¿Es distinto lo que Putin quiere hacer con Ucrania que lo que Esteban González Pons quiere hacer con Polonia?

Mientras todo el mundo se concentraba en la posibilidad de que Putin entrara con sus tanques para poner un gobierno títere en Ucrania, casi nadie ha reparado en el intento de Esteban González Pons, vicepresidente de los Populares Europeos, ha intentado atacar a Polonia y derribar su gobierno. Pensarán que estamos exagerando, pero en realidad no lo hacemos demasiado.

X

Como todo el mundo sabe el gobierno polaco de Mateusz Morawiecki no le gusta demasiado al discurso dominante, ya que cuestiona asuntos capitales como la ideología de género, el aborto la inmigración descontrolada o el blanqueamiento del comunismo. El problema es que, le guste o no a González Pons la postura del gobierno polaco, es lo que han decidido democráticamente apoyar los polacos. Está además España -y no sólo España- como para dar lecciones de democracia, separación de poderes y cumplimiento de la legalidad. El problema del gobierno de Polonia no es que de vez en cuando tome tal o cual decisión más o menos discutible, sino su ideología. Eso mismo o mucho peor lo hace un gobierno socialista o sumiso con la Agenda 2030 y nadie en la UE parpadea una vez más por minuto.

X

X

El caso es que Esteban González Pons ha admitido en una entrevista a un medio polaco (euroactiv.pl) que la misión de la UE que él está dirigiendo pretende provocar un cambio de gobierno: “Intentaremos ayudar a la sociedad polaca a cambiar las autoridades que no parecen ser buenas para Polonia”. Tal vez pensaban ustedes que exagerábamos, pero a fin de cuentas eso es exactamente lo que podía pensar Putin respecto a Ucrania. A Putin no le gustan las decisiones que toma el gobierno polaco y a la UE no le gustan las decisiones que toma el gobierno polaco. La reacción de Putin es llenar de carros de combate la frontera con Ucrania y la de la UE usar el dinero de la Unión para tratar de influir en el voto de los polacos. Podría pensarse que lo de Putin es más brutal, pero no es menos democrático que lo de la UE. De hecho es mucho más peligrosa la UE porque a la UE el cambiar los gobiernos a su voluntad puede salirle bien. Y además casi sin que nadie se entere. La violencia es el último recurso de los tontos, decía Asimov. Para la burocracia davosiana de la UE el primer recurso de poder es el dinero de los demás. Y seguramente funciona mucho mejor. Putin acerca o aleja sus tanques mientras la UE acerca o aleja camiones llenos de dinero. No está nada claro que los tanques sean un instrumento más eficaz de dominación. ¿Nos importa que se quiera someter un país o sólo la forma en la que se consigue esa sumisión? El que se anda con estos dilemas está claro que no respeta demasiado la libertad.

X

X

Aunque todo esto puede parecer otro asunto lejano, lo cierto es que paralelamente a lo que sucede en Polonia y a las amenazas de Pons, aquí andamos discutiendo la posible arbitrariedad y el dedazo con el que el gobierno socialcomunista reparte clientelarmente los fondos de ayuda de la UE. ¿Realmente nos creemos que a España no le están haciendo lo mismo que a Polonia y que el dinero de la UE no sirve para convencer a los españoles del gobierno que tienen que elegir aquí? Parece que el PP no está muy contento de la falta de sensibilidad de la UE ante sus denuncias de que Pedro Sánchez está manejando los fondos europeos de manera partidista, y se cree que es que a lo mejor no le ha explicado bien a la UE lo que pasa, o que la UE no se ha enterado bien. Lo que no contempla el PP es que a lo mejor la UE se entera perfectamente y que, igual que en Polonia ha decidido que tiene que gobernar otro, en España ha decidido que tiene que gobernar Pedro Sánchez. ¿O no puede ser, pese a los esfuerzos de Pablo Casado, que el PSOE esté más cerca de los postulados obligatorios del discurso dominante que el PP? A lo mejor Pablo Casado no se ha dado cuenta de que puede que el progresismo global dominante le está haciendo un González Pons en España al PP. Habría desde luego una cierta justicia poética en ello, pero de lo que pase en Polonia somos meros observadores, mientras que de lo que pase en España somos sufridores en primera persona, así que no nos alegraremos de que los populares puedan ser víctimas aquí de las mismas prácticas desestabilizadoras que ellos apoyan fuera de aquí.

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja