La noticia imposible del premio a un capellán castrense en Bilbao

Que se entregue un premio. Que se entregue el premio en Bilbao. Que lo entregue la Laboral Kutxa. Que al premiado se le elija por votación popular. Que lo organice todo la SER. Y que el premiado sea un cura católico. Y además capellán castrense en la Guardia Civil. ¿Es o no es una noticia imposible por la persona, el premio, las condiciones y el lugar? Con la duda de si hacer posible lo imposible es noticia o milagro, o esto es noticia o nada lo es.

X

x

Dicho todo lo anterior, lo cierto es que el milagroso premio del padre Ignacio María Doñoro de los Ríos se explica por la actividad del Hogar Nazaret, una fundación con cinco casas de acogida para los niños más necesitados de la zona del Amazonas peruano. Esto hogares de acogida dan refugio a cientos de niños que huyen de situaciones que van de la pura y simple necesidad al tráfico de órganos. En palabras del propio padre Doñoro en una entrevista concedida hace tiempo a religionenlibertad.com, Hogar Nazaret surge “en El Salvador, donde acudí como comisionado para supervisar el destino de unos fondos de ayuda económica de una ONG. Allí salvé a un niño a quien sus padres habían decidido vender por 26 dólares para tráfico de órganos, porque estaba muy enfermo y ya no sabían qué hacer con él, y tenían otras cuatro hijas que alimentar. Cuando me di cuenta de la indefensión de los más pequeños en los países de extrema pobreza, comprendí que aquella era mi vocación, mi llamada dentro de la llamada, como lo llamaría la Madre Teresa: salvar la vida y devolver la dignidad a los últimos de la tierra, a los que nadie quiere. ” El padre Doñoro llama a todos esos niños descartados a los que da cobijo y amparo su organización sus “niños crucificados”.

X

Cabe añadir que el padre Doñoro, además de cura y cura castrense del Ejército y de la Guardia Civil (en excedencia) es vasco, y que vivió el azote del terrorismo etarra contra esas instituciones castrenses desde esa notable posición.

X

Por lo demás, pese a la mala publicidad que muchas veces se le intenta colgar a la Iglesia Católica, pese a todas las campañas de distorsión y hasta criminalización, al final la luz se abre camino hasta la verdad. En los lugares más necesitados de nuestro entorno, o en los lugares más necesitados y abandonados del mundo, o hay una institución de la Iglesia o no hay nadie. Solemos repetir cuando nos hacemos eco de este tipo de historias el caso de una actriz de Hollywood que, viendo como una monja lavaba a un enfermo en una leprosería, le dijo admirada que ella no haría ese trabajo ni por 100 millones de dólares. La monja le respondió sonriendo que por 100 millones de dólares no lo haría ella tampoco.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja