Sánchez el inmoral y Esparza el incoherente

UPN y su líder actual, Javier Esparza, atraviesan un momento nefasto se quieran dar cuenta o no. Es obvio que Esparza, después de lo sucedido, ya no representa al 100% de los votantes de UPN-Navarra Suma. Sean pocos o muchos, Esparza ha dejado de representar a todos los votantes que simpatizan con la postura de Sayas y Adanero. ¿Qué sería una pérdida aceptable para UPN? ¿Un 5%? ¿Un 20%? ¿Un 50%? En realidad nadie lo sabe, de lo que podemos estar bastante seguros es de que la parte de votantes que empatizan con Sayas y Adanero no es el 0%. De hecho, asumir que el 100% de los votantes de Navarra Suma están en contra de Sayas y Adanero es asumir que el 100% de los votantes de Navarra Suma llevaban más de dos años totalmente insatisfechos con la labor parlamentaria de Sayas y Adanero, de lo que sin embargo no existe indicio alguno en todo ese tiempo, más bien al contrario. Sin embargo sólo así se podría entender que, el día en que los dos diputados se rebelaron contra un apoyo a Sánchez que iba en contra de todo lo que habían estado diciendo, los votantes de Navarra Suma se identificaran con Esparza en vez de con ellos.

X

No siendo creíble que el 0% de los votantes esté con Sayas y Adanero y el 100% esté con Esparza, la conclusión evidente es que el acuerdo secreto y misterioso de Esparza ha generado división. En política cualquier cosa que divida tus fuerzas es un error, y un error exige una autocrítica. No por nada, sino por no esperar a que ese error no reconocido, esa autocrítica no realizada y, consiguientemente, ese remedio no aplicado, se traduzcan en un varapalo electoral. ¿Qué es un remedio para la dirección de UPN? ¿Echar a Sayas y Esparza? ¿Congelarlos dos años y medio? ¿Están tomando medidas para congraciarse con su propio electorado o con el PSN? ¿Por qué están mucho más ansiosos por agradar al PSN que a la parte de sus electores que no entienden lo que ha pasado? Si se pierde la próxima oportunidad, la siguiente es en 2027 y la siguiente en 2031. En una competición que sólo puedes disputar cada 4 años no puedes permitirte perder una décima de intención de voto ni negarte a ver un problema. La autocrítica que haya que hacer hoy no puede esperar a 2028. Un candidato que divide el voto en vez de unirlo es un mal candidato, aunque acabe de ser elegido, bien es cierto que ha esperado a ser elegido para empezar a hacer cosas inesperadas por motivos secretos.

X

El perfil duro e implacable contra Sánchez de Sayas y Adanero seguramente no es el más adecuado para jugar al quesito secreto, pero probablemente sí lo es para tapar una posible fuga de votos hacia VOX en Navarra. Si VOX no ha conseguido representación en Navarra hasta ahora, en realidad en la única oportunidad en que eso ha sido efectivamente posible hasta el momento, seguramente ha sido porque 15.000 de esos 19.000 navarros que votaron a VOX en las generales en las forales pensaron que el voto útil era Navarra Suma, y que a fin de cuentas Navarra Suma era bastante dura con los socialistas. En los últimos días el politburó fiel a Esparza ha desplegado un esfuerzo considerable en trasladar la idea de que en realidad a Sayas y Adanero sólo les apoyan simpatizantes de VOX. Obviamente esto no es verdad, pero en todo caso le convendría recordar a la dirección de UPN que en las elecciones forales de 2019 hubo 15.000 votantes de Navarra Suma que en las generales habían votado a VOX. En realidad eso es un gran éxito de UPN-Navarra Suma, aunque ahora UPN parece empeñada en devolverle a VOX en las próximas forales esos 15.000 votos de las generales. Más todos los votantes de Navarra Suma descontentos que puedan votar o no votar a VOX, pero dejar de votar a UPN.  Aunque claro, esa era la teoría de Sanz y su quesito. Que le sobraban votos. Que a quien había que seducir era a los líderes del PSOE y no a los electores. La batalla que había que dar no era la de las ideas sino la de los diputados. Como si fuera sostenible una batalla de los diputados sin votos y votos sin una batalla ideológica previa.

X

x

Entre la batería de entrevistas que Esparza ha concedido estos días para tratar de arreglar el estropicio electoral, que por otro lado él y su equipo niegan que exista, resulta llamativa aquella en El Mundo en la que por un lado llama inmoral a Pedro Sánchez y por otro expresa su intención de tender puentes hacia él. Lo coherente, como Sayas y Adanero, es que alguien que se pasa el día criticando a Pedro Sánchez vote en su contra en los momentos cruciales. Alternativamente, habría que preguntarse qué clase de incoherente es mejor, alguien que hablara bien siempre de Pedro Sánchez, pero votara en su contra en los momentos decisivos, o alguien que hablara siempre mal de él pero lo sostuviera en las votaciones cruciales. Parece que de entre todas estas especies Esparza pertenece a esta última, y dentro de ella a la peculiar subespecie de los que actúan por motivaciones secretas e inconfesables.

X

x

Ya que hemos mencionado la batalla de las ideas, en los últimos días hemos leído y repasado demasiadas noticias sobre Esparza como para no darnos cuenta de la gran cantidad de imágenes en las que aparece con un pin de la Agenda 2030. O sea, no sólo es que esté alineado con la Agenda 2030 sino que parece hacerlo con un cierto entusiasmo. Claro, hay muchos más líderes políticos y empresariales con un pin de la Agenda 2030. De hecho casi todos los líderes políticos y empresariales muestran el pin de la Agenda 2030, lo que nos lleva a las dos inquietantes preguntas finales del día. La primera es si eso quiere decir que la Agenda 2030 aglutina a gente de muy diversas ideas o si, por el contrario, es que entre toda la gente que lleva el pin de la Agenda 2030 en el fondo las ideas no son tan distintas. La segunda es si eso de que casi todos los líderes lleven el pin significa que llevar el pin en la solapa o en la cabeza ya casi no es optativo. Intenten no quedar medianamente perturbados si ponen las dos respuestas en relación, aunque si todo esto les perturba siempre pueden consolarse pensando que el 2030 está a la vuelta de la esquina y que son sólo 8 años de seguir comiendo carne o teniendo cosas en propiedad hasta alcanzar la felicidad.

X

x

Comentarios (3)
  1. Estricuel says:

    Esparza representa a esa generación de políticos trepas y lameculos que hacen carrera en los partidos. Pelota de Sanz y de Barcina, habrá sido fácil para los plutócratas de la 2030 y sus logias convencerle para traicionar a propios y extraños.
    Por sus obras les conoceréis: Dejó Aoiz hecho un solar en manos de Bildu. Es el sicario de quienes vienen desmontando el formalismo desde hace décadas.
    UPN, descanse en paz.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 12 Thumb down 0

  2. CBS says:

    El pin de la Agenda 2030 en su solapa, Sr. Esparza… es demasiado preocupante. ¿A quién quiere agradar?
    Sigo pensando que los Sres. Sayas y Adanero han revitalizado a UPN. Sus aportaciones parlamentarias son muy buenas y han dado prestigio y coherencia a su partido. Votar en conciencia es lo más sano y adecuado cuando se tienen responsabilidades y ellos así lo hicieron. Sigo dándoles las gracias.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 20 Thumb down 0

  3. anacleto says:

    Sayas y adanero han hecho una labor muy buena en el congreso y se ha reflejado que navarra no es solo uxue barcos o bildu, upn ha comenzado a ser relevante en plano nacional, y las contrapartidas que iba a dar el psoe a esparza por los votos de su «reforma laboral» eran autentica basura.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 14 Thumb down 2

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 4,88 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja