Las vacunas son ineficaces porque las matemáticas son insidiosas

El Gobierno de Navarra aportó ayer por fin algún dato en favor de la eficacia de las vacunas y la campaña de vacunación: el 80% de los navarros ingresados en las UCI por COVID no están vacunados. En concreto, 25 de las 31 personas ingresadas en las UCI en Navarra no han recibido ninguna dosis de la vacuna.

X

x

Antes de nada hay que felicitar al gobierno foral por una vez ya que el camino para vacunar a la gente debe ser en todo caso la información. No me obligues si puedes convencerme. Es absurdo obligar a alguien al que se puede convencer y sospechoso obligar a hacer algo por incapacidad para convencer. En este sentido, bien. Dicho lo cual, podría pensarse que con el dato aportado por el Gobierno de Navarra caso cerrado, y tampoco es así.

X

Por un lado, es raro que el Gobierno de Navarra mantenga una empecinada opacidad sobre los muertos vacunados y los ingresados en UCI vacunados y de repente ayer aporte un dato puntual. Maliciosamente, teniendo en cuenta que 31 personas es una muestra escasa, podría pensarse que se ha esperado a que la proporción de ingresados vacunados y no vacunados resultara convincente, pero que a lo mejor en otros momentos en que no se ha hecho público el dato la proporción no era 80-20 sino, por ejemplo, 60-40.

x

En este sentido, resulta curioso observar que en la CAV se ha publicado también en estos días el dato de que 6 de cada 10 ingresados en las UCI vascas no están vacunados. Obviamente la eficacia de las vacunas no puede ser muy distinta en la CAV y Navarra, por lo que cabría preguntarse quién ha presentado unos datos más fieles a la realidad. Si por otro lado el Gobierno de Navarra fuera transparente y ofreciera el dato diario no habría lugar a ninguna sospecha.

X

x

Más llamativo aún, en La Rioja los ingresos UCI se reparten entre vacunados y no vacunados al 50%.

x

x

Señalado todo lo anterior, podría concluirse que la realidad podría ser muy distinta según la proporción de ingresados vacunados en las UCI sea del 20%, como nos dicen en Navarra, o del 40%, como se publica en la CAV, no digamos si atendemos a los datos riojanos. Si más del 70% de la población diana ya está vacunada, en realidad resulta bastante llamativo que el 40% de los ingresados en UCI estén vacunados. Así y todo incluso en La Rioja los no vacunados representarían el 50% de los ingresados siendo sólo el 30% de la población, lo que demostraría una cierta eficacia de las vacunas aunque mucha menos de la esperada. Aún cabría sin embargo hacer algunos cálculos a favor de las vacunas que no se nos explican, porque no se nos dan los datos diarios con transparencia, por lo que decíamos al principio que las vacunas pueden parecer más ineficaces de lo que son porque las matemáticas son insidiosas, como sabe cualquier persona de letras.

X

La Paradoja de Simpson

Desde el mundo de la estadística se nos está advirtiendo de la existencia de la llamada “Paradoja de Simpson” (por Edward H. Simpson, no por la entrañable familia de Springfield ). En virtud de este efecto, la interpretación de los datos nos puede conducir a error si no separamos por edades la eficacia de las vacunas. La eficacia real de la vacuna hay que medirla entre los setentañeros vacunados y los setentañeros no vacunados. En el siguiente cuadro se ejemplifica cómo con una aparente eficacia general de sólo el 67%, en una población vacunada al 81%, en realidad al desglosar los datos por edades (menores y mayores de 50) nos encontramos con que la eficacia respectiva es del 91,8% y del 85,2%. Obviamente para verificar esto necesitaríamos que el gobierno desglosara detalladamente los datos.

X

x

Los datos del cuadro anterior, por cierto, no son una ficción, sino que se trata de datos reales ofrecidos por el gobierno de Israel, no obstante lo cual Israel ya se ha lanzado en tromba hacia la tercera dosis de refuerzo de la vacuna. ¿Está pasando algo parecido en Navarra? ¿Son equiparables los datos de eficacia? Si se hicieran públicos los datos podríamos ir calculándolo. Es más, es un cálculo que podría hacer el propio gobierno en vez de ocultarlo.

X

Por otro lado, por más que las vacunas puedan ser bastante efectivas, incluso bajar significativamente la mortalidad del COVID puede no ser suficiente para evitar el desbordamiento de los hospitales. Es decir, el problema del COVID no es sólo lo que mata sino lo fácil que se contagia. Si una enfermedad es 10 veces menos mortal que otra, pero se contagia 10 veces más, al final el número de fallecimientos que provoquen ambas enfermedades será el mismo. A lo mejor tenemos que asumir que convivir con el COVID va a implicar un cierto aumento de la mortalidad, hagamos lo que hagamos, así como una mayor necesidad permanente de camas UCI, aunque parece que seguimos teniendo más o menos las mismas camas UCI que antes de la pandemia. Cabría preguntarse si podemos vivir para siempre acomodando toda la actividad de la sociedad a la disponibilidad de camas UCI en vez de acomodar la disponibilidad de camas UCI a la actividad de la sociedad. Seguro que eso tiene un coste, pero probablemente menor que paralizar cada cierto tiempo la economía o de forma casi permanente determinados sectores de la misma. Entretanto parece que para interpretar la actualidad todos vamos a tener que hacernos expertos en estadística y matemáticas. Maldita pandemia. También parece que o de esta salimos más críticos y analíticos o más aborregados y sometidos.

X

x

 

https://www.covid-datascience.com/post/israeli-data-how-can-efficacy-vs-severe-disease-be-strong-when-60-of-hospitalized-are-vaccinated

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja