El supuesto escándalo abortista de El País que se puede interpretar al revés

El socialdemócrata moderado y centrista diario El País denuncia un complot “ultraderechista” internacional dirigido por la asociación Heartbeat International para disuadir a las mujeres que quieran abortar en el continente americano. Dicho complot consiste en activar diversas organizaciones dedicadas a ofrecer a las mujeres alternativas al aborto, como la acogida o la adopción. Según una serie de periodistas infiltradas, a estas organizaciones les bastaría con convencer con falsas promesas de ayuda a las mujeres para que no aborten, dejándolas después más o menos abandonadas a su suerte. Para realizar la investigación seis periodistas habrían acudido a centros de la citada asociación en Argentina, Colombia, Costa Rica, El Salvador y México de manera encubierta entre 2019 y 2021, como seguimiento a una investigación de Open Democracy sobre las operaciones de Heartbeat International en la región.

Desde luego tenemos toda la desconfianza necesaria en el diario El País o en Open Democracy, organización financiada por Soros, como para albergar la sospecha de que todo el reportaje sea una patraña de la primera letra a la última. No obstante, de ser absolutamente cierto, el escándalo de que lo que realmente se revela sería muy superior al denunciado.

X

Es decir, ante lo que nos encontraríamos sería con una cantidad importante de mujeres en diversos países que realmente no tienen claro si quieren abortar, o que no quieren abortar si se les ofrece una alternativa. Asumiendo que Heartbeat International no les ofreciera la ayuda prometida, o no absolutamente toda la ayuda prometida, incluso mediante engaños, mucho más escandaloso que eso sería comprobar que todas estas mujeres no abortarían si pudieran recibir esa ayuda.

X

El campo abonado para que organizaciones como Heartbeat International puedan actuar, incluso asumiendo las dudables premisas de la investigación de unos investigadores tan marcados ideológicamente, por encima de todo vendría a poner sobre la mesa el escándalo de que los estados ofrezcan todo tipo de facilidades y ayudas a las mujeres que quieren abortar, pero ningún tipo de apoyo a las mujeres que no quieren abortar.

X

El objeto del reportaje, por otro lado, no parece otro que el de desprestigiar con o sin razón a Heartbeat International, y desde luego sin razón y por extensión a todas las asociaciones provida que trabajan dura y desinteresadamente para tratar de ofrecer a las mujeres el apoyo y las alternativas que no les proporciona su gobierno, el cual se limita a ofrecerles la posibilidad de abortar.

X

La moraleja del reportaje, incluso de ser ciertos todos los extremos del mismo, sería que no debería ser necesaria la existencia de asociaciones que ofrecieran ayuda a la mujer, y que deberían ser los propios estados los que ofrecieran multiplicadas las ayudas y las alternativas que pudieran ofrecer estas ONG. Si hubiera alguna asociación actuando incorrectamente, en realidad serían los gobiernos proaborto los que estarían arrojando a sus brazos a las mujeres con dudas sobre el aborto, al no ser ellos mismos los que les ofrecen toda esa ayuda que, cuando se les propone, la eligen en vez de abortar.

X

x

Comentarios (2)
  1. mac says:

    Está comprobado que las gestantes si tienen ayuda cuando están agobiadas por un embarazo inesperado si se les ofrece una alternativa, siguen adelante con la gestación de su hijo.
    Un apoyo sería el de la adopción, pero choca frontalmente con el negocio de los negocios de reproducción asistida. Sobre todo de FIVET.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 5 Thumb down 0

  2. ENDIKA says:

    Es difícil valorar esta temática en países del “tercer mundo”, pero resulta obvio que en países occidentales no hay ningún problema en evitar los embarazos. Cuando a la administración le ha interesado ha hecho publicidad de los preservativos, aquello de “póntelo, pónselo”, ahora les interesa más “mátalo”. Nadie puede decir en estos países que no tiene acceso a la contraconcepción, pero es que estamos necesitados de incrementar los nacimientos y hay muchas familias deseando adoptar por problemas de infertilidad. Llama la atención que una sociedad que afortunadamente se está mostrando sensible hacia los animales, se convierta al mismo tiempo, en una sociedad frívola a los embarazos. Una sociedad responsable y ética, debe crear la estructura necesaria para apoyar los nacimientos, dotando a las madres con las ayudas precisas. Creo que trauma de un aborto, justifica sin duda la utilización de los medios necesarios para evitar el embarazo, y es hay también donde deben estar las instituciones públicas, tanto en su difusión como en la ayuda para quien lo precise.

    ¿Te gusta? Thumb up 1 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja