El pentapartito contra la clase voluntaria de religión

La persecución a la asignatura de religión en Navarra es una muestra más de la radicalidad de la actual coalición de gobierno, su animadversión hacia el catolicismo y su escaso entusiasmo por la libertad. Aparte de todas las familias navarras que pagan “religiosamente” sus impuestos, pero que a la hora de recibir los servicios que demandan (por ejemplo clases de religión) quedan absolutamente discriminadas, los paganos de la fobia anticatólica son los profesores de religión. Gracias a las posibilidades que ofrece la LOMLOE, el Gobierno de Navarra ha decidido que en la red pública de la Comunidad Foral sólo se ofrezca el mínimo de clases a las que obliga la ley, ni una hora más. Esto es una hora lectiva semanal en Infantil y Primaria y dos en Secundaria y Bachillerato.

X

x

La consecuencia de esto, aparte de un nuevo recorte a la libertad educativa de las familias, particularmente las de la escuela pública, es que reduciendo las horas de religión van a sobrar profesores de religión. Se calcula que de los 145 docentes actuales se pasará a 116 el siguiente curso y a 89 en el siguiente. La única esperanza de estos trabajadores es que Geroa Bai se descuelgue de la postura del pentapartito.

X

Resulta todo esto muy significativo porque, como se aprecia constantemente, la izquierda reduce cada vez más los contenidos voluntarios, como la religión, y amplia en cambio cada vez más contenidos ideológicos que son propios sólo de la izquierda y que además son obligatorios. SKOLAE, por ejemplo.

X

x

Frente a los contenidos no demandados por las familias que el gobierno impone, el gobierno impide o minimiza los contenidos que las familias sí demandan libremente. El resultado es que para poder elegir las clases de religión hay que ir a un colegio concertado. Las familias que no tienen acceso a la educación concertada, entre otros motivos porque se limita la oferta concertada, en la pública no tienen acceso a la educación que querrían. Un gobierno que no le da a la gente lo que demanda, pero en cambio le impone lo que no demanda, se parece más al gobierno de una dictadura que al de una democracia. El ateísmo excluyente ha de ejercerse en la vida privada. El espacio público, por ser público, no puede funcionar como un territorio privado del ateísmo. El espacio público debe ser plural.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja