Volkswagen cesa fulminantemente al presidente de Volkswagen Navarra, desatando la inquietud sobre el futuro de Landaben

Ayer se produjo la noticia del cese fulminante y por sorpresa de Emilio Sáenz Grijalba, el presidente de Volkswagen Navarra, lo que ha desatado un pequeño ciclón empresarial y político.

X

Lo preocupante del asunto es que este tipo de relevos normalmente no acontecen en el mundo de las grandes empresas de modo tan sorpresivo. La pregunta entonces es qué está pasando. Teniendo en cuenta la importancia de Volkswagen en la economía navarra, tanto por su influencia directa como sobre todo por la indirecta, ya hablemos de PIB, de recaudación fiscal o de empleos, lo raro sería que la noticia no hubiera sido contemplada con preocupación por muchos observadores, sobre todo por el contexto y algunos de los antecedentes que enmarcan la noticia y el momento político de la noticia.

X

En el trasfondo de todo lo que está sucediendo sin duda nos encontramos con la transición que se está impulsando, por no decir imponiendo, desde los gobiernos hacia los coches eléctricos. Esto significa que Landaben (y toda la galaxia foral de empresas auxiliares), para sobrevivir, tendrá que competir con otras plantas para asegurar su futuro haciéndose con un papel destacado en la producción de coches eléctricos. Concretamente, la competencia de la planta de Landaben es la planta de Martorell. Dicen que los dioses griegos, para castigar a los hombres, les concedían lo que deseaban. Nosotros deseábamos coches eléctricos; acabar con los coches en general, pero que de quedar algunos fueran eléctricos.

X

Casualmente o no, esta misma semana en que se ha cesado a Sáenz Grijalba tuvo lugar una reunión entre directivos de SEAT (Martorell) y Volkswagen con el Gobierno de Navarra, en el Palacio de la Diputación. A esa reunión tan relevante y en territorio navarro, sin embargo, no acudió Sáenz Grijalba. Sáenz Grijalba es el gran defensor de la planta de Landaben frente a Martorell, que en el reparto eléctrico que viene aspira a quedarse con el pastel.

X

Desgraciadamente, abriendo aún más el foco, con lo que nos encontramos es con un gobierno central totalmente dependiente del nacionalismo catalán, y por tanto totalmente en sus manos y a merced de sus exigencias. Lógicamente a los socios nacionalistas catalanes de Sánchez no les importa Landaben, les importa Martorell. Y es en el marco de este conflicto y con estos actores cuando se produce el cese fulminante, sorpresivo y atípico del presidente de Volkswagen Navarra y gran defensor de la planta de Landaben de cara a la transición hacia el coche eléctrico.

X

Si bien todavía es pronto para pretender atar todos los cabos y extraer todas las conclusiones, sin conocer suficientemente los detalles, lo cierto es que la noticia ya ha provocado a muchos niveles la lógica y comprensible preocupación. Ahora bien, aunque careciendo de la información suficiente para poder asegurar la interpretación correcta de este cese, parece difícil entender de qué manera podría ser interpretado como un buen augurio para Navarra. De ahí la zozobra y la inquietud que a muchos niveles forales desató la noticia ayer.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,75 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Dar de baja