El Consejo Político de UPN, máximo órgano del partido entre congresos, determinó el sábado que o Adanero y Sayas entregan sus actas de diputados o serán expulsados del partido. El Consejo Político tiene alrededor de 230 miembros de los que acudieron a la reunión 160, de los que a su vez 120, el 80%, apoyaron este ultimátum. Ahora, no obstante, tendrá que pronunciarse el Comité de Disciplina de UPN.

X

El problema para UPN es que este partido no se juega en los órganos internos. O no sólo, ni básicamente. Por no mencionar que el reproche a Sayas y Adanero no significa automáticamente la aprobación de Esparza. O del reaparecido Sanz, podría añadirse por extensión quizá.

x

UPN tiene un problema si deja de representar a todos los votantes, sean pocos o muchos, que simpatizan con la postura de Sayas y Adanero. Salvo que le sobren votantes, cosa que no parece clara de un tiempo a esta parte.

X

Mencionábamos a Sanz y no sólo porque Sanz haya mostrado también su rechazo a Sayas y Adanero, sino porque vuelve el quesito y todo lo que está pasando no es en el fondo sino un calamitoso episodio más de esta nefasta teoría. Para los nuevos lectores, la teoría del quesito es que el centro derecha nunca tendrá en Navarra suficiente apoyo para gobernar con mayoría absoluta y que la única opción de UPN para gobernar es pactar con el PSN. El quesito es que o gobierna el PSN con los nacionalistas, o gobierna el PSN con UPN. Socialistas en el poder para siempre es la teoría del quesito en modo resumen.

X

Efectivamente, obtener la mayoría absoluta frente al pentapartito es difícil, pero de entrada no hay ahora mismo ninguna alternativa a luchar por esa mayoría. Para empezar, es a UPN a la que le están haciendo el quesito inverso. Mientras el PSN sume con los nacionalistas no va a querer pactar con UPN, da igual cuánto se arrastre UPN. Tampoco está tan claro que la teoría del quesito haya sobrevivido sin heridas al fin del bipartidismo. O sea, en 2015 UPN (15) y PSN (7) sólo sumaron 22 diputados. Formando Navarra Suma, UPN en 2019 logró 20 diputados, pero por un lado el PSN no está por la labor de pactar y por otro queda por ver lo que pasa con VOX o con una eventual Navarra Suma dividida (el acercamiento de Sanz al PSOE determinó la ruptura con el PP). O sea, el acuerdo con el PP puede peligrar si la nueva política de Esparza, siguiendo la estela de Sanz, es pasarse toda la legislatura en Madrid poniendo a parir a Sánchez para, llegados los momentos cruciales, ser la muleta de Sánchez. Que es en definitiva lo que se les ha exigido a Sayas y Adanero.

x

Preguntado sobre cómo quedaba ahora la relación de UPN con el PSOE por culpa de Sayas y Adanero, Sanz ha declarado que queda «muy dañada. Creo que se han equivocado rotundamente«. Maya no era mucho menos explícito entrevistado este fin de semana por el Diario de Navarra: “Estamos abocados, si queremos gobernar Navarra, a acuerdos con el Partido Socialista. No podemos romper esos puentes”, a lo que añade: “Se abre ahora una etapa en UPN muy bonita. La puerta con el Partido Socialista, por mucho que se diga, está abierta”.

X

Adanero declaraba respecto a lo sucedido, no sin cierta razón a la luz de los hechos, que algunos parecían tener mucha prisa por expulsarle a él y a Sayas, como si su labor estos años en el Congreso fuera un estorbo estratégico. Lo cierto es que a la vista de las palabras de Sanz, Maya y Esparza no parece una interpretación descabellada. Adanero y Sayas acaso se habían convertido en incómodos dentro de UPN para jugar al quesito.

X

Hablando de Esparza, alguien que ha presumido tantas veces estos días de la palabra dada, de la sinceridad y de mantener los acuerdos sería interesante que hiciera públicos esos acuerdos a los que llegó con el PSOE para venderle los dos votos de UPN. A fecha de hoy conocemos, por el PSN, que esos acuerdos incluían no reprobar a Maya por sus declaraciones sobre los menas y aprobar una partida de gasto en los Presupuestos de Pamplona. Obviamente es un precio ridículo por los dos votos a priori decisivos de Navarra Suma, pero tampoco sabemos si el pacto era mucho más amplio. La UPN de Esparza es un partido de palabra que cumple sus acuerdos, pero qué palabra y qué acuerdos resulta que son secretos. No los saben ni los votantes ni los diputados de Navarra Suma. Lo único que saben estos es que la palabra fiable de Esparza, en vez de estos acuerdos, era antes de la votación que se votaría simplemente por sentido del estado y por convicción.

x

Con todas estas premisas por delante queda muy tocada la credibilidad de UPN cada vez que le haga una crítica a Pedro Sánchez. Haga lo que haga Sánchez, y diga lo que diga UPN, la estrategia última es el acuerdo con Sánchez. Porque los acuerdos no se han hecho ni los puentes se han tendido con un hipotético PSOE futuro, sino con este PSOE concreto, el de Sánchez, el que pacta con el comunismo, con el golpismo y con Bildu.

X

No siendo la reforma laboral un tema menor, lo que había en juego era mucho más que la reforma laboral. La postura de Esparza apuntala a Bildu porque el juego del PSOE es sacar etarras o indultar golpistas a cambio de que Bildu o ERC le apoyen en cosas como los Presupuestos o la reforma laboral. Si el PSOE saca etarras y Bildu o ERC se desmarcan de la agenda de Bruselas, quiebra el pacto, o por lo menos abre una crisis en el pacto. Pero si viene Esparza a sacarle las castañas del fuego, el pacto sigue sin novedad. O por lo menos no se produce ninguna crisis en el gobierno y la crisis en cambio se abre en el centro derecha. La propia Yolanda Díaz sugiere ahora que podría haber dimitido si la reforma laboral hubiera sido rechazada. Esparza le ha pegado un tiro en el pie a UPN para salvar a Yolanda Díaz y a Pedro Sánchez. Por no mencionar que VOX en Navarra debería estar haciéndole ahora mismo la ola a Esparza, al menos en términos de egoísmo electoral.

X

x

Respecto a la severidad del castigo a Sayas y Adanero otra pregunta pertinente es también si esa severidad la marca UPN o la marca el PSN. Es decir, si de lo que se trata es de no reprobar a Maya o de tender puentes hacia el PSOE, ¿se le ha preguntado al PSN qué querían que se hiciera a Sayas y Adanero para que se dieran por satisfechos y reconstruir esos puentes? Resultaría irónico que lo que haya que hacer con los dos diputados de Navarra Suma lo decidiera el rival directo de Navarra Suma en las urnas. Ya sea porque efectivamente se le haya preguntado a Cerdán qué había que hacer con Sayas y Adanero para aplacar al PSN o, sencillamente, Esparza se haya puesto en la cabeza de Cerdán tratando de adelantarse a sus exigencias, acaso incluso excediéndolas para contentarlo. De esta forma, para salir de la crisis y recoser el agujero, Esparza no habría apostado por reconciliarse con la parte del partido o del electorado, acaso no despreciable, que pueda respaldar a Sayas y Adanero, sino por reconciliarse con Pedro Sánchez y con Chivite. ¿Y por qué son secretos los pactos de Esparza con el PSOE y sólo se revelan por la inesperada indisciplina de Sayas y Adanero? Pues porque o te dedicas a hacer oposición al PSOE o a tenderle puentes, las dos cosas al mismo tiempo no son creíbles. Parece que hemos vivido en un cierto trampantojo y lo que ahora se dilucida es precisamente eso, si Navarra Suma debe ser motor de repuesto u oposición. Ahora bien, el que decide ser motor de repuesto y dejar que el Falcon siga volando que no venda la moto de que es por coincidir con un 10% de cosas que decide el del Falcon aunque abomine del otro 90%. Si dejas que el Falcon despegue es para hacer posible el 100% de lo que haga el del Falcon, no sólo el 10% que más o menos le puedes explicar a tu electorado o a tu conciencia. 

X

x

Comentarios (1)
  1. Estricuel says:

    Esparza dejó Aoiz en manos de Bildu. Y ahora parece estar pretendiendo dejarles Navarra entera

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 4 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos, media: 4,85 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja