Feijóo y el verbo pasar

Alberto Núñez Feijóo se pasó por Pamplona el pasado viernes en su periplo por todas las comunidades españolas buscando recomponer las costuras del partido. Navarra no es una de las comunidades menos complicadas para el PP ya que la marca popular en la Comunidad Foral se encuentra sumida en una doble fractura, una entre Ana Beltrán como residuo último del pablocasadismo y el bando ganador, y otra superpuesta entre Ana Beltrán y los populares navarros descontentos con su gestión. Salta a la vista que las acciones de Ana Beltrán cotizan muy a la baja en el mercado de futuros políticos ya que la permanencia de la antepenúltima casadista genera tensión en un momento en el que Feijóo busca relajación. La puede convertir en eurodiputada, eso sí, que precisamente para estas cosas existe el Parlamento Europeo si es que tiene alguna otra utilidad.

X

Con el anterior panorama como marco, no ha pasado desapercibido en las crónicas periodísticas el hecho de que Feijóo al venir a Pamplona a presentar su proyecto no tuviera durante el acto de presentación ni una mención a Navarra Suma. Ni una vez la citó. ¿Pero es esto acaso anormal, aunque las crónicas lo subrayen? ¿Qué tiene de raro que Feijóo hablara sólo del PP en un acto del PP?

X

Como elemento de contraste, hace sólo unos meses, también en Pamplona, con ocasión del XXIV Congreso Nacional de Empresa Familiar que se celebró en el Baluarte, Pablo Casado ponía a Navarra Suma como ejemplo de que «cuando se hacen las cosas bien y uno se pone de acuerdo salen unas alianzas políticas que son capaces de que la moderación, el europeísmo, y el constitucionalismo prevalezcan sobre los radicales». Esparza y Maya, bien que el contexto no era el mismo, le escuchaban entre los asistentes.

X

Por otro lado, involuntariamente acaso, en la visita de Casado se ofrecía de cara al exterior una imagen de unidad que durante la visita de Feijóo ha brillado por su ausencia. El problema es que ahora existen dudas razonables sobre la continuidad de Navarra Suma para empezar por la posible desaparición de Ciudadanos, pero sobre todo porque Esparza ha dado un giro de timón evidente para casi todo el mundo en Navarra. Un giro de timón hacia el PSN en el que a Esparza le sobra el PP, igual que le sobraba a Sanz en 2008. Asumiendo que Feijóo no desconoce por completo la situación, es muy distinto hacer un guiño a UPN en esas circunstancias que no hacerlo. No haciéndolo alimenta la sensación de desconocimiento o de alejamiento.

X

En caso de ruptura el PPN volvería a ser tomado en una crisis política a contrapie. En 2008 el encargado de afrontar de la noche a la mañana la reconstrucción del PP en Navarra fue Santiago Cervera, un político de bastante más nivel de lo que se puede encontrar en la actualidad en el panorama político foral, pero que acabó como acabó, en un extraño enredo digno de una novela negra en la muralla de la Ciudadela de Pamplona. Después llegó Ana Beltrán con la que, aunque no necesariamente por culpa de, el PP pasó de 4 a 2 diputados en medio de un descalabro general del centro derecha en las forales de 2015. En 2019 el PPN se subsumió en Navarra Suma como en su día en UPN lo que arrojó un resultado mediocre pero en el que, al concurrirse en coalición, quedó diluido el descalabro concreto de cada sigla. Si ahora Esparza le vuelve a dar la patada al PP el PPN quedaría en una difícil posición puesto que el PP ya tiene ahora mismo su minicrisis interna con Ana Beltrán, en todo este tiempo no ha sido capaz de alumbrar un liderazgo alternativo, y encima tendría que competir como mínimo con VOX, puede que con la plataforma de Sayas y Adanero también, salvo que precisamente el PP apostara por su integración y a estos les pudiera interesar más que ir por libre como hasta ahora sus actos parecen apuntar.

X

Con todas estas piezas sobre el tablero hay que determinar si Feijóo pasó por Pamplona sin decir una palabra sobre Navarra Suma porque conoce el problema que hay o porque lo desconoce por completo. Al margen del apasionante escenario político para la Comunidad Foral, dos diputados al menos de cara a una futura investidura no es un asunto menor, como para pasar por aquí por pasar. A ver si, pese a estar supuestamente en el mismo equipo, se ve más presidente Esparza con Sánchez que con Feijóo.

X

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja