San Francisco Javier no era aberchale

Recién pasadas las Javieradas, retomadas tras el parón pandémico no todavía con absoluta normalidad, una vez más han vuelto a suscitarse cuestiones acerca del carácter euskaldún y poco menos que abertzale del santo navarro. Lo cierto es que euskaldún dudosamente y abertzale es obvio que no. En el mejor de los casos San Francisco Javier podría haber sido un navarrista agramontés, pero de ninguna manera un nacionalista vasco, un euskadiano en términos actuales.

X

Respecto a si hablaba vascuence, en realidad es lo de menos. Es decir, no pasa nada si lo hablaba. Sería perfectamente normal tanto que lo hablara como que no lo hablara. Había en aquellos tiempos y en aquellas tierras navarros que lo hablaban y navarros que no. Ahora bien, siendo cierto que no pasa nada si lo hablaba, la verdad es que no hay pruebas concluyentes de que lo hablara. Lo único que podría alegarse para sostener sólo como hipótesis que San Francisco Javier era vascoparlante es que en una carta relata que no se podía entender con unos indígenas porque ellos hablaban su lengua mientras que él hablaba “vizcaíno”. En primer lugar hay que decir que la carta original no se conserva, por lo que ya empezamos teniendo que discutir sobre una copia de la carta, de la que a su vez existen otras copias ligeramente diferentes en este punto. Por otro lado, la literatura de la época revela que era frecuente referirse como el vizcaíno al español que se hablaba en Vizcaya. Resulta por lo demás oscuro y hasta extraño pensar que San Francisco Javier predicaba a los indígenas en vascuence. Que San Francisco Javier hablara vascuence, por tanto no pasa de ser una hipótesis. Como cuando del hecho de que en su lecho de muerte balbuciera sonidos incomprensibles se deduzca retrospectivamente que serían palabras en euskera. Pues a lo mejor sí, pero no se trata de un hecho probado. O sea, que a lo mejor no. Aunque no pasaría nada si sí.

X

Respecto a lo que no cabe duda alguna es que no era un nacionalista vasco. Como se ha indicado sería en todo caso un navarro de familia agramontesa. El nacionalismo vasco es un concepto muy posterior sin sentido en la época del santo. Tampoco se sostiene en ningún hecho pretender que fuera un resentido antiespañol. Más aún, de lo que no cabe duda es de su amistad con San Ignacio de Loyola. Interesa subrayar este hecho porque San Ignacio de Loyola era guipuzcoano y como tal, antes de dedicarse a las cosas del espíritu, participó como soldado en las filas castellanas junto a los navarros beaumonteses, al punto que cayó herido en 1521 cuando los franceses, con apoyo agramontés, intentaron conquistar España pasando por Pamplona, llegando de hecho hasta Logroño antes de ser rechazados.

X

Aparte del hecho de recordar que los guipuzcoanos formaban parte del ejército castellano y que esto no era una guerra entre vascos y españoles, sino entre castellanos y franceses por un lado, y agramonteses y beaumonteses por otro, en la que los vascos estaban con Castilla, salta a la vista que nada de esto fue impedimento para que San Ignacio de Loyola y San Francisco Javier fueran amigos. En absoluto por tanto se puede pretender que San Francisco Javier era un nacionalista resentido marcado por el odio al invasor, cuyo máximo representante sería precisamente San Ignacio, cuando precisamente era su amigo entrañable y mentor.

X

Por lo demás, no sabemos si San Francisco Javier hablaba o no vascuence, pero de lo que no cabe duda era de que hablaba español, al punto de que sus cartas las escribía en español. Y no sólo las cartas en general a sus superiores, sino también las cartas personales a San Ignacio o a sus hermanos, supuestamente también vascoparlantes, pero que lo único que consta realmente es que se comunicaban entre sí en español, como los defensores de Amaiur. Esto ha dado lugar en la mitología vasca a la figura del vascoparlante avergonzado. O sea, del vasco o el navarro del que no consta prueba fehaciente que hablara euskera, pero que no obstante se convierte en vascoparlante bajo la premisa de que sería un euskaldún avergonzado. Claro, bajo esta premisa se puede convertir en euskaldún a todo el que se quiera, si hablaba vascuence porque lo hablaba y si no lo hablaba porque estaría avergonzado de hablarlo.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja