Decir feliz Navidad ya es decir mucho, tanto por lo que se dice como por lo que no se dice. Lo que no se dice es felices fiestas, por ejemplo, no digamos feliz solsticio. El solsticio está muy sobrevalorado. En realidad tampoco está claro que significara mucho para los paganos. Un solsticio te puede conmover tanto como un eclipse lunar, por ejemplo, o menos. O sea, no mucho. Nótese que hay dos equinocios y dos solsticios al año y a nadie le importa. Nadie edifica una forma de vida sobre eso. ¿Cómo de importante fue para tí el último equinocio? De hecho de los equinocios no se acuerda nadie y de los solsticios muy poco. ¿Y por qué es importante el solsticio de diciembre? Pues pues porque es el que coincide con la Navidad. Aparte de para intentar tapar la Navidad el solsticio de diciembre no tiene ninguna importancia. Es mucho más importante el black friday que el solsticio de diciembre y tampoco exageremos la importancia del black fraud day. Lo que uno tiene acumulado del año en su lista de deseos de Amazon nunca aparece rebajado el día del black friday, pero volvamos a lo importante.

x

X

O la Navidad es la celebración de la venida de Jesús al mundo o no es nada. O sea, es poca cosa. En el mejor de los casos una celebración familiar, que está muy bien porque la familia es muy importante, pero tanto como un cumpleaños por poner un ejemplo. Es importante pero no es decisivo. Cumplir años está bien pero lo importante es saber qué sentido tiene cumplir años. Eso te lo da la venida de Jesús al mundo o nada lo hará. No hay un sustitutivo para creer en Dios, no uno eficaz.

x

X

De este modo llegamos a la clave de todo este asunto que es si en aquella fecha, que quizá no fue exactamente el 24 de diciembre y es lo de menos, como tampoco si fue hace 2021 años o algunos más, pasó algo que cambió la historia de la humanidad, vino Alguien a con su venida y sus palabras dar sentido a la existencia de la humanidad.

X

Desde luego hay quien niega la existencia histórica de Jesús, asegura que es un mito o lo reduce a la figura de un profeta más o un líder político religioso más. Las dos últimas objeciones son fáciles de desarticular porque para hacerlo basta con leer los Evangelios. Lo que dice Jesús en los Evangelios y lo que se nos cuenta sobre Jesús en los Evangelios no es una historia más o un discurso más. Es algo incomparable. Por eso mismo desarticular la teoría de que Jesús no existió todavía es más fácil que desarticular la idea de que fue un personaje histórico más. Por un lado, no hay texto que resista la afirmación de que “esto lo ha dicho Dios”, salvo los Evangelios. O sea, se puede afirmar de algo que ha sido dicho por Dios, pero leerlo y no partirse de la risa es ya mucho más difícil, de hecho es algo increíblemente difícil tratar de escribir algo y hacerlo pasar por dicho por Dios. Y que ese texto resista no sólo semejante afirmación de reflejar lo dicho por el Hijo de Dios, sino que lo haga durante miles de años es algo mucho más increíble aún. Por eso no tiene sentido pensar que Jesús es un mito o un personaje que nunca existió. Te puedes inventar el personaje, pero no todas esas increíbles cosas que dijo, empezando por la parábola del buen samaritano y acabando por la del hijo pródigo, pasando por la de la mujer adúltera. ¿Quién se inventó esos contenidos? ¿Cómo es que nadie antes o después ha sido capaz de hablar de ese modo? Todas esas historias y parábolas aparecieron además de repente. No estaban y de repente aparecieron ahí. O el Hijo de Dios era el que dijo todas esas cosas o era el que se inventó todas esas cosas para ponerlas en su boca. Todas esas cosas que además son absolutamente actuales. Palabras que te cambian la vida, no como el solsticio o el black friday. Palabras que unen a la gente en vez de dividirla, como hacen cuando hablan los mortales.

x

Hoy celebramos eso o no celebramos nada, nada realmente importante, nada que no pudiéramos celebrar cualquier otro día, cualquier otra cosa incapaz de cambiar y llenar nuestra vida. Feliz Navidad a todos ustedes por tanto. Con nuestros mejores deseos. Nos detenemos ya aquí porque nos hemos fijado en que hay una extraña estrella en el cielo. Vamos a ver dónde nos lleva si la seguimos.

X

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja