El precio de la electricidad es político, no fruto del libre mercado

Malditas eléctricas. En 2021 las tres principales eléctricas españolas se embolsaron 10.000 millones de beneficios, un 47% más que el año anterior. Ni el gobierno ni Putin, ya ha encontrado Yolanda Díaz un culpable fuera de su zona de confort.

X

x

Aquí sin embargo nos encontramos con varios problemas. Para empezar, Yolanda Díaz saca esa cifra considerando los beneficios antes de impuestos, y además contabiliza los beneficios de las eléctricas españolas obtenidos fuera de España. Esto ya de por sí resulta bastante tramposo pero además, ¿son muchos beneficios 10.000 millones de euros? Pues depende el punto de vista desde el que miremos.

X

10.000 millones de euros, por ejemplo, es la mitad de lo que Irene Montero ha anunciado que se va a gastar en políticas de Igualdad. O Irene Montero gasta mucho, o las eléctricas ganan muy poco.

X

Otra magnitud interesante a la hora de hacer comparaciones podría ser la del gasto no financiero de los Presupuestos Generales del Estado, el cual supera los 240.000 millones de euros. El total de los Presupuestos asciende a 458.000 millones de euros. ¿Nos asusta lo que ganan las eléctricas o lo que gasta el estado? Incautando sólo los beneficios de las eléctricas en España, y considerando esa cifra después de impuestos, que podría rondar los 4.500 millones, no pagamos ni el 1% de los Presupuestos Generales del Estado, o el 2% del gasto no financiero, o ni una semana del gasto anual del estado. Todo esto en un año extraordinario en el que los beneficios subieron un 47% frente a los de 2020, en los que por ejemplo Naturgy tuvo pérdidas de 347 millones. En un año normal con los beneficios de las eléctricas no pagamos ni media semana de gasto del estado.

X

Por otra parte volvamos a preguntarnos, ¿es mucho ganar 10.000 millones? Pues depende. Si para ganar 10.000 millones has tenido que invertir 900.000 millones, en realidad ganar 10.000 millones representa un beneficio muy escaso, rayano en el 1%. En el caso de Iberdrola, por ejemplo, para ganar 3.800 millones en 2021 (en todo el mundo) tuvo que generar unas ventas de 39.000 millones de euros, a veces acometiendo inversiones en cosas o lugares arriesgados. No es un mal resultado pero los 3.800 millones vienen por esas ventas y esos riesgos, no caídos del cielo. Hay que ser capaz de mover 10 veces más de lo que ganas para tener ese beneficio. No es como la multiplicación milagrosa de sueldos y patrimonios de algunos diputados y miembros del gobierno.

X

Concluyamos recordando que las eléctricas trabajan en mercados totalmente intervenidos, que la situación por tanto en la que estamos es resultado de una fuerte intervención estatal previa, por lo que malamente la salida va a ser una mayor intervención. El precio de la energía es absolutamente político. Además de los impuestos, pagamos las cuotas de emisión de CO2 que nos hemos autoimpuesto y de las que se beneficia el gobierno por motivos políticos. Todo el sistema de determinación de precios es político. La prima de las renovables es política. La desnuclearización o la dependencia del gas son el resultado de decisiones políticas. Sólo nos falta limitar los precios, para quebrar a las empresas que generan la energía o producir desabastecimiento, como en Venezuela. ¿Alguien se imagina por otro lado el resultado de limitar precios, nacionalizar las eléctricas, convertir a todos sus empleados en funcionarios y poner a su frente a una compañera de pupitre de Yolanda Díaz o a un amigo de Pedro Sánchez? Para hacer lo mismo abría que multiplicar por 1,4 las plantillas y por 2 los costes de personal. Y eso sólo para empezar. La falta de competencia y depender de los presupuestos en vez de los beneficios desincentivaría la eficiencia. En vez de beneficios comenzarían a tener pérdidas. Pero ya no serían pérdidas empresariales contra sus accionistas, sino unas pérdidas socializadas que pasarían a afectarnos a todos y que tendríamos que cubrir con más impuestos. Lamentablemente las ideas que propone la extrema izquierda española son cualquier cosa menos novedosas, se han ensayado en multitud de momentos y lugares y no hay un sólo caso en que el resultado no haya sido catastrófico. El socialismo es la única idea que tropieza mil veces en la misma ruina.

X

x

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,78 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja