El PSOE negociara con ERC fuera de la constitución porque ya lo hizo en 2006

Cuando no estamos distraídos con un volcán o algún tipo de hecatombe política interior o exterior, o sea raramente, nos es posible recordar que nos encontramos sumidos en pleno proceso de desbordamiento de la legalidad para que el PSOE pueda contentar a sus socios sediciosos y mantener el sillón presidencial. El instrumento para desbordar la legalidad y contentar a sus socios separatistas es la mesa de negociación bilateral con Cataluña, que ya es de por sí un claro desbordamiento de la legalidad. Es decir, es un órgano no descrito en ninguna ley, totalmente alegal, opaco y sin representación de la oposición. El PSOE insiste en que el diálogo no tiene líneas rojas pero sí límites: el Estatut y la Constitución.

x

x

Desde luego, aparte de que decir que no hay líneas rojas pero sí límites no tiene ningún sentido, las palabras de la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, en la fiesta del PSC, no tienen la más mínima credibilidad. De hecho podríamos hablar de la certeza de que los límites del Estatut y la Constitución se van a quebrar.

X

Podríamos volver a reseñar el hecho de que la propia mesa de diálogo es un trampantojo totalmente alegal, pero es que además hablamos de un gobierno que en esta legislatura ha declarado un estado de alarma inconstitucional y que ha cerrado el Congreso ilegalmente. ¿Pero cómo se puede confiar en que este gobierno no va a desbordar la legalidad si desbordar constante y gravemente la legalidad es su rasgo diferencial?

X

No sólo eso, es que el PSOE ya desbordó la legalidad en 2006 con el Estatut. Parece que nos hemos olvidado, pero el Estatut que se sacaron de la manga el PSOE y el PSC, que fue sometido a referéndum tal como previsiblemente sucederá con lo que ERC y PSOE pacten en la mesa de negociación actual, en 2010 el Tribunal Constitucional determinó que contenía 14 artículos inconstitucionales, y eso que por estar en el preámbulo no se declaró inconstitucional ni la declaración de nación. La reacción de los socialistas, por cierto, fue manifestarse contra la sentencia del Constitucional.

x

X

Por otro lado, ¿qué es constitucional o inconstitucional? Pues lo que el Tribunal Constitucional diga que es o no es constitucional. Es decir, si la Constitución dice en su artículo 15 que “Todos tienen derecho a la vida”, eso no impide que se puedan aprobar leyes que establezcan que se puede eliminar a los pelirrojos. O a los niños indeseados, si les parece un ejemplo más realista. Si donde la Constitución pone “blanco”, el TC dice que pone “negro”, entonces y a todos los efectos es como si en la Constitución pusiera negro. La clave por tanto es si quien hace decir a la Constitución “blanco” o “negro” controla la composición del Tribunal Constitucional, y en esas estamos. ¿Por qué el PSOE y Podemos se niegan o a consensuar una lista de nombramientos con el PP o a dejar en manos de los propios jueces y sin intervención de los políticos la renovación de los magistrados? En buena medida porque el control del TC resulta importante en general, pero vital en este momento en particular. Además, perfectamente se puede alcanzar un acuerdo inconstitucional y contar con que el Tribunal Constitucional tarde 4 años en declararlo como tal.

X

De lo que en cualquier caso no puede caber duda es de la capacidad del PSOE para llegar a acuerdos con el nacionalismo fuera de la ley. No sólo porque el gobierno a cambio de la presidencia se hace todos los días un llavero con la legalidad, sino porque ya en 2006 el PSOE no tuvo problema en desbordar la legalidad con el Estatut en un momento en el que ni aquel PSOE era más radical que el actual, ni más dependiente, ni se vivía un momento político más delicado que el actual. Por otro lado, en vez de defender la legalidad, lo que hizo el PSOE fue reprochar al PP que llevara el Estatut al Constitucional, no porque todo fuera constitucional, sino precisamente porque no lo era, como así se demostró en numerosos artículos. Lo que hubiera querido el PSOE es que aquellos artículos inconstitucionales pasaran por constitucionales ante la ausencia de recursos y de que el TC no se tuviera que pronunciar. Si todo eso ya pasaba con el PSOE de 2006, como para confiar en el PSOE de 2021 liderado por un sujeto, el presidente del gobierno, cuya hemeroteca evidencia que no dice jamás la verdad. Más aún, cuya hemeroteca evidencia que para ser presidente no ha dudado en traicionar todo lo que hubiera que traicionar.

X

X

x

x

x

x

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja