Si necesitas un test y además barato vete a un Mercadona, pero a uno portugués

La llegada de ómicron, pese a los niveles de vacunación superiores en España al 90%, ha disparado la demanda de test para diagnosticar positivos. A su vez esto está colapsando la atención primaria y provocando escasez de test a la venta en las farmacias. Como resultado, muchas personas se quedan sin poder hacerse el test y saber si son positivos o tienen que conseguir un test como sea, en las condiciones que sea y al precio que sea. En este sentido alguien preguntó en la cuenta de Twitter de Mercadona por qué no se pueden comprar test es este hipermercado como en Portugal, de forma que acceder a ellos resulte sencillo y barato. El caso es que Mercadona respondió a la pregunta y lo hizo de la siguiente forma, explicando que la legislación portuguesa permite que se vendan los test en los hipermercados pera la española no.

x

x

Más allá de lo anecdótico, vuelve a evidenciarse una vez más que, con carácter general y la pandemia no parece una excepción, el gobierno siempre es el problema o forma parte del problema más que de la solución. Desde el principio de la pandemia en España se le dio a todo por parte del gobierno un enfoque ideológico. Recordemos por ejemplo que, cuando se empezó a señalar el problema en China este gobierno, en vez de hacer o preparar nada por si acaso, lo único que decidió fue hacerse una foto con los representantes de la Asociación de Chinos en España y tildar de xenófobos a quienes ya le estaban avisando de la que se nos podía venir encima.

X

x

Ya en medio de la pandemia y batiendo el récord de muertos por habitantes del mundo desarrollado, aparte de declarar varios estados de alarma ilegales y cerrar ilegalmente el Congreso, el gobierno se dedicó a seguir haciendo ideología, a marginar al sistema sanitario privado y a intentar que sólo lo público apareciera como imprescindible o capitalizara todos los éxitos y todos los aplausos en los balcones.

X

Que en Portugal no haya escasez de test y se puedan comprar baratos en el Mercadona o el Carrefour, pero en España no, no es sino un efecto secundario más del sectarismo político del gobierno, al que no le interesan tanto las soluciones por su eficacia como por su color. Irónicamente en Portugal hay un gobierno socialista, sólo que de entre todos los izquierdistas del mundo desarrollado a los españoles nos ha debido tocar la facción más extrema, torpe e ineficaz.

X

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja