Los saharauis y Pedrocho, el hermano secreto de Pinocho

Salvo el bien, el PSOE nos puede sorprender en cualquier momento haciendo cualquier cosa, y si no que se lo pregunten a los saharahuis. Qué gran momento para recordar, por ejemplo, todas esas ceremoniosas y constantes declaraciones aprobadas en el Parlamento de Navarra en apoyo a la noble causa de la autodeterminación del pueblo saharaui. ¿Podemos o no podemos rebajar el presupuesto del Parlamento de Navarra y reducir el número de diputados? Desde luego todas las declaraciones de apoyo a los saharauis nos las podríamos haber ahorrado. No sólo nos habríamos ahorrado dinero, también el ridículo.

X

No mucho más se puede decir del PSOE, para el que la hemeroteca es una especie de anti-referencia constante. En la palabra del PSOE ya no hay nadie que crea salvo Javier Esparza, el líder de Navarra Suma. Pero lo de los socios del PSOE tampoco esta mal. Se han quedado todos bizcos, pero sujetos al asiento por el sueldo. La coalición de gobierno no peligra en ningún momento. Pedro Sánchez les ha tomado la medida a sus socios. Entre los saharauis y los sueldos, los sueldos.

X

En este momento nadie entiende la razón por la que el PSOE ha dado este giro copernicano que no sólo contradice toda su trayectoria, sino que se ha producido de forma súbita, sin consultarla con nadie, sin contar con los socios, sin contar con la oposición, sin pasar por el parlamento. Claro que de un presidente que ha declarado varios estados de alarma ilegales, que ha cerrado el Parlamento también ilegalmente, que ha introducido la censura en las ruedas de prensa, que no se comunica para los asuntos de estado con la oposición y que no rinde cuentas a nadie, tampoco resulta muy sorprendente que se comporte como un autócrata. Lo sorprendente por tanto no puede ser el cómo, sino el porqué. ¿A cambio o a causa de qué ha dado el PSOE este giro? ¿Cuál ha sido la recompensa o la amenaza? Si tuviéramos que apostar diríamos que se ha tratado de una amenaza, porque si hubiera sido por una recompensa se habría hecho pública.

X

La decisión de apoyar a Marruecos frente a los saharauis y frente a Argelia llega además en un momento crítico para la política energética, dándose la circunstancia de que Argelia, el gran enemigo de Marruecos, es el país que nos proporciona el gas natural que necesitamos. Dependemos de Argel como Alemania depende de Rusia. ¿Cuál es el motivo de que nos enfrentemos en el peor momento posible por ningún motivo que se haya hecho público al país del que tenemos mayor dependencia energética?

X

Hace sólo unos meses, como todo el mundo recordará, entrábamos en un inopinado conflicto con Marruecos, culminado con un asalto masivo a la valla de Melilla, por haber dado acogida en un hospital español al líder del Polisario. O sea, hace sólo unos meses éramos el escabel de los argelinos y ahora somos el escabel de los marroquíes. ¿En algún momento ha tenido sentido lo uno o lo otro? ¿Qué cambio de viento explica este movimiento?

X

Entre los más irritados y desconcertados socios del gobierno y sus satélites mediáticos se encuentran aquellas formaciones de extrema izquierda que, hace cuestión de días, celebraban que los EEUU firmara acuerdos con Maduro para la compra de petróleo venezolano. Festejaban con alborozo que si alguien quería comprar petróleo tenía que rendirse a la evidencia y a los hechos consumados y firmar el contrato con Maduro, no con Guaidó. Hoy no están tan contentos con que España, siguiendo la estela de otros países, parezca abrazar de repente no sabemos por qué esta política de hechos consumados de que el Sahara Occidental se encuentra inevitablemente y sin perspectivas de cambio bajo control de Marruecos y es lo que hay, punto final.

X

Ya sea por los presos, por los sueldos, por todos los amiguetes colocados en el ministerio, por los indultados, por el reparto del botín europeo, o porque el viento soplaba del Sur, no sólo es que aquí no pasa nada sino que hasta vemos a Otegui apoyando un gobierno que prevé doblar el gasto presupuestario del Ejército Español.

X

Por arriba parece que no se mueve nadie pase lo que pase, la pregunta es si se mueven por abajo los votantes o tampoco lo hacen. A fin de cuentas si el votante funciona a toque de corneta la coherencia para los partidos deja de ser un deber sino una elección. Democracia es que los partidos tengan que asumir el discurso de la gente. Si es la gente la que tiene que asumir el discurso de los partidos, incluso pasando de pensar blanco a negro de un día para otro por orden del partido, entonces esto no es democracia sino partitocracia. En realidad no está brotando de repente ninguna flor en España sobre ningún terreno que previamente no se haya sembrado, regado y abonado como para sorprendernos tanto de que aparezca esa flor. Aunque sea una planta carnívora lo que brota en vez de una flor. Tampoco esto es sorprendente porque en el paquete de semillas ponía claramente planta carnívora en vez de flor.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja