¿Es posible resignificar Alsasua, o habría que demolerla?

Aclaremos desde el principio que no estamos planteando que haya que demoler Alsasua. Lo que nos extraña, sin embargo, es que la izquierda y el nacionalismo democráticos no lo estén planteando, para ser coherentes consigo mismos. Pero empecemos por el principio.

X

Este fin de semana se ha vuelto a celebrar un año más el Ospa Eguna en Alsasua. O sea, el día del adiós a la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Policía Foral. No hay Sanfermines, no hay procesiones, no hay fiestas, no hay 8M… pero hay Ospa Eguna. El Día del Odio hay que celebrarlo. Dice al respecto el alcalde de Alsasua, de Geroa Bai, que lo peligroso no es al Ospa Eguna, sino los medios que van a Alsasua a tratar de contar lo que sucede en el Ospa Eguna, que por cierto tienen que salir del lugar escoltados para evitar incidentes mayores.

X

x

El Ospa Eguna es una evidencia absoluta de que la paliza a los guardias civiles no fue una trifulca

Asegura por cierto el alcalde de Alsasua que el Ospa Eguna debe ser enmarcado, por parte de cualquier demócrata, en el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho fundamental de reunión”. Imagínense la escena de un pueblo celebrando el Día del Adiós a los Negros, y al alcalde diciendo que todo el que quiera ser llamado demócrata tiene que defender su celebración. Interesa bastante la comparación porque en cualquier pueblo un sábado por la noche en un bar le pueden pegar una paliza a un negro. Ahora bien, si se trata de una paliza multitudinaria, en un pueblo donde se celebra todos los años el Día Sin Negros, y existen plataformas que publican vídeos de cómo hay que echar a golpes a los negros de los bares… ¿habría que hablar de violencia racista o de una mera trifulca tabernaria? El que tenga claro que sería un acto de violencia racista, que no diga luego que la paliza a los guardias civiles es una trifulca tabernaria.

X

Llegados a este punto no se puede dejar de Mencionar la entrevista a María Chivite publicada también este fin de semana, en la que rechaza los ongi etorris, los cuales califica de “actos de homenaje a personas que han estado vinculadas a la violencia” y dice que “Bildu también los tendría que rechazar”. Esto es interesante porque viene a confirmar que los ongi etorris son homenajes a etarras, que Bildu no los rechaza y que el PSOE sin embargo se apoya en Bildu para gobernar. “En nuestra cabeza no cabe que a alguien que haya abusado de menores le montemos un aplauso popular. Pues lo mismo. Es una cuestión de ética básica”. O sea, de esto se deduce que Chivite tampoco tendría problemas en gobernar con un partido que apoyara homenajes a gente que hubiera abusado de menores. Etica básica y tal.

X

x

Merece la pena también mencionar que en esta entrevista publicada por El Correo la presidenta declara que el apoyo que recibe de Bildu es limitado, cosa que dice como presumiendo o justificándose. Por el contrario, se trata de una afirmación que juega totalmente en su contra. Al final lo que viene a reconocer es que le tiene que hacer el juego a Bildu a cambio de nada, prácticamente sólo a cambio de su sillón. Por eso Chivite dice que Bildu tendría que condenar los ongi etorris, aunque desde luego ella no se lo va a exigir. Lo limitado no es el apoyo de Bildu, lo limitadas son las exigencias éticas del PSOE a Bildu.

X

Retomando el asunto inicial de la demolición de Alsasua, lo cierto es que conviene que recordar a todos aquellos que querían demoler el edificio de Los Caídos porque en su cripta, discreta y privadamente, de vez en cuando se celebraban unas misas por las almas de los muertos en la Guerra Civil, por supuesto los nacionales, pero incluyendo también una oración por los del bando republicano. Los ongi etorris y ospa egunas son libertad de expresión y derecho de reunión, así como una manifestación de alegría que no pretende humillar a las víctimas, pero hay que demoler o resignificar el edificio de Los Caídos porque no se puede tolerar la existencia de un inmueble en el que algunos familiares recen discretamente por sus difuntos. Afortunadamente para Alsasua la doble vara de medir de algunos está hecha a prueba de bombas, literalmente, o estaríamos debatiendo ahora mismo si Alsasua es una localidad salvable intentado resignificarla o habría que demolerla. En realidad Alsasua ya está demolida, lo que haría falta ahora sería reconstruirla. Y sí, claro que en Alsasua hay también gente fenomenal. De hecho es fácil ser fenomenal en otros lugares. Para ser fenomenal en Alsasua hay que ser extra-fenomenal.

X

x

Comentarios (1)
  1. Alambique says:

    El PSOE y la protección de menores; con el programa SKOLAE ya muestra abiertamente que carece de la ética más elemental. Por lo demás, si consiente, es que no disiente (valga la consonancia)

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja