Carburantes: Hacienda me oprime el cho..

Debatimos sobre los precios de los carburantes porque se están llevando nuestros salarios por delante, bien sea directamente por lo que nos cuesta a nosotros mismos llenar un depósito, bien sea porque el precio de los carburantes repercute sobre la cadena de distribución y todos los demás precios. Obviamente si debatimos sobre los precios de los carburantes debatimos sobre la fiscalidad de los carburantes, porque los impuestos representan la mitad de lo que pagamos. ¿O estamos muy equivocados?

X

Diario de Navarra publica hoy algunos datos interesantes, como que el 38% del precio del gasóleo y el 45% del de la gasolina son impuestos (IVA e Hidrocarburos) que van a parar a las arcas forales. El resultado es que la hacienda foral está recaudando 20 millones de euros más al mes por la subida de los carburantes, unos 250 millones extras al año. Todo eso se detrae de nuestros bolsillos, claro. Hablamos de unos 390 euros por cada navarro, unos 800 por cada ocupado y unos 1.200 por cada hogar.  El gobierno se está forrando, pero a nosotros nos está machacando.

X

x

Merece la pena detenerse un poco en los dos impuestos que gravan la gasolina porque cada uno tiene una personalidad y comportamiento diferente, para garantizar que el estado bienamado siempre gane. El Impuesto sobre Hidrocarburos es independiente del precio. Hacienda establece una cuantía sobre cada 1.000 litros, por ejemplo de 430 euros, lo que se traduce en que paguemos 0,43 euros por cada litro de combustible. El IVA, por el contrario, sí que tiene una relación con el precio del combustible. A lo que nos cueste la gasolina (incluyendo el impuesto de hidrocarburos) se le aplica adicionalmente el 21%. Digamos para simplificar que si la gasolina está a 1 euro el estado se lleva 21 céntimos, y si está a 2 euros se lleva 42.

x

Precisamente por lo anterior, la recaudación de Hacienda se dispara conforme sube el precio de los combustibles. O sea, es cierto que el estado bienamado se forra y nos da la puntilla con las subidas de precios, y que la mitad de la subida de precios, a su vez, es por culpa del estado.

x

X

Peor aún, si cuando el combustible dobla su precio el estado bajara el IVA a la mitad, recaudaría lo mismo, por eso resulta una falsa medida de gracia que el gobierno rebaje el IVA a la mitad (porque al doble de precio recauda lo mismo) y un abuso intolerable que lo mantenga, porque manteniendo el impuesto duplica la recaudación.

X

En su defensa el gobierno está diciendo cosas muy pintorescas, como que en otros países la gasolina está más cara y los impuestos son más elevados. El problema es que el precio de los combustibles hay que ponerlo en relación con los salarios. Si en Alemania la gasolina está un 25% más cara, pero los salarios son el doble que los nuestros, en realidad es mucho mayor el esfuerzo fiscal para pagar la gasolina que hacemos nosotros.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja