El último punto secreto del acuerdo de paz con Putin es el gran desfile de la victoria en Moscú

El Financial Times anunciaba ayer no muy por sorpresa que las delegaciones rusa y ucraniana negociaban sobre una propuesta de paz de 15 puntos para ponerle fin a la guerra. Poco antes el presidente ucraniano, Zelenski, declaraba que en los contactos que se estaban manteniendo Rusia se estaba aviniendo a propuestas realistas. Poco antes también, Zelenski declaraba que Ucrania podría dejar de reclamar su entrada en la OTAN. Poco después de filtrarse el documento con los 15 puntos, no obstante, la parte ucraniana indicaba que este documento sólo reflejaba la propuesta rusa y que no era un texto consensuado, todavía al menos.

Por lo que se refiere al contenido del texto, Rusia ofrece una retirada de sus tropas fuera de las fronteras de Ucrania, pero a cambio de que Crimea se reconozca como parte de Rusia y las provincias separatistas del Dombás como repúblicas independientes. Se trata de un notable sacrificio para Ucrania, seguramente injusto, pero por otro lado es ceder algo que ya se había perdido incluso antes de esta guerra y simplemente dar carta de naturaleza a una situación de hecho desde el año 2014.

x

Ucrania, asimismo, tendría que renunciar a entrar en la OTAN o a que hubiera bases extranjeras en su territorios, así como comprometerse a desmilitarizarse para no representar una amenaza hacia Rusia.

X

Además se incluye algún tipo de compromiso para establecer la co-oficialidad del ruso y derogar normas que Rusia entiende que significan una persecución de este idioma y de la cultura y de la minoría pro-rusa.

X

Aunque no se han detallado exactamente los 15 puntos, todo lo anterior resumiría lo básico del acuerdo y supondría retrotraerse a la situación anterior a la invasión, dar carta de naturaleza a esa situación anterior, y dejar a Ucrania como un país desarmado y neutral. Ucrania a cambio dejaría de ser bombardeada, de sumar víctimas y vería los carros de combate de Putin fuera de sus fronteras. Para todos los demás un acuerdo significaría un alivio inmediato, además de en lo militar y humanitario, en la situación económica y energética.

X

El acuerdo no incluye el que nosotros imaginamos como el  punto 16, que sería un gran desfile ruso de la victoria en Moscú presidido por Putin. Lo mejor para ser considerado el ganador de un conflicto, en caso dudoso, es comportarse como tal ganador. Puesto que la victoria no es nada clara, el desfile deberá ser bastante descomunal para compensar y rellenar el hueco entre el relato putinesco ante los suyos y la realidad.

x

X

Naturalmente todo esto implica dar por buena la información publicada por el Financial Times. No ya sólo en el sentido de que se trate de un contenido periodístico fiable y de buena fuente, sino de que no se trate de una intoxicación que no persiga realmente la rúbrica de ese acuerdo sino un objetivo distinto. Ganar tiempo en el campo de batalla, por ejemplo. Dar una falsa imagen de apertura y conciliación. O tratar de crear una brecha en la resistencia dividiendo a los ucranianos entre los partidarios de aceptar o no aceptar el acuerdo. Tener una oferta aceptable de acuerdo y no aceptarla podría además erosionar la imagen de Zelenski en el mundo.

X

Por supuesto cabe dudar de la buena fe de Putin en el cumplimiento de los compromisos rusos pero, tal y como se ha publicado el contenido del posible acuerdo, lo cierto es que no resulta demasiado bueno para los rusos. A fin de cuentas Rusia no obtendría después del pacto nada que en realidad no tuviera ya antes. No hay proporción entre el enorme desgaste humano, político, económico y militar que ha sufrido Rusia frente al beneficio obtenido. Por su parte, Ucrania puede aceptar algunas de las imposiciones, como la oficialidad del ruso o la desmilitarización, a beneficio de inventario. Por eso mismo tampoco se hace preciso para Ucrania pertenecer a la OTAN cuando muy bien puede estar fuertemente armada por la OTAN en el futuro. Por lo demás, la imagen personal de Putin ha quedado devastada, la superioridad del ejército ruso sale muy cuestionada y la impresión dejada es que Rusia es muy vulnerable tanto a nivel económico como militar. No se concibe que en el futuro Rusia pudiera volver a meter sus tanques en Ucrania con mejor suerte que en esta ocasión. Todavía peor. Putin ha demostrado que es un vecino peligroso, que el miedo de sus vecinos está justificado, que Occidente tiene que rearmarse y perder dependencia energética respecto a Rusia y que la OTAN todavía puede ser necesaria. Además ha sembrado un odio eterno hacia Rusia y una adhesión inquebrantable hacia Occidente en Ucrania. Un resultado catastrófico para Rusia. Naturalmente todo esto sólo tendría sentido si la oferta de acuerdo publicada es sincera y fiel a los términos ofrecidos. De todos modos Rusia no tiene una jugada mucho mejor que este acuerdo alargando la guerra e incluso ganándola, entendiendo ganarla como ocupar toda Ucrania y tener que dilatar indefinidamente esa ocupación, sus costes, el goteo de muertes y la guerra económica. El desfile en Moscú definitivamente tendrá que ser fabuloso.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja