Podría parecer muy exagerado preguntarse si el pasaporte covid es un GAL sanitario, ¿pero lo es realmente atendiendo a su fundamento? Es decir, el pasaporte covid implica una serie de restricciones brutales en sus derechos fundamentales a una serie de ciudadanos, las cuales se justifican por un supuesto imperativo de salvaguardar la salud pública. O sea, que el fin justifica los medios. A fin de cuentas el mismo razonamiento que sirvió para dar origen a los GAL. Por supuesto y de entrada este razonamiento implica un debate y una quiebra moral. ¿A cuántos más asuntos se les puede aplicar este principio? ¿Quién decide cuáles son esos asuntos? ¿La Justicia? ¿Los jueces que nombran los políticos que deciden esos asuntos?

X

Además de la cuestión moral nos enfrentamos también a la pregunta de si justificar los medios por los fines resulta al menos una acción eficaz, si no en general al menos en esta cuestión del covid en particular. ¿Va a servir de algo dejar sin algunos de sus principales derechos fundamentales a varios millones de españoles? ¿Se va a marcar una diferencia machacando a ese pequeño porcentaje de la población que todavía no se ha vacunado? Con el 90% de la población vacunada, que es casi el 99% en el caso de los mayores de 50 años. ¿se va a decir que la pandemia es la pandemia del 1% de no vacunados? Y si todo el mundo estuviera vacunado, ¿acaso ya no habría pandemia? ¿De quién será entonces la culpa? ¿De los que sólo se hayan puesto 4 pinchazos o, dentro de algún tiempo, de los que perdieron la fe después de 17 pinchazos?

X

Llevado a su extremo el principio de que el fin justifica los medios, ¿qué sucedería si el estado matara a todos los no vacunados? ¿Se acabaría entonces con la pandemia? Entonces, ¿por qué no matarlos para salvar vidas al amparo de este principio, si realmente creemos en este principio? ¿O no acabaríamos con la pandemia aunque matáramos a todos los no vacunados? Entonces, ¿cómo el fin justifica los medios si el fin no se conseguiría de todos modos? En un país en el que se ejecutara a todos los no vacunados, ¿se garantizaría al menos que no hubiera nuevas olas, que no hubiera que usar mascarilla, o que no hubiera restricciones de ningún tipo? Y si seguiría habiendo olas, restricciones, mascarillas, hospitalizados y fallecidos, ¿de que habría servido asesinar a todos los no vacunados? Ah, que no los asesinamos, sólo los convertimos es apestados, los dejamos sin trabajo y los encarcelamos en sus domicilios. Si de todos modos el CIS de Tezanos planteara la pregunta de si sería usted partidario de matar a todos los no vacunados para acabar con la pandemia, ¿qué porcentaje de encuestados ofrecería una respuesta afirmativa? A lo mejor nos sorprendemos del tipo de sociedad en la que estamos viviendo. Recordemos que ya en abril de 2020 el CIS planteó en una encuesta si habría que censurar todas las informaciones relativas al COVID autorizando sólo la información del gobierno. El 66,7% de los encuestados se mostró favorable a que le gobierno se convirtiera en la única fuente de información y se censurara a todas las demás. En aquella época el gobierno estaba desaconsejando el uso de mascarilla, por poner en perspectiva la fiabilidad de la información oficial.

X

X

El mismo gobierno que desaconsejaba la mascarilla en plena primera oleada, o que decidió no hacer nada hasta pasado el 8M, o que aconsejaba a los que habían estado con contagiados que siguieran haciendo vida social y familiar normal mientras no tuvieran síntomas, o que declaró un estado de excepción ilegal bajo la apariencia y las condiciones de un estado de alarma, o que cerró ilegalmente el Congreso, o que defendió la patada en la puerta, o que impuso cientos de multas ilegales, sin que haya tenido que responder por nada de ello, ahora se saca de la manga un pasaporte sanitario que no está claro que vaya a tener ningún beneficio sanitario apreciable, pero que va a dejar destrozados los derechos fundamentales de varios millones de españoles. Si todos esos millones de españoles se conformaran en un partido político tendrían muchos mas votos que ERC, Bildu y el PNV juntos, y probablemente más que Podemos. Por otro lado, el mismo gobierno que vuelve a utilizar la pandemia para recortar derechos firma un escrito, con todos los partidos ultras de España, pidiendo que se expulse de las ruedas de prensa del Congreso a los periodistas que consideran excesivamente desafectos al gobierno. Todo por mantener el poder. El fin justifica los medios. No es casualidad que todo venga junto. El gobierno que propone un GAL sanitario ya odia los derechos y la libertad de la gente mucho antes de que aparezca ninguna pandemia.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (17 votos, media: 4,53 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja