El día 18 de septiembre se producirá un homenaje en Mondragón al etarra Henri Parot (en adelante H.P.), uno de los terroristas más sanguinarios de la banda al que se le atribuyen al menos 39 asesinatos. HP es responsable, por ejemplo, del atentado con bomba contra la casa cuartel de Zaragoza en la que murieron 5 niños. A este monstruo sin entrañas es al que la izquierda abertzale le va a montar un ongi etorri en Guipúzcoa.

Siendo terrible que los proetarras exalten a los etarras, es sin embargo lo suyo y lo propio de ellos. Lo más terrible es que aquí se monten homenajes a los etarras que se anuncian en todos los medios, que se celebran tranquilamente y que aquí no pase nada. Es más, pasa que tenemos un gobierno que depende de los que celebran estos homenajes. Y Sánchez, remedando sus propias palabras, ¿de quién depende? Pues eso. Dice el gobierno que tendrá que ser la UE la que prohíba estos actos. Les van a preocupar más estos actos a los belgas o a los noruegos que a nosotros. ¿Alguien se imagina un homenaje en los EEUU a un condenado por los atentados contra las torres gemelas o a un terrorista islámico cualquiera?

El maldito HP fue el terorrista que da nombre a la “doctrina Parot”, que fue un apaño del Supremo para evitar que los etarras salieran de la cárcel tras quitarse de encima buena parte de su condena por los “beneficios penitenciarios”. El Supremo determinó que los beneficios se aplicaran sobre los 4.000 años de condena y no sobre los 30 de condena máxima prevista por nuestro Código Penal. Sin embargo el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo echó abajo la doctrina Parot no sin cierta razón. Es decir, puedes condenar a los terroristas a 50 años de cárcel, o a cadena perpetua, pero lo que no puedes hacer es condenarlos a 30, ofrecerles beneficios penitenciarios para que se les quede en la mitad, y después retorcer la interpretación de las leyes para evitar las consecuencias de las ridículas penas que has aprobado.

x

HP fue detenido en 1990, lo que nos lleva calculadora en mano a otra inquietante conclusión. Este sujeto con sus 39 asesinatos, aunque fue condenado a 4.000 años, no ha estado más que 31 años en prisión, de la que sale con 63 años. Y encima la izquierda abertzale dice que España es un estado fascista con penas desproporcionadas e inhumanas. Lo cierto es que la cadena perpetua no sería una pena inhumana, 31 años sin embargo son casi  un insulto. Un insulto al que se suma el insulto de que nos llamen inhumanos por no haberlo soltado antes. A los 3 días, por ejemplo. Parece que hemos redactado las leyes en España para conseguir la aprobación de los terroristas y sus terminales político-mediáticos. Por supuesto no hemos conseguido esa aprobación, nos han matado, nos han insultado, han victimizado a los asesinos y encima han cumplido unas penas totalmente desproporcionadas, en eso tienen razón, pero por lo bajo.

X

Y Sánchez, ¿de quién depende? Pues eso lo explica todo.

Urkullu tiene otra interesante teoría que es la de que no deben prohibirse, pero no deben convocarse, ni grabarse, ni difundirse. Y si se convocan, como se convocan, pues deben permitirse, no grabarse y no difundirse, o sea que tampoco denunciarse. Si se cierran los ojos deja de existir el problema. Al final la culpa de todo será de los que denuncian el problema. Urkullu es un demócrata y un hombre de estado. Y el vivo al bollo. Y como diría Ancín eso es todo.

 

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja