Violentos, cobardes e hipócritas

Bildu lo ha vuelto a hacer. Este fin de semana se produjo en una discoteca de Vitoria una agresión de una simpatizante de la izquierda abertzale a un concejal del PP por ser un concejal del PP. Si el agredido no fuera un pobre unionista habría que hablar de delito de odio y violencia estructural nacionalista. El asunto llegaba ayer lunes al Ayuntamiento de Vitoria donde se votó una moción de condena rechazando esta agresión. Pues bien, Bildu votó en contra de condenar la agresión.  A través de las redes sociales miembros de la formación rechazaron la agresión, pero en el momento decisivo en la votación del Ayuntamiento se descolgaron del texto por contener la palabra “condena”.

x

x

Ya sea con los ongi etorris o los ospa egunas, las agresiones o la violencia vandálica, Bildu no hace más que poner constantemente a prueba la sumisión del PSOE. De hecho Bildu disfruta seguramente con esto y no pierde ocasión de, por un lado, exhibir sin complejos su alineación con la violencia política y, por otra parte, de evidenciar el estado de sumisión y dependencia en el que tiene postrado al PSOE. Cada vez que Bildu apoya un ongi etorri o se descuelga de una condena sin que el PSOE haga nada, no hace sino mostrar a los suyos que tiene totalmente sometido al PSOE, y como le gusta mostrar esto a los suyos lo hace constantemente. Por supuesto tampoco ha querido apoyar a la policía frente a los actos vandálicos de estos días en Pamplona y otras localidades navarras.

X

X

No es el único socio problemático del PSOE. Este fin de semana también ha desatado una oleada de indignación la entrevista de Rufián a Esti Quesada, alias soyunapringada, por decir esta esperpéntica influencer que hay que quemar las iglesias y matar a la gente de VOX.

X

x

En esta entrevista el objetivo fácil, e irrelevante, es la entrevistada, el problema es que nada menos que un diputado en el Congreso le de voz a este personaje del que se puede decir que lo menos malo es su forma de maquillarse. No es sin embargo sorprendente que soyunapringada emita este tipo de mensajes. Por el contrario, son este tipo de mensajes los que la han hecho popular ante los ojos de sujetos como Rufián. Fuera de este tipo de proclamas, nada de lo que dice soyunapringada tiene valor alguno. El diputado del partido golpista lleva a soyunapringada a su programa para que diga exactamente lo que dijo, aunque después lo condene. No durante la entrevista, sino días después de emitirse. Por otro lado esto no demuestra más que soyunapringada es efectivamente una pringada y que Rufián es un cínico.

X

Otra perla de la interfecta durante la entrevista es que Otegui, el secuestrador convertido en jefe de los etarras de moqueta tras cambiar de filial, es “el mejor hombre del mundo”. Cabe señalar que la violenta influencer es vasca e independentista, aunque por otro lado castellanoparlante.

X

Como consideración final cabría preguntarse si esta chica podría haber triunfado diciendo otras cosas que las que dice. O sea, las cosas que dice, aunque Rufián se desmarque después de exhibirla, no son barbaridades pese a las que se ha hecho popular y famosa, sino que precisamente se ha hecho popular y famosa por decir esas barbaridades. Si se hubiera dedicado a decir el asco que le dan los homosexuales o que hay que matar a los separatistas habría tenido que pedir asilo político en Afganistán. Por el contrario, soyunapringada es la prueba de que diciendo las cosas que dice y no otras es como se hace una carrera hacia la fama y la popularidad en España, aunque formalmente se le condene cuando supera algunos extremos. La pringada, bajo la superficie, no representa por tanto un pensamiento radical o antisistema, sino que es una títere más del sistema con una careta ligeramente distinta. Por eso triunfa y es recompensada por el sistema. Repite sus gracias porque se las ríen. Se las ríen para que las repita.

X

x

Hoy la condenan pero mañana volverán a meterla en otros programas. Ahí la mantendrán hasta que la sacrifiquen después de quemarla, o hasta que baje la audiencia, o hasta que empiece a decir cosas de las que realmente no les gustan a los que mandan. En cualquier caso Esti Quesada es una expresión más del gobierno que tenemos, de los partidos que lo componen, de los medios predominantes y de cierto tipo de sociedad y de pensamiento que nos están imponiendo. A fin de cuentas podría pensarse que soyunapringada es una víctima de todo ello aunque quiera matar y quemar a media España. O sea, nos encontramos ante una joven con tendencias suicidas que descubre que puede ser apreciada y aplaudida por decir una serie de barbaridades. Normal, o casi normal, que las diga. Ya sabe cual es el camino de vuelta si deja de decirlas y regresa a la soledad y el  anonimato. Lo llamativo es que en esta maravillosa sociedad ese sea el camino hacia el éxito para alguien como ella. O sea, la sociedad está más enferma que ella. ¿Pero nos vamos a extrañar de que soyunapringada pueda haber llegado a ser famosa si su maestro de ceremonias, Gabriel Rufián, ha llegado a ser diputado?

X

x

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja