¿Cómo se pudo librar el PNV de que la Selección Española de Fútbol jugara en San Mamés?

La pandemia nos deja casi todos los días algún de ejemplo de cómo los políticos gobernantes, más allá de las circunstancias estrictamente sanitarias, utilizan la pandemia para ampliar su poder, recortar nuestros derechos e imponer su agenda política. Un caso curioso puede ser el del PNV y la forma en que se hizo imposible que la Selección Española de Fútbol jugara en San Mamés.

X

Para empezar, se hace preciso recordar que la Selección no juega en Euskadi desde hace más de 50 años. No obstante, en 2014 la sociedad San Mamés Barria SL, propietaria del campo del Bilbao y en la que participan el propio club, el Gobierno vasco, la Diputación Foral de Bizkaia, el Ayuntamiento de Bilbao y la BBK. solicitó que la ciudad se presentara como candidata para ejercer de anfitriona en los partidos de la Eurocopa 2020, después 2021 por culpa de la pandemia.

X

Pese a que podría pensarse que el propio PNV indirectamente ofreció de este modo el estadio para que jugara la Selección Española, lo cierto es que la decisión estuvo sometida a una fuerte controversia en el seno del nacionalismo. En el PNV por un lado estaban los pragmáticos y por otra los puristas. La izquierda abertzale y la extrema izquierda podemita se oponían por completo. Por supuesto y como siempre al margen estaba la sociedad vasca y bilbaína no nacionalista, sometida a la muerte civil y a la inexistencia política.

X

El caso es que llegado el mes de abril de 2021 la UEFA tenía que tomar una decisión definitiva sobre la candidatura de Bilbao presentando como requisito la presencia de público en el estadio, aunque fuera con un aforo limitado. El gobierno vasco, en ese momento, presentó unas condiciones de imposible cumplimiento para poder celebrar los partidos con público: tener un 60% de la población vacunada en Euskadi y en el resto de España antes del 14 de junio, que la tasa de incidencia se situara por debajo de 40 casos por 100.000 habitantes en las dos semanas previas al torneo y consolidar una cifra que no superara el 2% de las camas de las UCI ocupadas. Ante la imposibilidad de que pudiera cumplirse esos requisitos, la UEFA prescindió de Bilbao y la Selección Española se fue a jugar a Sevilla.

X

La historia podrá haber terminado aquí pero ahora, unos meses después, nos encontramos con que ha comenzado la liga española, que se ha jugado un partido en San Mamés entre el Bilbao y el Barcelona, al que ha asistido público, y que sin embargo la incidencia acumulada de contagios era de más de 400 (10 veces más que la exigida para que jugara la Selección) y que la ocupación UCI en la CAV era superior al 20% (también 10 veces más que lo exigido para la Selección).

X

La pregunta obvia es si el PNV quería que jugara la Selección en Bilbao o no, y si utilizó la pandemia para zanjar sus controversias internas y para no romper la racha de más de 50 años de ausencia de la Selección Española en la CAV o no. Eso sí, la CAV le reclamó más de un millón de euros a la UEFA como compensación y la UEFA fue y se los concedió. Hay que quitarse la chapela.

x

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja