Las 118.248 razones de Ione Belarra para no haber dimitido tras el anuncio del envío de armas a Ucrania

En los últimos días se han sucedido los comunicados de distintos gobiernos anunciando el envío urgente de armas a Ucrania para que pueda defenderse de la invasión rusa. Estos anuncios, en respuesta a las atrocidades que se han empezado a contemplar, han llamado la atención no sólo por el número de gobiernos que se han sumado a este decisión de ayudar a Ucrania con armamento, sino por tratarse en muchos casos de países, como Suecia o Alemania, caracterizados por su neutralidad o por su renuencia a encarar crisis enviando armas de este tipo, al punto que hasta ese momento sólo habían enviado material de defensa pasiva como cascos o chalecos antibalas. Tanto se generalizaron los anuncios de envíos de material militar que el Gobierno de España se convirtió en una rareza, declarando que no enviaría armas a Ucrania, y las rarezas tienen como seña de identidad que llaman mucho la atención.

X

x

La guerra en Ucrania es evidente que ha abierto un foco de tensión entre el PSOE y Podemos. Se hace preciso señalar que los focos de tensión entre el PSOE y Podemos, por lo menos a la vista de las consecuencias que no tienen, siempre son mucho menos importantes de lo que suelen decirnos o de lo que nos gustaría creernos. De hecho la plantilla de este tipo de situaciones, varias veces repetida, es que Podemos marca una posición y el PSOE se aviene sin mayores problemas a la posición podemita. Para marcar su posición de no ayudar a los ucranianos enviándoles armas, Ione Belarra llegó a amenazar a Pedro Sánchez con presentar su dimisión.

x

x

Decíamos en el párrafo anterior que las crisis entre Podemos y el PSOE concluyen con el PSOE aviniéndose a la posición de Podemos y poniendo fin a la crisis. Pero hay una excepción. Los problemas llegan cuando Podemos le marca una posición al PSOE pero la UE le marca otra a Pedro Sánchez. Entonces el PSOE tiene un problema que no siempre le puede resolver in extremis un diputado «despistado» del PP.

X

Seguramente por esta razón, menos de 24 horas después, el Gobierno de España, en un giro de 180 grados, anunciaba el envío a Ucrania de 1.350 armas antitanque. Ya sabemos que la palabra de Pedro Sánchez no vale mucho, salvo que tengas algo que necesita para mantenerle una noche más en Moncloa.

X

x

La pregunta a continuación, lógicamente, era si iba a dimitir Ione Belarra, como había amenazado con hacer si le enviábamos armas a Ucrania. Pues bien, ya han pasado más de 24 horas y de dimitir nada de nada. Sánchez se desdice y manda armas y Belarra se desdice y no dimite. Lo que se dice un gobierno fiable y coherente.

X

Por lo demás, no cabe más remedio que ser comprensivos con Ione Belarra, que por un lado es ministra de Derechos Sociales y por otro secretaria de Estado para la Agenda 2030. Como legalmente no puede cobrar dos sueldos públicos, Belarra cobra el sueldo de secretaria de estado que es mayor aún que el de ministra, pero como diputada recibe además una serie de pagos que sí con compatibles con su sueldo de secretaria de estado, como la indemnización para gastos de manutención y alojamiento, que asciende a 27.938 euros anuales exentos de tributación. En total, Belarra tiene 118.248 buenas razones para no dimitir, tragarse su amenaza y seguir cobrando su sueldazo, a riesgo de llegar a 2030 siendo infeliz y teniendo un montón de cosas en  propiedad.

x

x

Desde luego podemos cuestionarle a Ione Belarra su coherencia, pero no su generosidad. Hasta hace unos meses Ignacio Ramos Delgado ocupaba un cargo de confianza (a dedo) como asesor en el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos, cobrando 29.000 euros y dándose la circunstancia de que el susodicho es la pareja de Ione Belarra. Otra relación no desdeñable en esta relación es que Ione Belarra era amiga y compañera de clase de Irene Montero en la facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. O sea, que no fueron a la NASA a buscar a Ione Belarra.

X

Como siempre en estos casos, para juzgar si nos encontramos ante un pelotazo, interesa hacerse dos preguntas. Primera si la persona en cuestión estaría ahí sólo por su experiencia y cualificación caso de no ser pareja, pariente o amigo de quien sea. Segunda cuánto estaría cobrando esa persona caso de no ocupar ese puesto y tener que buscar un trabajo, o cuánto cobraba en lo que trabajara, si trabajaba, antes de entrar en política. Como siempre decimos en estas ocasiones, juzguen ustedes mismos.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja