El etarra que pudo ser Tosar y Chivite asistiendo al estreno de la película

El actor Luis Tosar ha encendido un volcánico debate alrededor de unas declaraciones en las que, hablando del personaje de su última película, un etarra, afirmaba que “de nacer en Euskadi, quizá habría podido acabar en ETA”.

X

x

Buena parte del debate se ha centrado sobre si la frase anteriormente entrecomillada, aunque real, verdaderamente quiere decir lo que dice cuando se convierte en titular. Contextualizando un poco la frase en la entrevista en la que la pronunció también se puede leer que Tosar dijo que “He intentado llegar a lo más hondo de un tipo que ha sido un asesino”.

X

La película en la que se inscribe todo esta asunto se titula “Maixabel” y cuenta el asesinato de Juan Mari Jaúregui y la historia de arrepentimiento del etarra que lo asesinó, el cual se acogió en su día a la denominada  “Vía Nanclares” y con el que Tosar se entrevistó para interpretar el papel.

x

Volviendo a las declaraciones de Tosar, este dice también en la entrevista origen de la polémica que cuando se reunió con el etarra “Hubo una conexión curiosa, porque tenemos muy poca diferencia de edad, apenas un mes. Experimentamos una especie de reconocimiento en el otro. Pensamos, joder, podíamos estar intercambiados si tú hubieras nacido donde yo nací. Ideológicamente estábamos situados en un lugar muy parejo”. A partir de ahí las redes sociales convirtieron las palabras de Tosar en un río de magma que generó y dividió las dos orillas esperables también es esta cuestión.

X

x

Lo cierto es que, leyendo toda la entrevista, resulta difícil concluir que Tosar ha sido víctima por completo de una campaña de desprestigio e intoxicación. Es decir, por un lado es verdad que Tosar rechaza la violencia (estaría bueno que rechazara la violencia menos que el propio etarra arrepentido sobre el que va su personaje), pero por otro y como se ha citado convierte el ser o no un asesino en una cuestión sociológica y estructural. Es decir, diluye la responsabilidad personal, reparte la culpa reconduciéndola hacia la existencia de un conflicto político del que todo el mundo es responsable y convierte la decisión de estar a favor o en contra de ETA en una mera cuestión de código postal. No es de extrañar que el estreno de la película “Maixabel”, avalando este tipo de mensajes, llegue tan oportunamente a la cartelera y la actualidad, así como que reciba un potente respaldo político y propagandístico por parte de ciertos partidos. Chivite por supuesto no ha querido perderse el estreno de la película.

X

Para empezar cabe decir que el caso del etarra que asesinó a Jaúregui es bastante excepcional. Sólo unos pocos etarras se acogieron en su día a la Vía Nanclares, se desligaron de la banda terrorista, condenaron la violencia, pidieron perdón a las víctimas, intentaron reunirse con ellas y se convirtieron en traidores y apestados para la izquierda abertzale. No cabe extrapolar por tanto este comportamiento al conjunto de la banda, ni tratar al conjunto de la banda como si hubiera tenido este comportamiento. Si Tosar hubiera nacido en Euskadi por su ideología podría haber sido un asesino de la ETA, ¿pero habría sido después de los arrepentidos o de los que hubieran seguido en la ortodoxia de la banda? Es decir, hay una cierta contradicción en diluir la responsabilidad personal por un lado, para socializar la culpa de los asesinos, y después poner en valor la libertad individual y de conciencia de los seres humanos para desconectarse de su entorno, vencer a la presión, reconocer su culpa y pedir perdón. ¿En cuál de los dos mundos vivimos según la película de Tosar? ¿O va saltando del uno al otro según convenga?

X

Por supuesto la tesis de Tosar también sirve para exculpar a los nazis. Si Tosar hubiera vivido en Euskadi en el año 2.000 hubiera sido etarra. Si Tosar hubiera vivido en Alemania en 1939 hubiera sido nazi. Y si Tosar hubiera vivido en Navarra en 1936 hubiera sido requeté. Parece que en la vida de Tosar nada lo decide Tosar. Hitler puede que tampoco fuera tan malo, cualquiera hubiera sido Hitler habiendo nacido en Austria en 1889, y también hubiera sido animalista, vegetariano y exterminador de judíos.

X

La polémica con Tosar, en el plano filosófico, nos sitúa una vez más en el debate clásico entre influencia-presión y determinación (que obviamente serían cosas distintas), entre determinismo y libertad. Pero en un plano más prosaico la película nos introduce en un asesinato concreto quizá porque la viuda, que en el momento del asesinato parece que estaba separada de Jaúregui, se ha significado reiteradamente contra las asociaciones mayoritarias de víctimas de ETA o contra el PP, o por mezclar la violencia de ETA con otras violencias, en coherencia con el discurso del nacionalismo vasco o la extrema izquierda. En 2020 Maixabel Lasa fue expedientada por el PSOE, partido en el que militaba, por pedir el voto para Más País, partido que defiende la autodeterminación y posturas un tanto vidriosas respecto a la responsabilidad penal de los etarras. No obstante, el PSOE ha llevado a cabo un intenso despliegue para apoyar y promocionar esta película, lo cual no parece muy ajeno al nuevo discurso del PSOE, la situación política actual y los socios que se ha buscado. Por lo demás da un poco igual si Tosar hubiera sido un etarra en caso de haber nacido en Euskadi o Parot un actor de tercera caso de haber nacido en Galicia. La cuestión esencial es si eres algo más que el lugar donde has nacido o si eres responsable de algo de lo que has hecho. Y si esto se aplica con carácter general a toda la humanidad o sólo a los que, aunque moralmente detestables, tienen unos diputados que te pueden dar o quitar el sillón en que te has sentado.

X

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja