El dinero mejor invertido es el que el gobierno no le quita a la gente

El gobierno del PSOE y Podemos vive en un auténtico universo paralelo, en una burbuja inmune a las crisis, las epidemias y las guerras. El mundo se derrumba a su alrededor, la gente sufre, pero ellos siguen gastando y gastando a costa del sufrimiento y el derrumbe de quienes viven a su alrededor. Mientras las familias españolas examinan con lupa sus gastos a ver de dónde pueden recortar para pagar la cesta de la compra, la hipoteca, la gasolina y la luz, el gobierno no sólo no recorta ningún gasto, sino que sube continuamente los impuestos para mantenerlos y para aumentarlos. Irene Montero piensa que las familias y las empresas españolas no tienen ningún problema para que el gobierno les quite otros 20.000 millones de euros y los gaste en redistribuirlos por su red clientelar de chiringuitos ideológicos.

x

x

Hace solo unos días, cuando a la ministra de Hacienda le preguntaban por el coste de los combustibles para los españoles, María Jesús Montero respondía que los españoles con problemas para llenar el depósito de gasolina o gasóleo deberían comprarse un coche eléctrico. La frase está a la altura de la que se le atribuye a María Antonieta, que cuando le dijeron que el pueblo no podía comer pan sugirió “pues que coman pasteles”.

X

x

Tan abrumador como el aislamiento del gobierno respecto a la realidad es la magnitud del gasto que manejan de una forma totalmente irresponsable. No parecen tener la mínima noción de que todos los desbarajustes de las cuentas públicas y los gastos multimillonarios recaen como una losa más sobre las muchas familias españolas que ya apenas pueden llegar a fin de mes. La propia respuesta de la minista de Hacienda resulta reveladora. Quienes compran coches eléctricos son las personas con un alto poder adquisitivo, mientras que las personas masacradas por los impuestos son las personas humildes que usan un vehículo gasolina o diésel, probablemente con muchos años a sus espaldas. Todo ese gasto que alegremente anuncian las ministras lo van a pagar las clases trabajadoras.

X

Por lo demás, 20.000 millones es una cifra tan abrumadora que apenas nos hacemos cargo de ella, lo cual es posible que sea también lo que les sucede a las ministras. Con 20.000 millones, se podría entregar un cheque de 2.000 euros a 10 millones de hogares españoles. O un cheque de 1.000 euros a 20 millones de hogares, como ayuda para financiar durante este año de crisis la factura de la luz. 20.000 millones significa quitarle 1.000 euros a cada afiliado a la Seguridad Social, sólo para pagar las inextricables políticas del Ministerio de Igualdad. Ayuso ha propuesto precisamente dedicar esos 20.000 millones a ayudar a los españoles a capear esta crisis energética. Cerrar directamente el Ministerio de Igualdad y devolver a Irene Montero a su profesión de cajera, aparentemente la única que ha ejercido en un Saturn y sólo durante un año, tampoco sería una mala opción. Eso nos ahorraría a los españoles 20.000 millones y otros 500 como coste del propio ministerio. Como cada uno sabe lo que necesita mejor que el gobierno, el dinero mejor invertido suele ser el que el gobierno no le llega a quitar a la gente. Se nos suele repetir que pagamos impuestos para ayudar a los pobres, pero hemos llegado a un punto en que es después de pagar los impuestos cuando ya casi todos los españoles somos pobres. 

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja