Claro que, según los propios postulados del cine jolibudiense, resulta un tanto precipitado asumir que Will Smith no es blanco o que el agredido no es una mujer sólo por el color de la piel del uno y la corbata del otro. O sea, que a lo mejor sí que estamos ante una agresión racista y machista, que también podría ser homófoba si al agredido le gustan las mujeres por ser, sin saberlo una lesbiana en el cuerpo de un hombre. Desde luego esto era más fácil en tiempos de John Wayne, Humphrey Bogart y Burt Lancaster. Las películas también eran bastante mejores entonces.

X

Como es natural el tortazo se ha comido totalmente el resto de la ceremonia, así que mejor no perder una línea en ella. La otra cosa que se podía haber comido la ceremonia pero no ha pasado es que, como se especulaba, el presidente de Ucrania, Zelensky, hubiera tenido una intervención a distancia en la gala. Seguramente no hubo tal conexión porque en el mundillo del cine estadounidense casi todo el mundo no es progre sino simpatizante de VOX.

X

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 4,64 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja