La desaparición de Peng Shuai

China es una dictadura comunista. Luego todo lo que sabemos de China es mentira. O por lo menos nada de lo que creemos saber es fiable. Oficialmente China sólo reconoce 4.636 muertos por coronavirus, que son menos que los muertos por COVID sólo en el País Vasco. Como además el COVID se inició en China todo es oscuro respecto a su origen. Hemos tenido mala suerte con que el COVID se inicie una dictadura comunista. O a lo mejor tampoco es exactamente mala suerte que este tipo de cosas pasen en los países comunistas. O que cuando pasen la información y los datos reales brillen por su ausencia.

X

Lo mismo que en lo que se refiere a China no sabemos nada de lo que sucede o ha sucedido realmente con la pandemia ni respecto a su origen, tampoco sabemos mucho respecto a su economía. Sabemos que hay problemas. Que tienen cortes de electricidad. Que hay desabastecimiento de combustible en las gasolineras. Que las inmobiliarias chinas caminan por la cuerda floja. Quién sabe entonces cómo andarán los bancos. Sabemos que como efecto de lo que quiera que esté pasando no llegan muchos productos y eso está repercutiendo en nuestro propio abastacimiento, en la producción, en los precios y en el crecimiento económico. Véase la paralización de dos semanas en la Volkswagen de Navarra, por ejemplo.

x

Sin embargo, a veces lo que resulta revelador para muchas personas a la hora de hacerles ver una situación no es la economía o un repertorio de cifras o de consideraciones estratégicas, sino una historia con sentimiento. Es lo que ha pasado recientemente en las redes sociales con el hastag #WhereIsPengShuai (“¿Dónde está Peng Shuai?”).

X

Peng Shuai es una tenista china, recientemente retirada, que hace poco acusó al septuagenario ex-vicepresidente de China, Zhang Gaoli, de haberla coaccionado hace 3 años para mantener relaciones sexuales. Al poco de la publicación desapareció el mensaje con la denuncia, pero también desapareció todo rastro de la tenista. En el internet chino toda mención a la denuncia fue bloqueada y censurada.

X

A las tres semanas de no saberse nada de ella nació a nivel mundial el citado hastag #WhereIsPengShuai, al que se sumaron personas de todo el mundo exigiendo al gobierno chino noticias sobre la tenista desaparecida, al punto que se ha forzado hace escasas fechas una videoconferencia entre la tenista y el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach. Algunos medios chinos afines al gobierno comunista (todos los medios en China son afines al gobierno comunista) han publicado alguna imagen de la tenista en algún evento, como asistiendo a un partido de tenis, pero las sospechas están lejos de desvanecerse.

X

No sólo es que nadie espere que el ex-vicepresidente chino tenga que responder por nada, sino que la aparición de la tenista lo único que confirma es que sigue con vida. Si es que no se trata de una doble. Desde luego se desconoce cuáles son las condiciones en que se encuentra la tenista ni si puede hablar libremente.

X

Seguro que el índice CSI 300 de la bolsa de Shangai nos puede mostrar muchas cosas interesantes sobre la situación de China, pero es probable que la historia de Peng Suhai resulte mucho más ilustrativa que una batería de cifras y esquemas que casi nadie va a mirar y que la mitad son mentira. De China normalmente sólo nos interesa el precio y que los pedidos lleguen a tiempo. Mientras las cosas han ido bien no nos hemos detenido a pensar demasiado en la clase de régimen del que íbamos dependiendo crecientemente para todo.

X

Hablando de China, el régimen perverso que la dirige y su influencia en el mundo, no nos podemos resistir a recordar que China es quien financia el premio de la UNESCO que en 2019 le fue concedido a SKOLAE. Ya no es que no sepamos muy bien lo que sucede en China o cómo funciona el régimen comunista chino, sino que China nos vende las gafas con las que miramos nuestra propia parte del mundo. El caso de Peng Suhai es un cabo suelto del que si tiramos baja el telón, aparece un enorme monstruo y desaparece el suelo firme sobre el que estábamos pisando. Es de temer que el régimen comunista dictatorial chino en algún momento se va a convertir en un obstáculo en el camino del tren del progreso de la humanidad, y o descarrila el tren o este atraviesa y destruye el obstáculo. Esta crisis quizá no es todavía esa crisis pero es una crisis que necesariamente va a llegar en algún momento.

X

Comentarios (2)
  1. Pablo says:

    China financia todos los caballos de Troya progres para desestabilizar Occidente, mientras dan premios a los degenerados de Skolae prohíben que aparezcan personas afeminadas en la televisión estatal.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 7 Thumb down 0

  2. anacleto says:

    el comunismo es un error, y tan cierto como que el voto al pp es inutil

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,44 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja