Consolida la reforma laboral del PP y corre

Es posible que, al menos ante determinados casos, donde no llegue la inteligencia llegue la malicia. O al menos eso se nos pudiera aplicar a nosotros mismos cuando, allá a principios de noviembre, nos preguntrábamos si la reforma de la reforma laboral iba a acabar en una derogación o en un bluff. La apuesta por el bluff tenía buenas posibilidades a cuenta de la lluvia de millones que Yolanda Díaz había dejado caer para empapar a los sindicatos y comprar su complicidad.

X

x

A fecha de hoy ya podemos decir que la derogación de la reforma laboral del PP no es tal derogación, apenas es una reforma y básicamente, quitando el maquillaje, la propaganda y el botox mediático, el gobierno ha parido un bluff.

X

Como elemento malicioso añadido a esta interpretación, podría añadirse el hecho de que el anuncio de la reforma de la reforma se haya producido justo antes del parón navideño. No presentas a la sociedad un gran éxito político justo antes de que todo el mundo se vaya de vacaciones o desvíe la vista de la política. Lo que presentas antes del verano o las Navidades es algo que quieres que no tenga demasiado eco, quede sepultado a la vuelta del parón por otros asuntos y que sin pena ni gloria se le de carpetazo.

X

x

Más allá de todas estas consideraciones político-formales, el análisis de fondo de la reforma de la reforma viene a confirmar el diagnóstico, como desgrana en detalle el generalmente inapelable Juan Ramón Rallo. CCOO tuvo la gentileza de elaborar hace tiempo un esquema con los elementos más lesivos e intolerables de la reforma laboral para los trabajadores que cualquier gobierno de izquierdas debería erradicar para considerar derogada la reforma laboral. Pues bien, como puede observarse y Rallo detalla en un vídeo los principales elementos de la reforma laboral o sencillamente no se han tocado en absoluto o los que se han tocado se ha hecho de tal modo que apenas van a tener repercusión.

X

x

Desde luego para muchos observadores a los que ya la reforma laboral del PP se les quedaba corta, la nueva reforma por pequeña que sea entorpece siquiera ligeramente algunos de los aspectos que estaban funcionando bien de la reforma del PP y desde luego no acomete los pasos que serían necesarios para reformar el mercado laboral en un sentido más flexible y dinamizador. Sólo muy superficialmente se puede pensar que petrificar el mercado laboral supone una ventaja siquiera para los propios trabajadores. El fondo del mar estaría lleno de barcos de piedra, caso de que por blindar a los tripulantes y ofrecerles mayor seguridad se fabricaran barcos de piedra. Lo que en todo caso está claro y asimismo señala Rallo es que con esta reforma en realidad se da carta de naturaleza a la reforma del PP, que casi nada se ha revertido y que todo lo no revertido ahora queda consolidado. Para los empresarios es lógico que la reforma no suscite entusiasmo o se prefiera el original a alguno de los apartados cambiados, pero para los afiliados de los sindicatos y los partidos de la izquierda es una renuncia en toda regla y una asunción fatal de la realidad. Normal que hayan esperado al último minuto antes de las vacaciones de Navidad para presentar la reforma y hayan salido corriendo.

X

 

 

Comentarios (2)
  1. Javier31 says:

    Rajoy consolidó las leyes de Zapatero y Sánchez consolida las leyes de Rajoy. Los dos lo hicieron en contra de sus promesas electorales. Da la sensación de que no gobiernan ni el PP ni el PSOE y que se dedican a hacer leyes que ya les vienen dadas. Y le llaman democracia.

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0

  2. Pablo says:

    Seguro que lo país y lo diario lo venderán como un gran avance, cuando la realidad es que los sindicatos parásitos no representan a los trabajadores

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 0

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja