Entran los Indar Gorri, sale la libertad. El caso de Chimy Avila

El fin de las restricciones pandémicas está teniendo repercusión sobre todos los ámbitos de la vida y por supuesto también en el deporte y concretamente respecto a Osasuna, por la vuelta del público al Sadar y, consiguientemente, con el retorno al campo de los Indar Gorri.

X

El regreso de los Indar Gorri inmediatamente se ha convertido en polémico porque los ultras de esta peña nacionalista se dedicaron durante el partido del sábado a pitar a Chimy Avila, que pese a ser jugador de Osasuna ha sido marcado por el nacionalismo y la extrema izquierda por haber aparecido en una foto subida a sus redes sociales con una camiseta de Santiago Abascal.

X

X

Naturalmente no vamos a descubrir a estas alturas a los Indar Gorri, su ideología, su simbología, su violencia física y verbal, su apoyo a los presos de ETA, la exigencia de impunidad para sus crímenes a través de la amnistía o el respaldo a los autores de la agresión de Alsasua, alguno de los cuales, por cierto, tenía relación con los Indar Gorri.

X

Osasuna no es una excepción. Toda entidad en la que se infiltra la izquierda abertzale se convierte en una herramienta para la construcción nacional de su utópica Euskal Herria socialista. Lo que no se puede convertir en una herramienta para ello se destruye si hace falta en el intento. Pitar a uno de los propios jugadores del equipo es un buen ejemplo de ello. No es que entre los jugadores de Osasuna escaseen los ejemplos de apoyos a determinadas causas políticas e ideológicas, desde los “txabales” de Alsasua a la la Selección de Euskadi. El problema es salirse de la línea y de la disciplina marcada por la izquierda abertzale, cuyo comité de vigilancia y castigo son los Indar Gorri. Si se estableciera de verdad un cordón sanitario sobre las personas que defienden los métodos de actuación propios de los fascistas, entonces es a los Indar Gorri a los que habría que hacer un cordón sanitario.

X

X

La cuestión por tanto es hasta qué punto tiene sentido tolerar la existencia de un comisariado de vigilancia de la ortodoxia abertzale en el seno de Osasuna. Incluso al margen de cuestiones políticas, los grupos ultra han ido siendo eliminados de los estadios por la problemática que generan, incluyendo los Ultra Sur en el Real Madrid o los Boixos Nois en el Barcelona, a los que se les ha ido excluyendo de los respectivos estadios. Eso sí, casualmente ambos grupos presentan vinculaciones con la extrema derecha evidenciando una vez más que las normas casi siempre son distintas para la izquierda.

x

X

Por lo demás, Osasuna lleva dos temporadas jugando sin público por culpa de la pandemia y en la temporada 2019-2020 quedó en décima posición y en la 2020-2021 en undécima posición. No queda del todo claro de cara a los resultados lo determinante que resulta la afición y menos aún esa parte de la afición que es Indar Gorri.

X

X

La cuestión de fondo, con todo, es si para ser jugador de Osasuna, además de los requisitos técnicos, va a haber que cumplir con una serie de requisitos ideológicos, y si encima esos requisitos ideológicos para ser jugador de Osasuna los van a determinar los Indar Gorri, que llaman “presos políticos” y “hermanos” a los presos de ETA. Y el club, la directiva, el resto de la plantilla… ¿con quién están? ¿Con el jugador o con los Indar Gorri? ¿Quién se atreve con los Indar Gorri? ¿Quién manda en el club? ¿Quién levanta la voz?

x

X

Puede que para acabar con este Ospa Eguna al Chimy, además de pedir perdón y renegar de sus ideas, el jugador tenga que salir al centro del campo a besar una ikurriña de la mano de un ex-preso de ETA, para que le perdonen su indisciplina ideológica. A fin de cuentas estamos como estamos por alguna razón y si el Chimy se tiene que arrodillar ante los Indar Gorri no haríamos todos sino contemplar una vez más el espectáculo de  cómo se crea una mayoría nacionalista y ultraizquierdista, en el deporte como de forma mucho más callada y silenciosa en todos los demás ámbitos de la vida.

X

x

Comentarios (4)
  1. Estricuel says:

    La banda sonora oficial del estadio depende de la directiva. Y la banda sonora oficial del Sadar es la de cualquier gazteche proetarra de cualquier localidades Navarra o vascongada. Música de extrema izquierda y nazionalista para despertar los más bajos instintos criminales, ya saben, entre otras perlas el no hay tregua y alguien debe tirar del gatillo, etc. La Directiva también tiene su cuota de responsabilidad en la deriva nazionalista de Osasuna por mucho que les pidan irse. Será con la boca pequeña.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 12 Thumb down 0

  2. Alambique says:

    Los indar-GORRINOS

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 4 Thumb down 0

  3. Josetxo says:

    Ahora que lo dice Estricuel, lo de la banda sonora del Sadar es de coña.Alucinante.Unas putas canciones que ya eran de rollo borroka en los 80 y que las sigan poniendo cuando ya no suenan en ningún sitio. ¿quien coño es el encargado de poner esas putas canciones tristes ,cargadas de odio y resentimiento? “lo veo todo en blanco y negro…” ¿?¿?¿ la verdad , estuve antes del covid un par de partidos y pensaba que era una casualidad, pero por lo que dice Estricuel no debe serlo. Así nos va.
    ¡AUPA CHIMY!

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 0

  4. De Navarra says:

    Los Indar Gorri fuera de El Sadar. Que vuelva la charanga de Marcilla, que fue expulsada en su día por esa banda de indecentes a golpe de amenaza. ¡¡Aupa Osasuna!!.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja