Los odiosos provida que cada año salvan más de 1.000 niños, niñas y niñes frente a los abortorios

En el mes de septiembre el gobierno registró una proposición de ley destinada a reformar el Código Penal para impedir la labor de los grupos provida en las cercanías de las clínicas abortistas. Esta labor que se quiere ilegalizar puede ir desde ofrecer un folleto informativo con las ayudas que puede tener una mujer si decide tener el niño en vez de abortarlo, a simplemente rezar delante del abortorio.

x

x

Acaso para preparar el terreno y justificar esta penalización de las actividades provida, parece que vamos a asistir  en los medios afines al gobierno a la publicación de una serie de artículos relatando el insufrible acoso que sufren las mujeres que intentan llevar a cabo un aborto en España. El artículo en este caso se centra, no obstante, en el trabajo del grupo del doctor Poveda, al cual acusan de utilizar una ecografía e incluso una taza de café como arma terrible de inusitado poder coactivo e intimidatorio.

x

x

Lo cierto es que ya desde los titulares asistimos a una utilización bastante perversa del lenguaje cuando se habla de acoso o coacciones. Tanto el acoso como las coacciones ya son delito y se encuentran tipificadas en el artículo 172 del Código Penal, por tanto si de algo no se puede hablar propiamente es de acoso a la hora de calificar la actividad de los grupos provida ante las clínicas abortistas. Es decir, si se estuviera cometiendo un delito de acoso bastaría con llamar a la policía. Cuando se acusa a los provida de acoso, por tanto, a lo que se parece más eso ya puestos sería a un delito de calumnias.

X

Desde luego lo que se plantea no es amenazar, violentar o insultar a las mujeres que acuden a una clínica abortista, ¿pero qué problema hay en que se les informe sobre las alternativas? ¿Qué problema hay en que haya gente rezando en un lugar próximo a una clínica abortista?

X

x

En relación a la actividad de los grupos provida ante las clínicas abortistas, por otro lado, tenemos dos evidencias. Por un lado que gracias a esta actividad en España se salvan las vidas de unos 1.000 niños al año. Por otra parte que, pese a esta actividad, se cometen según el propio artículo de El País unos 90.000 abortos al año en España. Ante estas dos evidencias, a su vez, sólo caben tres conclusiones. En primer lugar que no cabe plantear que el aborto se encuentre en absoluto amenazado en España si por cada 1.000 rescatados hay 90.000 abortados, como si la cifra fuera a la inversa. En segundo lugar, que hay que ver lo que le molesta a la izquierda que cada año haya 1.000 madres que al ofrecérseles alguna alternativa decidan no matar a sus hijos, y de esta forma se salven 1.000 vidas. En tercer lugar y a la vista de estas cifras la gran pregunta es cuántos abortos más se podrían evitar si se ofreciera mucha más información, mucho más apoyo y muchas más alternativas al aborto no ya desde los grupos provida, sino desde el propio estado o con el apoyo del estado. ¿Cómo es posible que más de 1.000 mujeres al año, como mínimo, lleguen a las clínicas abortistas no queriendo abortar pero no sabiendo las ayudas y alternativas que pueden tener? Estamos en una situación tan lamentable que ya sólo que una madre tuviera el miso apoyo para abortar que para dejar nacer al niño ya sería un gran avance. Si hace falta alguna reforma legal, incluso para quien no esté directamente por la prohibición, salta a la vista a partir de los datos que la necesidad apunta hacia ahí.

X

x

 

Comentarios (1)
  1. Pablo says:

    La izquierda es sinónimo de muerte. Su única respuesta es el aborto y la eutanasia.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 4 Thumb down 0

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja