Los 15 tránsfugas del PSOE

No hay dos tránsfugas en la historia reciente del Congreso de los Diputados. Tampoco 17. Hay 15, todos ellos del PSOE, al menos en el sentido en el que utiliza la palabra tránsfugas el PSOE. Resulta por tanto un poco irónico que con tanto tránsfuga interno Adriana Lastra, Cerdán y el PSOE en general se hayan lanzado a la busca y captura de tránsfugas imaginarios, con compradores de votos imaginarios y precios imaginarios. De hecho, de haber unos compradores de votos y un precio serían de nuevo los socialistas, de lo que podría dar fe Esparza con su acuerdo secreto. Pero no vamos a eso si no a los 15 diputados del PSOE que un día decidieron votar en contra de la directriz de su partido, concretamente contra la directriz de abstenerse en la investidura de Mariano Rajoy en octubre de 2016. Frente a la orden de Ferraz, 15 diputados socialistas se saltaron la disciplina de voto y votaron contra la investidura. O sea, hicieron lo mismo que Sayas y Adanero. Prácticamente todos ellos siguen siendo diputados socialistas y de hecho una de las tránsfugas forma parte del Consejo de Ministros, Margarita Robles, y otra es Meritxell Batet, precisamente la cuestionada presidenta del Congreso en este momento.

X

Respecto al resto de nombres hasta los 15, otro de los conocidos es Odón Elorza. Ninguno de ellos fue expulsado del partido, simplemente fueron expedientados y sancionados por el PSOE con una multa de 600 euros. Es decir, fueron encontrados culpables, incluidos los miembros del PSC, y se les castigó por lo que hicieron. No se entiende por tanto que Lastra o Cerdán llamen tránsfugas a Sayas y Adanero cuando tienen a 15 personas en su partido que hicieron lo mismo. ¿Estará Lastra todavía investigando quién les pagó y cuánto cobraron? ¿Se va a poner con lo de Sayas y Adanero antes de barrer primero su patio? Cuando se encuentra con Margarita Robles o Batet, ¿las trata de traidoras y tránsfugas o cómo va eso?

Por el contrario, como vemos aquellos tránsfugas más bien han sido premiados, ya que apoyaron hasta el final el “no es no” de Pedro Sánchez, el cual por cierto abandonó su acta de diputado para no tener que abstenerse y permitir la investidura de Rajoy o votar no y desobedecer la orden de su partido. La pregunta es si, a diferencia de sus 15 partidarios, renunció al acta en vez de votar no por disciplina o para no incurrir en ninguna falta interna que le estorbara posteriormente el poder llevar a cabo la reconquista del poder. Si no fuera por no sacrificar su siguiente jugada, probablemente el mismo Pedro Sánchez hubiera sido el “tránsfuga” número 16.

x

Para ser exactos, no es del todo justo llamar tránsfugas a los 15 diputados del PSOE que se saltaron su disciplina de voto. Por lo menos no en el sentido de que fueron comprados y recibieron un precio por votar contra sus principios. Esto mismo, sin embargo, es lo mismo que se podría decir de Sayas y Adanero. El PSOE no puede tratar distinto a Sayas y Adanero por votar en conciencia que a los 15 diputados que se saltaron su disciplina de partido, tan sólo fueron castigados con 600 euros, no fueron calificados de tránsfugas y ahora por aquello forman más bien parte de un grupo de favoritos.

X

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja