Sólo uno puede quedar vivo

La guerra larvada desde hace meses en el seno del PP ha explosionado con la virulencia de una supernova, dejando por doquier heridas de metralla y un pronóstico cierto: sólo uno puede quedar vivo, políticamente hablando.

X

De un lado, todo apunta a que Génova ha estado preparando un caso con el que poder chantajear o destruir a Isabel Díaz Ayuso. El móvil sería el miedo de Casado a ser sustituido al frente del PP por la principal figura emergente. En cuanto al caso, se fundamentaría en un contrato de la Comunidad de Madrid, por importe de 1,5 millones de euros, para la compra de 250.000 mascarillas, en medio de la primera ola de COVID y para poder proteger al personal sanitario. En esa compra habría aparecido de por medio el hermano de Ayuso. La presidenta de la Comunidad de Madrid asegura que la compra fue legal, transparente, y que fue una compra como muchas otras en aquellos difíciles momentos en los que había una escasez dramática de material, que ni ella intervino, ni se hizo por estar su hermano de por medio, ni se dejo de hacer tampoco por ese motivo. Génova asegura que el hermano cobró una comisión de 286.000 euros, aunque por otro lado reconoce no tener pruebas de ello. Por otro lado el pago de una comisión no sería necesariamente ilegal. Sea como fuere, Génova habría encargado a unos detectives investigar a Ayuso y a su hermano para construir el caso contra la presidenta.

X

x

Que todo el asunto huele raro salta a la vista porque, tras el tiempo transcurrido, parece bastante evidente que el caso se guardó en un cajón por lo que o no hay caso, o el caso en vez de presentarse a la justicia se guardó para utilizarlo políticamente contra Ayuso, ya fuera para chantajearla y controlarla o para destruirla llegado el momento. A nadie se le escapa que puede ser mucho más irregular el espionaje contra Ayuso y su familia por parte de su propio partido que la compra de un lote de mascarillas, una compra no mucho más normal o anormal que todas las que se hicieron por aquellas fechas por parte de todas las administraciones y todos los gobiernos. Por lo demás no hay pruebas de que la comisión cobrada por el hermano fuera una comisión ilegal, o de que la compra se realizara sólo por ser el hermano ni, sobre todo, de que la compra se realizara por una orden al respecto de Ayuso.

X

X

Un elemento interesante del caso es no sólo que lleva meses dando vueltas en el limbo de la rumorología, sino que en un momento dado se le llamó a Génova a Ayuso para informarla, lo que de algún modo avala la tesis del chantaje, de que por tanto Ayuso debía saber de la existencia del informe aunque no se publicara, y que el uso del informe nada tenía que ver con que Ayuso fuera culpable o inocente, sino con que era peligrosa para el liderazgo de Casado. En todo caso las circunstancias, con detectives y espías de por medio, retratan bastante a Egea y a Casado y su forma de entender la política. Porque además hay dos formas perdonables de practicar la política. Una haciendo las cosas bien, obviamente, y otra haciendo las cosas mal pero consiguiendo el triunfo y aniquilando a tus enemigos a través de las malas artes. Lo que no se puede perdonar de ningún modo es usar malas artes y encima perder. O sea, ser malo y ganar no te hace bueno, pero por lo menos no te hace gilipollas.

X

x

Detenerse en las circunstancias del caso, con ser muy interesante, puede no ser lo fundamental de la cuestión. De algún modo podría pensarse que esto tenía que pasar, que asistimos al inevitable choque de dos placas tectónicas en movimiento, que la forma en la que ha explotado todo casi que es lo de menos, porque era inevitable que estallara y si no hubiera sido de un modo hubiera sido de otro -aunque acaso no tan feo-, lo que nos lleva al fondo del asunto.

X

Ya sólo puede quedar uno vivo. Ayuso y Casado no pueden sobrevivir a esta crisis seldoniana del PP en el mismo universo político. Uno de los dos como mínimo debe desaparecer. En este sentido toda la izquierda y el separatismo con toda su artillería mediática lo tienen muy claro: tiene que desaparecer Ayuso. Esto resulta muy revelador porque evidentemente muestra que Ayuso y no Casado es el rival que realmente temen la izquierda y el nacionalismo. No es que la mayor parte de los medios de izquierdas o la mayor parte de los nacionalistas hayan arremetido contra Ayuso y no contra Casado, es que no hay ni un medio en esos ámbitos que no tenga claro que el rival a batir es Ayuso y que el rival que quieren que sobreviva y al que prefieren enfrentarse electoralmente es Casado. No sólo porque electoralmente es más débil, sino porque Casado obedece sumisamente el mandato de la izquierda de que no debe pactar con VOX y que la derecha no debe gobernar aunque tenga una mayoría electoral y social.

X

Por el lado positivo, si este conflicto era absolutamente inevitable más tarde o más temprano, casi que nos podemos felicitar de que haya explosionado en este momento. Es posible un desenlace funesto, pero también hay tiempo aún hasta las próximas elecciones para un desenlace positivo para el centro-derecha. Desde luego si ahora Pedro Sánchez convocara elecciones anticipadas tomaría al PP completamente desbaratado y sin posibilidad de reacción. Alternativamente, resulta plausible que el PP acabe expulsando a Ayuso del partido por sus acusaciones en defensa propia contra Casado. Si dejan a Ayuso dentro del partido, más tarde o más temprano podría disputarle el liderazgo a Casado y quitárselo. Por el contrario, expulsarla la obligaría a abandonar la lucha o formar un nuevo partido. Ante semejante escenario lo que parece bastante obvio es que un PP en el que salieran victoriosos Casado y Egea podría cosechar un resultado electoral absolutamente catastrófico en cualquier cita con las urnas. Antes o después de eso, y por eso, otra cosa que podría suceder es la aparición de un cisne blanco. Feijoo, por ejemplo. O un Gary Cooper, si encuentran alguno. El problema es que ya tenían a Gary Cooper, o en este caso a Lara Craft, y han decidido matarla por celos.

X

Desde luego todas las cosas que pasan en el partido no pueden ser ajenas a la jefatura del partido, por lo que la cúpula popular es responsable del bochorno sea cual sea el desenlace y en cualquier caso el liderazgo de Casado y el de Egea, suceda ya lo que suceda, va a quedar marcado en la historia política del centro-derecha como un período funesto. De hecho, las únicas alternativas para Casado y Egea es ser recordados en su día sólo como personajes funestos o como más funestos todavía.

X

x

 

Comentarios (1)
  1. Estricuel says:

    Pactos secretos en Navarra que salen rana y apuestas por cinturones sanitarios a VOX en el Estado. La sombra de Sánchez es alargado.
    Casado y Esparza DIMISIÓN.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 11 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,89 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja